Pérdida de siglas y pérdida de espacios

0
565

El 20 de octubre en Bolivia se llevarán cabo las elecciones nacionales y a pesar de lo reñidas que estas se muestran ya podemos sacar algunas conclusiones. Para ello primero tenemos que entender que no son unas elecciones comunes y corrientes, lo que está en juego está poniendo en riesgo, no solo el futuro de país, sino la sobrevivencia formal de la mayor parte de las organizaciones políticas.

De acuerdo a la actual ley Electoral, hecha a medida por el partido de gobierno, en su afán de convertirse en partido único, ha arrastrado a la mayor parte de los partidos políticos a su próxima desaparición. No solo porque la ley establece que toda organización política que no logre alcanzar el 3% de las preferencias electorales, no serán multadas como fue en el pasado, sino que perderían su sigla.

Al ser las próximas elecciones muy polarizadas, porque en el fondo está en juego no la elección de un candidato a la presidencia del gobierno, sino la elección de por vida de Evo Morales, cómo primer mandatario. Esta situación no ha sido entendida a cabalidad por las diferentes fuerzas políticas, en algunos casos por ingenuidad política y en otros por las maniobras del mismo partido de gobierno, que ofreciendo algunas ventajas aparentes se ha convertido en el definidor de quienes tienen derecho a participar a través del accionar poco transparente del Tribunal Suprema Electoral, violando para ello sus propias leyes electorales.

Así tenemos la participación de varios candidatos ilegales, no solo son los candidatos del MAS, Evo Morales y Alvaro García Linera, sino también la participación de candidatos de Alianzas cómo Bolivia Dice NO, que a pesar de ser una Alianza entre el partido Demócratas y Unidad Nacional, estos inscribieron sus candidatos sin la anuencia de Unidad Nacional. De la misma manera, se ha permitido la inscripción de candidatos que tampoco fueron elegidos en las elecciones primarias, hecho prohibido por la misma legislación de las elecciones internas, cómo es el caso del candidato a la Vice presidencia de Bolivia Dice No y del candidato presidencial del PDC, esto ocurre  inclusive con los candidatos del MNR que fueron elegidos sin respetar las normas internas del mismo partido. Lo mismo ha ocurrido con algunos de los candidatos de algunos partidos menores, con el fin de dispersar el voto opositor a Evo Morales. Y lograr de esta manera que Morales alcance una victoria en primera vuelta con más de 10% requerido por ley.

En el caso del MNR el esfuerzo del Gobierno para sacarlo del panorama político, ha sido extremadamente caro económicamente, para dividirlo se les ha otorgado a los disidentes grandes proyectos económicos llevados a cabo por el gobierno, contratando para ello a algunos dirigentes el MNR, cómo si no hubieran otras empresas que pudieran realizar estos trabajos , concretamente me refiero a la construcción del llamado Palacio del pueblo o la doble vía de la carretera La Paz-Oruro, con el objetivo de dividir al MNR, no porque les fueran un peligro eminente, sino porque la historia del MNR les incomoda, porque fueron los protagonistas de una Revolución verdadera el siglo pasado, en cuyos gobiernos se llevaron a cabo las transformaciones más importantes de nuestro país y no este mamarracho de revolución, mal llamado proceso de cambio.

Al margen de la perdida de siglas al no alcanzar el 3%, existen otro tipo de perdidas cómo las de BDN qué con su alianza en la quema de los bosques de la Chiquitanía, no va a perder la sigla, pero va a perder la exclusividad de cogobernar con el MAS, por la molestia en la población de estos 14 años de co-gobierno en las instituciones cruceñas, en una actitud pusilánime, que ni siquiera defendió a sus propios ciudadanos ilegalmente procesados durante más de 10 años en la tramoya del caso terrorismo.

De esta manera, BDN después de haber tenido la mayoría de los parlamentarios y los asambleístas departamenteles, después de la próxima elección con suerte va a quedar con un Senador y tal vez con unos cuatro diputados más, con mucha suerte. De igual manera le va a pasar UCS que al no alcanzar ese 3%, tampoco va a lograr una representación parlamentaria y si bien su jefe que heredó el cargo, tampoco podrá candidatear a la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, hecho que le permitió mantener  a varios centenares de empleados públicos que le permitieron sobrevivir a la perdida de la fortuna que le dejará su padre.

Uno de los temas más preocupantes de estas elecciones, es que el odio, el racismo y la discriminación al parecer se han instalado, en muchos segmentos de la población. Esto se debe fundamentalmente al accionar del MAS, que duranten14 años ha venido ininterrumpidamente alimentando el odio entre regiones. Se han cambiado las diferencias políticas o ideológicas por deferencias raciales, ahora resulta que para algunos las diferencias ideológicas no cuentan, lo importante es dónde ha nacido el candidato, en perversa y mediocre manera de reducir los problemas de este país.

Hemos visto muchas cosas en este proceso, una guerra sucia con los aliados más inverosímiles, de esa manera han trabajado juntos, tratando de bajar las expectativas de Comunidad Ciudadana. Goni y su ex ministro Sánchez Berzain, diferentes líderes y dirigentes del MAS de todo nivel y rango, guiando y buscando elementos de la guerra sucia contra Carlos Mesa, proyecto al que se sumaron los del frente político BDN más que “volontieri”sin entender que este tipo de campaña no funciona, basta ver dónde vive Goni sin poder retornar a Bolivia.