Disputa discursiva de Mesa y Ortiz

0
336

Los candidatos a la presidencia Carlos de Mesa (CC) y Oscar Ortiz (BDN) han iniciado una disputa discursiva con el propósito de conquistar un nicho electoral que se puede identificar como difícil e imposible (Duran Barba, 2017) para el MAS, porque su comportamiento electoral en las tres últimos procesos electorales ha sido de rechazo a esta organización política.

Para ilustrar mejor, entre Tuto Quiroga (PODEMOS), M. Nagatani (MNR) y Doria Medina (UN) conquistaron el 42,9 % de electores en el 2005. Reyes Villa (PPB-CN) y Doria Medina (UN-CP)  el 32, 2% en el 2009. Tuto Quiroga (PDC)  y Samuel Doria Medina (UD) el 33, 27% en el 2014. Mesa y Ortiz son los mejores posicionados del campo opositor en la intención de votos y juntos suman casi el 40%, un porcentaje muy aproximado a los resultados del 2005.

 Por lo tanto, su disputa discursiva -Ortiz señalo que “la unidad no se la construye desde un sofá y desde el twitter” y “que es el pasado que quiere volver”, en clara alusión a Mesa; por su parte, la respuesta de los operadores del candidato de Comunidad Ciudadana fue que la “gente se da cuenta de la guerra sucia electoral” y que  “Oscar Ortiz es el mejor instrumento de Evo Morales-  se puede entender como una batalla que busca ganar el voto histórico pro-candidatos opositores.

Ahora bien, tomando como referencia el padrón electoral del 2014, para las elecciones del 2019 casi el 40% serán jóvenes votantes, lo que supone un factor de desequilibrio (El Deber, 7 enero, 2019), porque no constituyen esa masa de  votantes históricos pro-candidatos opositores y del voto duro del MAS.

Más aún, cuando las redes sociales son un espacio público de interacción discursiva no recomendable para que los candidatos desplieguen sus estrategias de campaña porque son lugares donde se proyecta la indignación compartida (Cansino, 2017), los resultados electorales de octubre del 2019 tienden a la incertidumbre.

La disputa discursiva entre Mesa y Ortiz es de mirada corta porque es una lucha intrafamiliar – por el mismo nicho electoral- que les está quitando velocidad en el tiempo pre-electoral, mientras tanto el oficialismo cada día pisa más fuerte el acelerador.

José Orlando Peralta B. / Politólogo UAGRM