Autora: Marcia Batista Ramos
Traducción al aymara: Calixta Choque Churata
“Nayatwa khä warmi qullu wira irnaqirïrika, qalanaka apsusa ukhamaraki panqaranaka ayrusa,”
Cora Carolina

Ukhama yanakana, jutawita qamiri ukhama walja markanakaru, Sudamérica tuqina, kawkintixa janira purkiti siglo XXI. Chiqpachansa, k’ajirpacha, janirawa purkiti siglo XIX. Niya mundo tukuyakaspasa ukhamawa. Kawkintixa timpuxa jani sarxanti saraparu, sayt’asxanawa yanakampi khuskha, ukhamaraki jaqinakampi.

Jakasiri juk’a jaqinakakaxa sinti edadani jaqinakawa, ukampinsa wali thurunaka, jank’aki sartasirinakawa, utanakapa uñaqasiri (qalampi adobempi), jisk’a ayrutanaka ukampinsa jardinanakapa.

Wali munasiri jaqinakawa, aruntasiri khithi pasirirusa, kunatixa amuyupxiwa “Diosankiri” aruntasiñxa.

Janiwa ch’amakanti parlthapiña, janiraki niyaki amistadaxañasa, taqi uka jak’asinampi, ukhamata uñt’asiña sutinakpata.

Leontina mamaxa, nä uñkatasixanwa jak’asina, makataniwa mä suma verdura canastampi katuqt’iri, ukhama uñt’iri ukatxa jiskt’iri kawkitsa nayaxa puriniwïta, kunäta ukampinsa kunäma, juk’ampinaka… janira sarxkasinxa invitawiyituwa té umiri utapana, canasta kutt’ayirjama.

Mä muxsa t’ant’a lurawita ukhama katuqt’ata kutiyañatakixa mama Leontinaru. Past’awitwa jawir qalapatanaka, ukawa callir uñtatana ukatxa purtwa punkuparu. Jupaxa punku jist’ariwa janira liqintkipana, kunatixa uñchukiniskitanwa sariri, ventanapata. Past’ayituwa utaparu ukatxa mesapakaru quntayitu, suma wakt’ayata té umañataki.

Aruskipt’aptwa marka tuqita, ukanxa niyapiniwa phisqha wawa uthasi, ukxaruxa tata mamapampi ukanakakiwa waynapxi uka markana, ukxarukaxa jilirinakakixiwa, jan munir jaytasiña uraqipa jan ukasti qamir sarxasasa yaqhatuqita kutinxiripxi.

Arxayituwa markata, pachapana sayt’ata, uthatanawa niya phisqha jakaña ukhakama, amayutanxa ukatpacha ükha utanakani jichhakamasa, masinakpuraki alapxatpa uka uraqinakxa, lakt’apxatpa ukxaruxa uthapxatpa qamasiñataki munasiñampi.

– ¿Munasiñampi?- janispaw sasina jiskt’a.

– Jisa. – siwa jupaxa – munasiña jan uthirika jiwaspacha sasiñsataki jaqi. Janiw parlkti uka munasiña jutistu kunarsatix uñjtana mä jisk’a qalluni anu, uka munasiña uñasi ukatxa tantiytäna sapakuti munktana ukarsa; ukhamaxa uthi sapüru ukampinsa taqiniwa jiqhataspa, janiwa khithisa amayuña munkiti, inasa jani precionikchi ukata. Janiwa. Janiw munasiña waxt’kistu sapüru jakañ wira ukakiti, kunarsatix quntaxa anqaxäna ukanxa intixa taqi cuerpuma katt’ma ukatxa qhumantma mama ampar taypipar uñtata… ukaxa, ukaxa alaxpachana waxt’apawa, janiw qulqitakikiti. Mundunxa, janiwa wakisxiti; kunatixa janiwa ni khithi amayxiti, janirakiwa jach’anchxiti.

Jiwasa näyra jaqisaxa, jupanakaru uñtata qhisphiyasirinakanwa, sasipxirinwa jan uthiri munasiñaka, ukatxa k’umisipxirinwa jakañ wira pequeño burguesa.

– ¿Kunäma Mario Benedetti yatichawikistu munasiña? ¿Jan uthiri munasiñaka mundo mercantilistan qamktana ukä, kawkintixa taqini munapxi juk’amp juk’ampi, samkapxi  capitalismuna suma qamañampi?

– Mawk’a ukhamawa. Niya juk’ampi. – sasinawa sixa warmixa – kunatixa nanakana achachilaxaxa, yatichawapxituwa jani creyiña fusilampi jiqhatañan suma qamaña amtanakaka, jiwatanakampi ukampinsa chhijimpi. Nanakana qhisphiyata munasiñaxaxa, jupanakata jutata, jak’asinawa munasiñampi jan kuna chinuntatañampi; ukawa jak’achayistu kuna yanakarusa kunakitï ukhamaru: yäki.

Ukhamanawa jan siskaña kunamatixa filosofiaxa saräna uñt’ayata generacionat generacionkama ukhama jakañ wira manqhina. Ukatwa yatiña, kunatixa jupanakaxa janiwa asfaltunikiti, televisión ukxar yanaka, jiwasana culturaxa ukwa katuqaxi wali wakiskirjama suma qamañataki.

Ukatwa jupanakaxa satapxi kujichapxi taqi uraq puqunaka ukhama panqaranaka puquykasinxa, puquyapxarakiwa ajayupa. Kunatixa yatipxiwa suma uñaqataxa sataxa wali suma khujichawa mistu. Jan ukasti kawkit misturisa mä justiciawa ch’ama lurataru, kunatixa iwxatawa nayra achachilanakapansa, kunatixa jakañ wiraxa wali suma, janis jansañjamakchi, kawkintix siw sawinakaxa jani suma tukuyanikchiti.

Leontina mamaxa, ukhama munasiñani llamp’u chuymani jaqjamaxa kawkitpiy jan misturjamakitixa, jan ukasti sariwa wilapana ukatxa aruparu k’ajkiriw mistu. Parlawiyiwa nayampi kunamatix khitixa yatki jakaña wirata, phuqhantayi asxaririñaxaxa, mä suma uñatatañampi, ukhamampi phuqt’ayi yaxä ukhamaraki chuymaxasa, jisk’a yanakampi ukhamaraki jan kunakimpi, pachparu jach’apxi mar qutjama ukxarusti qhanjama jan tukusiri. Kunatixa ukhamawa munasiñaxa.

Timpuxä, wali sumanwa, kunatixa past’awayiwa sumjata, yatiqañ past’asitu ukhamaraki muxst’ayta uka ch’ikhi arunakapa.

Uka ch’iyar té, jazmín panqaritampi ukxarusti vainillampi, ukampiwa wali sumäna pastelaxa, ukhamaraki arunakasa ukxaru mama Leontinana achachilanakapa ukankatapa.

Jupawa iwxitu munasiñaxa mä sarachispaya llamp’u chuymasa taypiru, ukanakampiya kunamaktantixa ukhamaru purchisna. Ukawa jiwasa kikipa, ukatxa, jiwasa chiqpach churaña ch’amasampi, uñachayistuwa jaqin chuymapaxa, sapakuti tiwlinkisa asxarañampi ukhamaraki suyañampi.

 Yuspagaratawa jiqhatasta jupataki ukhama punkunaka jist’aripana natäki, ukhamaraki nayampi aruskipt’i jan tukuskiri yatiñapa.

Niya jayp’u tukusi, jupax situ, munasiñaxa jakañ wirar uñtata jan kunakiwa, ukawa mä phuqhaña jaqimpi, ch’iyarapasa janq’upasa, chachapasa warmipasa.

Jaktänwa ch’ama pachana, wali pisin jakañanakampi sarnaqiri kursat akaru muyuski walt’at jaqiru katurjama. Ukhamarakiwa qamapxi planetanxa, wali munasiñ churiri jan kuna lanti jaqinaka, taqi jaqi pasiriru thakpama, jan kuna phunchawi suyasa ukhama wali lurasinxa.

Ukhamanwa khä jayp’una, Leontinan utapana, uka chaqana, kawkintixa siglo XXI jan purkanti, mä ukhama mundo tukuyana, munaniñ katta.        

La ternura en un fin de mundo

Márcia Batista Ramos

«Yo soy aquella mujer que escarbó la montaña de la vida removiendo piedras y plantando flores.» 
Cora Coralina

Por cosas del destino, vine a vivir a uno de esos tantos pueblos, de Sur América, donde aún no llegó el siglo XXI.  En realidad, en todo su esplendor, aun no llegó el siglo XIX. Es una especie de fin de mundo. Donde el tiempo interrumpió su usanza, solidificándose en el paisaje y en la manera de existir de sus habitantes.

Las pocas personas que lo habitan son de edad bastante avanzada, pero se las ve bastante activas y vigorosas, cuidando sus casas (de piedra y adobe), pequeños huertos y jardines.

Son gente muy amistosa, que saluda a cualquiera que pasa, porque creen que el saludo “es de Dios”.

No fue difícil entablar conversación, ni hacer amistad casi de forma inmediata, con todos los vecinos y conocerlos por sus nombres.

La señora Leontina, vecina que vive al frente de mi casa, se acercó a mi puerta con una canasta de verduras frescas como regalo de bienvenida, a presentarse y preguntar de dónde yo llegaba, por qué y cómo, entre otras cosas… Al retirarse me invitó a tomar el té en su casa, para ir a devolver la canasta.

Horneé un pan dulce para devolver la gentileza de la señora Leontina. Crucé sobre las piedras del río que nos sirve de calle y estuve en su puerta. Ella abrió la puerta antes que yo tocara, porque estuvo observando mi travesía, a través de la ventana. Me hizo pasar a la casa y sentarme a la mesa, arreglada a gran estilo para tomar el té.

Conversamos sobre el pueblo que tiene apenas cinco niños y, sus respectivos padres son los únicos jóvenes de la aldea, los demás son personas mayores, que no quisieron dejar su terruño o que regresaron después de una vida en otros lares.

Me contó que el pueblo, estancado en el tiempo, se fundó a unas cinco generaciones anteriores a ella y que curiosamente, mantuvo el mismo número de casas desde su fundación por un grupo de amigos que compraron las tierras, las dividieron y fundaron un lugar para vivir con cierta ternura.

– ¿Ternura? –le pregunté incrédula.

– Si. –dijo ella- La ternura que falta para llamarnos humanos. No hablo de la ternura que despierta un animalito con sus cachorros, esa ternurita que está a la vista y la percibimos cuando nos ocurre hacerlo; porque es tan cotidiana y al alcance de todos, que nadie la quiere percibir, tal vez porque no cuesta nada. No. No se trata de la ternura que la vida nos regala cotidianamente, cuando te sientas al aire libre y el sol te acaricia el cuerpo entero y te acuna como en brazos maternos… Eso, es regalo del universo, es gratis. En el mundo, ya no cuenta; porque casi nadie, la percibe y valora.

Nuestros más antiguos, eran revolucionarios a su manera y, pregonaban una ternura inconformada y crítica de la forma de vida pequeño burguesa.

– ¿Cómo la ternura que nos enseñó Mario Benedetti? ¿la ternura que no cabe en éste mundo mercantilista en que vivimos, donde todos quieren consumir más y más, soñando con los ideales capitalistas?

– Algo así. Pero un poco más profundo. – aseveró la señora- Porque, nuestros antiguos, nos enseñaron a no creer en ideales que se alcanzan con fusiles, con pérdida de vidas y dolor. Nuestra ternura revolucionaria, que heredamos de ellos, está ligada al amor y a la libertad; nos hace acercar a las cosas como realmente son: sencillas.

Era impresionante como la filosofía transmitida de generación en generación abarcaba la esencia de algo tan asombroso como la misma existencia. Por eso, se puede entender, porque ellos no tienen asfalto, televisión y otras cosas, que nuestra cultura cree que es esencial para vivir cómodamente.

Por eso, ellos siembran y cosechan todos los frutos de la tierra y al cultivar sus flores, cultivan su espirito. Porque son conscientes que ni siempre tras la cuidada siembra la cosecha es abundante. O que el resultado, de lo que fuere hace justicia al esfuerzo, porque les fue inculcado, por sus ancestros, que la vida es bella, a pesar de ser una caja de pandora, donde no siempre las historias tienen un final feliz.

La señora Leontina, provista de la sensibilidad de las personas buenas, con la ternura de la que no hay forma de huir, porque corre por sus venas y se manifiesta por medio de su palabra limpia y brillante. Conversó conmigo como quién se abre a la vida, llenando mi mundo tímido de un hermoso universo que llena el alma y el corazón, con cosas pequeñas y sencillas, al tiempo que son grandes como el mar e infinitas como la luz. Porque así es la ternura.

Las horas, fueron generosas, porque pasaron lentamente, permitiendo que yo aprenda y disfrute de sus sabias palabras.

El té negro, con florecitas de jazmín y un toque de vainilla, era el complemento ideal para los pasteles, las palabras y la presencia de los ancestros de la señora Leontina.

Ella me explicó que la ternura es una especie de viaje al centro de nuestras emociones, las que nos convirtieron en lo que somos. Es un retrato fiel de nosotros, que, a través de nuestro verdadero poder de entrega, muestra el corazón humano, siempre debatiéndose entre el miedo y la esperanza.

Estuve muy grata por las puertas que ella abrió para mí, al compartir conmigo su saber inagotable.

Al final de la tarde, ella me dijo, que la ternura como la vida es algo sencillo, es el compromiso con el ser humano, sea negro o blanco, hombre o mujer.

Vivimos en tiempos complicados, con muchas miserias deambulando y acechando a la mayoría de las personas. De la misma manera, cohabitan en el planeta, personas que dan todo el amor posible, incondicionalmente, a todos los seres que cruzan en su camino, sin ninguna certeza de poder celebrar la victoria de su actitud en el límite del bien.

 Fue en aquella tarde, en casa de la señora Leontina, en ese lugar donde el siglo XXI aún no llegó, en esa especie de fin de mundo, que descubrí la ternura.