La política de los chanchos

0
572

No, ésta no es una fábula orweliana ni una adaptación criolla de Rebelión en la Granja. Esta vez, hablo del ejercicio real de la política en nuestro medio. Cuando tocaba romperle el ort0 al Leyes, la reflexión cochala era casi unánime: «Yo voté por este pelotud0 por votar contra el MAS» Decían. ¿Y por qué mierd4s queríamos votar contra el MAS? Porque no sólamente habían mostrado su vocación para la pendejad4, porque no únicamente ya se creían dueños del mundo y porque no solo ya apestaban a autoritarismo y tufo de poder eterno, sino porque en esas elecciones, actuaron como puercos con meningitis.

Primero, de la manera más vomitante, inhabilitaron a Rebeca Delgado, su principal oponente y después, su campaña electoral se basó en lanzar mierd4 al Sonrisas, que resultó siendo una mierd4, pero en ese entonces, ni el MAS ni nadie sospechaba siquiera. La gente se pudrió -sencillamente- de esa manera profundamente defecable de hacer política del MAS, tan de baja estirpe, tan cercana a las peleas de pandilleros, una manera de hacer política amparada en la anulación del contricante por medio de la calumnia y la infamia, la manipulación y corrupción de la justicia y el ejercicio de la fuerza bruta de los brutos. Parecería que el MAS aprendió a hacer política en las prisiones… O en los carteles… Como el de Sinaloa o el de Medellín, claro.

Lo mismito están haciendo ahora con el caso Charles Table. El man, hace meses que está tocándoles el cul0 en la carrera electoral y es el único opositor que efectivamente tiene el chance de ching4rselos. Lo saben, les preocupa y les causa comezón en el an0, así que la consigna es: «Hay que bajarlo» Como el MAS es el único animal (político) que no aprende de sus errores por la megalomanía intrínsica de su totem, ídolo y cacique eterno, el MAS vuelve a la carga apelando al juego sucio, a la descalificación, a la manipulación de la justicia, a la bajeza torcida de embarrar no sólo a sus oponentes sino a su familia toda. Como buenos delincuentes de la política, atacan en caterva mostrando su verdadero rostro, su educación inconclusa y sus irremediables vicios propios de su humanidad fallida.

A la orden del patrón, salen en t’ojpa los sicarios repartiéndose medios a cumplir con el oficio de vociferar. Una diputadita que vaya a dar corneta por acá, otro ministro que aflautee por allá, la senadora y el dirigente que toquen el pito más enay. Todos con la misión de hechar mierd4 al oponente, por todo lo que fuera, no importa qué, la cosa es cagarl0. Sólo les falta mandil a esos perlas para ser verdaderos mandaderos ¡Qué vocación para el servilismo! Y así, el cul0 les sale por la tirata porque la gente no ej puej cojud4, pariente. Cuando ve una chancha, dice marrana, no dice pavo real. En tantos años de gobierno sin pedigree, ya sabemos cuándo la desesperación por mantenerse en la silla, los lleva a estos parásitos a parasitear. Y ahora, como son tan torpes y poco propensos a la educación y el aprendizaje, fija que les pasa lo que les pasó con el Mochilas. Van a perder, por intentar sembrar basura en patio ajeno sin limpiar antes su propio chiquero. Que el MAS pretenda involucrar a Mesa con los narcos, es pues como si Hitler acusara a Trump de antisemita.