Alineaciones y desalineaciones partidarias

0
431

Las alineaciones y desalineaciones partidarias están a flor de piel. La presentación de las candidatas a primera senaduría por Comunidad Ciudadana -en términos futboleros: fichajes de temporada-, la renuncia de los candidatos Rodríguez y Paz Zamora, y la filtración del audio donde se escucha al ex ministro Siles discutirse con dirigentes del MAS de Santa Cruz, son acontecimientos sintomáticos sobre las conquistas, luchas, disputas, traiciones y desilusiones en esta micro-coyuntura de acomodos y reacomodos tácticos para llegar a la Asamblea Plurinacional.

En todo este oleaje intenso de alineaciones y desalineaciones, se ha generado una miríada  de especulaciones sobre movidas subterráneas respecto a la renuncia de un candidato a la vicepresidencia, pero, como efecto indeseado, se ha desarrollado una disputa tóxica entre Bolivia Dijo No (BDN) y Comunidad Ciudadana (CC). Antes bien,  ¿a quienes, por un lado, perjudica y por otro, beneficia, este movimiento táctico criollo? Mientras, en el MAS, sus luchas internas parece que se desarrollan en un universo paralelo.

Ahora bien, luego que se supere esta turbulencia pasajera -como efecto de las alineaciones y desalineaciones-, urge demandar a las candidatos el compromiso de trabajar en la Asamblea Plurinacional bajo la égida de la deliberación: ser responsables para saber plantear argumentos, sean  a favor o en contra, de una de una determinada propuesta política de política pública, vale decir, que “a partir de sus especificidades culturales y condiciones socioeconómicas, actúen y se reconozcan como iguales, puedan comunicarse, llegar a acuerdos y transformarlos en agendas que busquen resultados que favorezcan el bien común y sean evaluables colectivamente (Calderón, 2002).

Considero que es demasiado prematuro desarrollar un juicio de valor sobre la potencialidad política individual -en base a su formación académica y desarrollo profesional- de determinados candidatas y candidatos que están saltando por primera vez a la arena electoral, sobre todo desde la oposición; no obstante, me hago dos preguntas -para que sean respondidas cuando los aspirantes a la actuación política ya estén en campaña- : ¿cuál será la calidad de sus propuestas sobre los problemas reales de la gente en relación a la economía? y ¿cómo asumirán los desafíos de la representatividad para hacer eficaces las demandas de los ciudadanos hacia el gobierno y así, fortalecer la democracia en términos de igualdad política, para que no vuelva a suceder otro ninguneo con el voto como aconteció con el 21-F?

José Orlando Peralta B. / Politólogo