La pluma

La pluma negra en la mano aletea desesperada,

su silueta distante captura el viento inclemente:

Usurpa sueños tardíos y temores que habitan el horizonte

donde noches ensimismadas escudriñan el fondo de lo oscuro,

lento mastican la zozobra de impuros gemidos,

de piel profana como sepulcro y ecos

vagan como fantasmas y relámpagos

alumbrando tempestades nocturnas.

¡No!, no hay nada tangible en la alborada de este paisaje

de llanto,

sus crispadas alas amortajan la esperanza y en la sombra

huyen.

La pluma negra en la mano lamenta como estaca

y como carne fragmenta y desdibuja el mapa clandestino.

Y el alarido, ¡sí!, el alarido de su vuelo.

El oscuro laberinto dibujado.

¡Oh!, esperado e inesperado retorno.

El cuervo reposa sus garras sobre mi mano.

Migajas

Adentrado en los extramuros

alejado de los intocables y sus festines,

escarba los desperdicios, busca migajas,

unas migajas para mitigar el hambre.

Y sus sueños…

¿dónde están?

Tal vez en las astillas

del pupitre que endulzó su infancia, en las escasas hojas de un cuaderno,

y el pedazo de lápiz sin goma de borrar.

El aire lo envuelve en desprecio y abandono

y la soledad desquicia sus harapos:

No hay futuro en sus noches sobre el pavimento sucio.

Intrusa

El temor de haber cruzado el límite
Paraliza sus sentidos.
Esos pensamientos transgresores
Le muestran un camino, desconocido,
Casi prohibido y se sublevan
Y en el polo opuesto, nada.

Todos los espacios tienen dueño
Todos los tiempos son vividos
De otros, por otros y es el fin del conjuntivo.
Intrusa la intención
La presencia y la voz también intrusas.

La convicción se aferra
Al vacío donde se engendran las preguntas.

¿Ha de soportar la sordidez y burla de esos rostros
Ante la imagen deslucida y pobre
Que proyecta el reflector de turno?

Lentamente traga el nudo en su garganta
Dibuja una mueca con sus labios incoloros,
Una que semeja la sonrisa inconclusa.
Los ojos enfrentan el cuchillo
Que despedaza la piel.

¡Ah! y la vergüenza en su sangre derramada
Es lo inaudito, es lo que mata.

¿Alguna vez el inconsciente asimilará los hechos?

¿Alguna vez el inconsciente asimilará los hechos?

Asco

Miedo

Inculcada la culpa

y aquellos golpes en la espalda,

aquellos golpes que marcaron el sendero

frío y negro.

Perspectivas desfiguradas

la soledad arañando los pies,

un arcoíris de oscuridad  y sombra

se vislumbra…

La ruta

Como un mapa grabado con sangre

muestra la ruta inexplicable

del agravio, presagio tortuoso

de bordes irregulares

de piel fraccionada

como las hojas secas del otoño bajo los pasos.

No, no es grato mirar

disimular el espanto, digerir

lo que de por sí

no puede ser parte ni de uno, ni de otros.

Esos hallazgos que estremecen la furia

mancillan la honra, son la muestra viviente

de la fuerza bruta

que dibujó en el rostro la vergüenza y la culpa.

(Tomado de la Antología de poetas bolivianos contemporáneos, edición de Homero Carvalho Oliva, publicada en Madrid, España, por la Editorial Amargord en el año 2017. Una selección que cumple el propósito de difundir la poesía boliviana en el exterior).

Ruth Ana López Calderón (Sucre, Bolivia, 1968). Su obra se halla reflejada en la web Arte poética(Antología de poesía universal) y ha publicado sus textos en diferentes revistas literarias del ámbito Internet, tales como Letralia, Almiar, Proyecto Patrimonio. Publicó el poemario Desde las profundidades en el año 2013, en Estados Unidos bajo el sello de la editorial Black Diamond Editions. Publicó el poemario Sin óbolos para Caronte en el año 2014, en Santa Cruz-Bolivia bajo el sello de la editorial El País. Publicó el poemario Itinerario de una metamorfosis en el año 2016 en Kingwood, TX- Estados Unidos bajo el sello de la editorial MediaIsla Editores. Tiene poemas publicados en la Antología “Palabras descalzas” en Santa Fe-Argentina en el año 2014. Poemas publicados en la Antología de poesía Amazónica-Bolivia en el año 2015. Ganó la primera mención de honor con el poemario “Sin óbolos para Caronte”, en el concurso literario nacional, de la Sociedad Dante Alighieri, año 2015.