¿Qué pasó con Evo Morales?

0
1474

Después del referéndum del 21 de febrero de 2016 que promovió el gobierno de Evo Morales para reelegirse por cuarta vez, referéndum que perdió, mediante una serie de artimañas jurídicas, se habilitó de manera fraudulenta, alegando que era su derecho humano ser reelegido nuevamente, hecho que movilizó a gran parte de la ciudadanía, sobre todo a los jóvenes que se organizaron en una gran cantidad de plataformas antes del referéndum y ahora son los que asumieron como propia el control del voto, ante la pasividad de los partidos de oposición. De esta manera, a pesar del fraude organizado por el gobierno y el Tribunal Supremo Electoral, -TSE- se logró que Evo Morales no sea habilitado mediante el referéndum.

Prácticamente durante dos años y medio los jóvenes y sus plataformas protestaron ante los intentos de habilitarse nuevamente, logrando que algunas instituciones cómo el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia, -CONADE-, que agrupó a personalidades, la Asamblea de Derechos Humanos, y otras instituciones, se sumen a la lucha por la defensa del voto popular, intento que fue boicoteado por los partidos políticos quienes aceptaron la candidatura de Morales. La estrategia del gobierno era simple, mientras más partidos y/o coaliciones se presenten, más posibilidades de ganar tenía el gobierno.

Para ganar en primera vuelta debía sacar el 50% más uno de los votos o sacar una ventaja de más del 10% al segundo, sin que se lleve adelante una segunda vuelta.

Todo indicaba que el gobierno se saldría con la suya, varios de los partidos entraron en una guerra sucia muy fuerte, no contra el gobierno sino contra el candidato que se mostraba que le podía hacer frente a Evo Morales, la virulencia de los ataques y la coordinación de estos partidos con el partido de gobierno, molestaron de sobremanera al ciudadano de a pie, que si bien estaba dispuesto a participar en las elecciones, mostraba su molestia con el gobierno, pero a la vez su molestia con los partidos funcionales al gobierno pese a autodenominarse de oposición.

Lo que nadie contaba era con la persistencia de las plataformas ciudadanas que lograron el apoyo de los Comités Cívicos de casi todo el país, el más fuerte y con gran capacidad de movilización era el de Santa Cruz que recién acababa de elegir un nuevo dirigente, así organizaron un Cabildo de más de un millón y medio de personas, dónde se definió no aceptar el fraude si este se consumaba.

Entre mi amigos políticos y politólogos, tratamos de calcular de cuánto podría ser el fraude, algunos nos explicaban que no podía pasar del 5%, que no había forma de que fuera mayor, personalmente desde hace mucho tiempo atrás, estaba convencido que tanto en el referéndum que perdió Morales y en la anteriores elecciones, el fraude era de más del 20% y que esta vez sería mayor, la mayor parte de mis amigos me dijeron que estaba loco o por lo menos, lo pensaron, me miraron con cara de que no sabía nada y que no entendía al asunto. Evidentemente yo no sabía de cuanto iba a ser el fraude, pero si sabía de cuanto necesitaba el gobierno para ganar, a algunos amigos en confianza les dije que sería como el Fraude del General Pereda, después que salimos de la dictadura del General Banzer, cuyo delfín era el General Pereda. Pero fue tan escandaloso el Fraude que el propio General Banzer, las anulo por lo exagerado del fraude.

Algunos amigos marxistas sostienen que la historia se repite, la primera vez como tragedia y la segunda como comedia, bueno algo así le paso al gobierno de Evo Morales, se encontraron casas privadas dónde depositaron las urnas con los votos y las iban cambiando por otras ya preparadas, en algunos lugares encontraron a los jurados manipulando los resultados mientras las llevaban a los Tribunales Electorales Departamentales. El conteo rápido que ya había sido manipulado a favor del gobierno, de diversas maneras, votos de personas muertas, mesas con más votantes, etc. Igual establecía que se debía llevar a cabo una segunda vuelta electoral, de pronto fue interrumpido por la Presidenta de dicho órgano durante 24 horas y luego se reinició con una victoria de Morales quién ya se había proclamado ganador, cuando todos sabíamos que se había consumado un fraude electoral de magnitudes monumentales y las pruebas eran conocidas por todos.

Lo que no contó el gobierno es que la gente que pedía unidad de la oposición, había decidido votar por un solo candidato de la oposición, por lo tanto, no hubo la disgregación de voto que esperaba el gobierno y vanos fueron sus intentos por subirle el voto a los partidos y candidatos funcionales. La reacción de la gente fue inmediata, los partidos para variar no organizaron sus equipos de control electoral, pero la gente si lo hizo y comenzaron a llover las denuncias de fraude, los vecinos organizados en sus barrios ingenieros de sistemas independientes, comenzaron a juntar información y lograron establecer las pruebas del fraude que fue monumentalmente grosero, al punto que los mismos veedores internacionales de la Organización de Estados Americanos, OEA, lo corrobora.

En Santa Cruz se vuelve a realizar un Cabildo con la participación de algunos dirigentes cívicos a nivel nacional, gente del CONADE y plataformas sociales, se decide llamar a un paro nacional, pidiendo la anulación de las elecciones, que se convoque a nuevas elecciones con un nuevo Tribunal Electoral, al día siguiente se llevan a cabo dos cabildos en La Paz y Cochabamba, se logró convocar más de tres millones de personas en dichos actos, en días posteriores se realizan otros en Sucre, Potosi, Tarija, Trinidad y algunas ciudades intermedias, así poco a poco, se va sumando al paro en todo el país.

En algunos lugares hubo disturbios y se incendiaron los Tribunales Electorales Departamentales, menos en Santa Cruz, la consigan fue muy clara desde el principio, que todas las protestas debían ser pacíficas, el gobierno buscó la manera que se desate la violencia desde el principio, Hubo dos muertos en Montero y en primera instancia se quiso culpar al Comité Cívico, pero los muertos eran muy conocidos que lo único que mostraron era la torpeza del ministro de gobierno y su viceministro, de esa manera nos dimos cuenta que el gobierno haría lo que sea para quedarse con el poder y no le importaban los muertos que haya.

En una jugada, digan de un gran jugador de Ajedrez, el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz anuncia nuevamente que viajará a la ciudad de La Paz a entregarle al presidente Morales el borrador de una carta de renuncia para que la firme, de esa manera trasladó el foco de los conflictos a la ciudad de sede de gobierno, donde fue recibido por grupos afines del MAS, pero, finalmente llego a la ciudad y recibió el apoyo de la gente. En Santa Cruz todo el mundo acataba el paro desde el primer día, los vecinos nos organizamos por rotondas para organizar ollas comunes y hacer vigilancia por turnos para que nadie pasará, salvo ambulancias, personal médico o gente que tuviera alguna emergencia, posteriormente se dio permiso para que la gente se pueda abastecer de alimentos en las mañanas.

Posteriormente, el Comandante de la policía en Potosí, se negó a reprimir a la gente, inmediatamente fue relevado del cargo, ante la presión de la gente fue nuevamente posesionado, tarde, el daño estaba hecho, la policía en Cochabamba se amotinó en Cochabamba, ese ejemplo cundió en todo el país en Santa Cruz la gente fue a la Octava división y a otras dependencias a pedirle a los militares que hagan lo mismo. Al día siguiente la OEA presento un informe preliminar, en el que se presentaba el fraude en la elecciones del pasado 20 de octubre, entre algunos puntos sugirió que se lleven a cabo nuevas elecciones, Morales acepta ir a segunda vuelta, horas más tarde el Comandante de las Fuerzas Armadas le sugiere renunciar a la presidencia debido al clima de violencia imperante por los seguidores de Morales.

Horas después Morales y el vicepresidente renuncian a sus cargos, casi inmediatamente llueven las renuncias de la presidenta de senadores, presidente de diputados, ministros, gobernadores, diputados, Alcaldes, vice ministros, etc.

El presidente pidió asilo a México, abandonado a su gente, muchos de ellos ahora pretenden rechazar su renuncia, desde México Morales declaró que continúa siendo presidente mientras no se acepte su carta de renuncia, esto sigue generando violencia, con el apoyo de cubanos, venezolanos y algunos miembros de las FARC de Colombia que se encontraban en el chapare, a cargo de los laboratorios de cocaína.

Una vez fuera de Bolivia Morales intensifica su campaña de desinformación, intentando afirmar que lo que ocurriera en Bolivia fue un golpe de estado. En esta parte debemos coincidir con Morales, cuando se aprueba a la fuerza una reelección fraudulenta, cuando se viene violando la constitución sistemáticamente cómo lo ha hecho Morales en sus 14 años de gobierno, cuando se intenta cercar las ciudades, dejarlas sin alimento, se incendian bienes del estado, se violan mujeres, se mata gente, es un golpe de estado, solo que los que hicieron todo eso, son los partidarios de Morales, la gente de la oposición que estaba militantemente en el paro no ha disparado ni un solo balín. Sin embargo, hay Venezolanos presos con armamento, cubanos que repartían dinero a grupos que hacían explotar dinamita y varias veces les explotó en sus propias manos por 50 pesos que recibieron de pago, un Comandante de las FARC fue herido, otros ya están presos.

La zona en la que se han refugiado todos estos grupos armados es el Chapare Cochabambino, zona donde se produce la mayor cantidad de cocaína del país, zona donde operan desde hace años grupos guerrilleros de Colombia como las FARC, del MRTA de Perú y Sendero luminoso, también de Perú, más los militares venezolanos. Todos ellos están involucrados en la producción y tráfico de cocaína, por lo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que el apoyo a Evo Morales actualmente es solo proveniente del tráfico de cocaína. Lo que ocurrió fue un auto golpe de Morales en combinación de los narcos, con la ayuda de mercenarios de otros países cómo algunos argentinos que viven en la zona o trabajaban para el gobierno.