En el marco del deslizamiento que afectó a la ciudad de La Paz y damnificó a más de 80 familias, UNICEF pone primero a disposición del país su cooperación para asegurar primordialmente el bienestar y la restitución a la normalidad para las familias damnificadas.  Segundo, hace un llamado a priorizar la preservación de la vida y la protección de las personas, de manera particular la de los niños y niñas quienes son los más vulnerables en una situación de emergencia. 

Para un apoyo adecuado a los niños y niñas en este tipo de situaciones, UNICEF recomienda las siguientes formas de atención:

Contener: No separarse de los niños y niñas, abrazarles, tomarles de las manos, permitir que lloren pero consolarles.

Calmar: hablarles suavemente, poner nombre a sus sentimientos, distraerlos con elementos de su imaginación para que puedan sobrellevar la situación.

Informar: Explicarles lo ocurrido de forma sencilla y con frases cortas, hacerles sentir que no están solos/as, informarles lo que pasará a continuación, responder a sus preguntas, decirles que se les entiende aceptando sus sentimientos.

Normalizar: Establecer rutinas para dormir cantándoles o contándoles un cuento, crear espacios y momentos relajados para comer, definir espacios seguros para jugar y continuar las prácticas familiares.

Consolar: Abrazarlos y escucharlos cuando hablen, ayudarles a expresar sus sentimientos jugando o dibujando, realizar actividades positivas para ayudarles a pensar en otras cosas.

Foto: Éxito noticias