La cabeza en el horno

Dying is an art, like everything else.

Sylvia Plath


Tus órganos,
el corazón y el cerebro,
demandaban
desde hacía tiempo
más aire.

Y eso es, claramente,
una metáfora.

Para entonces
habías perdido la conciencia.

Malestar general,
dificultad para respirar,
dolor de cabeza,
náuseas,
punzadas en el pecho,
estado mental alterado,
toxicidad sistémica.

Eso suena a síntomas
muy contemporáneos.

Glóbulos rojos
comenzaron a reemplazar
oxígeno por monóxido de carbono.

Toallas y trapos cubrían,
con delicadeza y cuidado,
los resquicios
de puertas y ventanas.

Inodoro e insípido,
aparentemente inocuo,
empezó a llenar
todo el espacio.

Aunque, mi querida Sylvia,
ellos confirman el hecho
de que tenías todo preparado
y habías metido
la cabeza en el horno.

Orden natural

Adoro a mi progenie
y me siento
exquisitamente a tono
con mis hijos
y las canciones de cuna.

“Es tan creativa que es inmune al aburrimiento”.
“Para ella darles teta es como respirar”.

Atención
Devoción
Qué placer el de criar a los hijos.
La realización.
Disciplina y sacrificio.
Mitos y mentiras.

Indiferencia y silencio.

Reducción selectiva

Treinta minutos
con las piernas
sobre la pared.

Imaginar la blancura
el génesis del universo:
el primer contacto.
No funcionó.
La primera vez que oí la palabra “ovodonación”
sabía que no daría resultado.
Los óvulos de mi hermana
los espermas de mi esposo.
Mi útero.
Meses de inyecciones y pastillas.
Cientos de dólares.
Bombardeo hormonal.
Cada día pincho mi estómago
con una pequeña jeringa,
cierro los ojos
y deseo con todas mis fuerzas
que algo suceda
para que llegues.

Círculo de Mujeres

La mirada de tu madre
de tu suegra los murmullos
el silencio de tu hermana
de tu tía los presentes…

Manzanas y frutos rojos
te ofrecen en canastos.

Por los espejos miran
hablando a tus espaldas

Sacrificar tu corazón por el suyo

La sangre caliente
bulle
desde la cocina hasta el dormitorio
por las venas
de la casa que late
ardiente y húmeda
como el mejunje de un caldero.

Repleta de leche
que no logra succionar
soy una enorme vena
arcana y violeta

surtidor eterno de mentiras calostro
monstruo
óxido de calcio púrpura
antigua madre pulpo

Desierto de leche
extensión de la cama
las sábanas y yo
-lo único que existe-
entre todos tus chillidos
y el alba
que no termina nunca.

Nota biográfica
Jessica Freudenthal Ovando, boliviana. Trabaja en poesía, fotografía, educación, cine y arte.
Ha participado en diversos festivales y encuentros como Salida al Mar (Buenos Aires, 2006), Latinale (Berlín, 2007), Poquita Fe (Santiago 2008), Arcoíris de Poesía (Puerto Montt 2008), FLAP (Sao Paolo, 2009), Feria del libro de Quito (Ecuador, 2009), Festival de Poesía Bolivia (2010), Festival Mundial de Poesía (Venezuela 2012), Images Festival, (Dinamarca, 2013) Desembarco poético (Guayaquil, 2017), Encuentro de poesía en la Ciudad de los Anillos (Santa Cruz, Bolivia, 2019), entre otros.
En poesía ha publicado hardware (Plural, 2004, Mención de Honor Premio Nacional de Poesía «Yolanda Bedregal»), Hardware segunda edición corregida y aumentada (Plural, 2009, primera edición 2004), hardware deluxe (formato EPUB), Bolivian Digital Publisihing, Bolivia, 2020; Poemas Ocultos (Yerba Mala Cartonera, 2006). Demo (Catafixia, 2009 y Plural 2010), Demo (formato EPUB), Bolivian Digital Publisihing, Bolivia, 2020; El filo de las hojas (3600, 2015). Su obra puede encontrarse en antologías de Argentina, Alemania, Brasil, Chile, Colombia, España, Italia, Inglaterra, México, Uruguay y Venezuela, entre otros.
En ensayo y trabajos de recopilación ha publicado Bajo el influjo del sol negro: alquimia y melancolía en la obra de Arturo Borda en Borda 1883 – 1953 / Concepción, edición y compilación por Pedro Querejazu Leyton; Julio de la Vega: Obra Poética (Gente Común/UMSA, 2008), Cambio Climático: panorama de la joven poesía boliviana (Ediciones Patiño, junto a B. Chávez y J.C.R. Quiroga, 2009). También publica artículos y traducciones en revistas impresas y digitales como Periódico de Poesía (UNAM), Círculo de Poesía, Revista Altazor, etc. Para niños y niñas editó la colección Patapata (Plural/Patiño 2007-2010) conformada por diez títulos de poesía boliviana. Ha dictado varios talleres de escritura creativa y poesía en distintas ciudades y países.
Es fundadora del Colectivo LEE junto a Claudia Vaca y Anuar Elías, a través del cual gestiona proyectos de fomento lector para niños y jóvenes, y diseña metodologías de animación lectora como la Ludoteca de Palabras. En cine ha colaborado con varias producciones, como traductora, correctora de guion y asesora creativa. Dictó la cátedra Introducción al Guion en la Escuela de Cine ECA. Es coordinadora del departamento editorial de Bolivian Digital Publising BDP para promocionar la literatura boliviana, latinoamericana y global, a través de la traducción los dispositivos digitales, con la consigna “Leer es elegir”.