El Gobierno clausuró el año escolar en los colegios fiscales, de convenio y particulares de Bolivia ante la dificultad del acceso a la tecnología y a Internet para las clases virtuales. No habrá reprobados y los estudiantes pasan, automáticamente, al siguiente año de escolaridad.

“El Gobierno de Jeanine Áñez comunica la clausura de la gestión educativa 2020 para el subsistema de educación regular inicial, primario y secundario de la educación fiscal, privada y de convenio, misma que entrará en vigencia a partir del 3 de agosto”, informó este domingo en conferencia de prensa el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

La decisión obedece a la falta de conexión a internet para desarrollar la educación virtual. “No hay clases virtuales, no es obligación, se clausura el año escolar, porque la gran mayoría (de los niños) no cuenta con Internet, el sistema de fibra óptica, lamentablemente, solo llega a las ciudades y se corta el internet, entonces, no hay condiciones, y hay organizaciones políticas que quieren que se haga clases presenciales, eso es poner en riesgo la vida de los bolivianos”.

Núñez aclaró que la clausura del año escolar implica la promoción de los estudiantes al curso inmediato superior, para ello se instruye a las unidades educativas que realicen los trámites administrativos correspondientes.
En lo que resta de este año, el Ministerio de Educación, Deportes y Cultura seguirá con la capacitación y formación de los maestros para el manejo de recursos educativos en las modalidades semipresencial, a distancia y virtual. Asimismo, los estudiantes continuarán con los “procesos formativos complementarios”, sobre todo, de los bachilleres.

Además, en este periodo, se ampliará las redes de fibra óptica, señal satelital y de internet, dotación de equipos tecnológicos y suscripción de acuerdos entre los gobiernos nacionales, departamental y municipal para asegurar el acceso a la internet. En el caso de la educación a distancia por radio y televisión se fortalecerá el trabajo con canales nacional y local, así como redes de radios comunitarias con la distribución de material impreso.

Núñez apuntó que los maestros de la educación pública “seguirán percibiendo sus sueldos”.

El Ministerio de Educación, mediante la circular 14/2020, del 12 de marzo, suspendió las clases por el COVID-19; un mes después, el 12 de abril, anunció las tres modalidades de retorno a clases: semipresencial, virtual y a distancia, que fue legalizada con el Decreto Supremo 4260, el 6 de junio. Esta normativa fue rechazada por el magisterio urbano y rural.

El ministro de la Presidencia refirió que hubo intentos de diálogo con el magisterio para analizar el contenido y el alcance del decreto 4260, pero este sector mantiene las medidas de presión como marchas, huelgas de hambre y toma de instituciones que ponen en “serio riesgo” la modernización de la educación y, principalmente, la salud de la comunidad educativa.