“Alianza Siglo XXI- Para un Estado social y Republicano”

0
608

Jorge Lizarraga Torrico

Fuera de abordar la conceptualización de Estado social y republicano, es absolutamente trascendente recordar que falta tan poco tiempo para las elecciones de octubre 18 que ya no sé qué pensar, pero me animo a imaginar o idealizar algo y esto es:

Hoy por hoy existen tres frentes políticos en pugna para ser el ganador y próximo presidente del Estado, y hay 6 líderes políticos influyentes en los votos[1].

La consigna en un principio, aunque continua, es sacar al MAS del poder y desestructurar una organización corrompida y lastimosamente manoseadora de la cosa pública; aunque en realidad la consigna hoy es evitar conflictos si gana o pierde el MAS.

Y es así que nos encontramos enfrentados entre los bolivianos y querendones de la patria “sean nacionales o extranjeros entre sí”, sin vislumbrar un futuro mas iluminado para el país, y ahora también entramos al terreno de atacarnos entre unos y otros y no solo atacar a quienes se debería atacar[2].

Sin duda al margen de a quien se pretende derrotar, dos figuras emblemáticas de la historia política del siglo XXI[3] del país se enfrentan codo a codo para determinar un posible balotaje o quizá un solido triunfo, aun así y entre viento y mareas, han podido sobresalir a la sacudida o torbellino político del último tiempo[4].

Esto sumado a la renuncia de la presidenta transitoria[5], que aún se crea o no, merma o resta a las pretensiones de la nueva política o al menos a ese posible mejor ubicado, y de un cierto modo también llama a que los indecisos piensen mejor en mantener la vida de 14 años atrás o redefinir su futuro entorno el rumbo que tome su voto definitivo al MAS o no.

Es entonces, donde ante este escenario, más que unir a una masa de bolivianos esperanzada de una nueva Bolivia, surge el afán de distracción y dispersión del voto, que no hace sino sumar y restar a uno y otro pero quizá no restando mucha diferencia al contrincante más fuerte y a batir, y es entonces que sin duda,  debe llamar a la conciencia política y de seguro al mayor poder de la sociedad que son los individuos para que si se concretiza esta posible alianza del siglo XXI, deba ser entre estos dos frentes[6] y mejor si se excluye a masistas o evistas empedernidos y/o demócratas o Juntos, para demostrar así que no se constituyen ni en la política insensata de unos ni la incompetencia y traición de los otros o ambos.

Sin duda, se presenta el momento donde después del 18-O, empezara una nueva Bolivia y lo que se debe esperar es que se construya o redireccione hacia un horizonte de progreso y unidad y por sobre todo transparencia y eficacia, y que sin duda el apoyo y acompañamiento de las organizaciones vivas-  sociales, organizaciones cívicas e individuos todos, debamos trabajar para ver a nuestro país en lo alto que merece y a pesar de nuestras diferencias[7], podamos unirnos por Bolivia y nuestra gente[8].

Imagino y según lo visto, la política siempre estará al servir del momento y circunstancias y donde las decisiones o se las asume bien en frio o también de forma inconsciente y apresurada, ninguna de ellas te garantiza un buen resultado, pero una sabia decisión puede siempre dejarte sabor dulce o amargo y quedar como un hito o como un fracaso. “Después del hoy hay un mañana, nada se detiene”

Tanto Camacho como Mesa, emergen como el gran conductor o figura del revuelo pitita y reclamador en forma de asqueo del manoseo estatal, y profundo convencido como la mayoría del exceso del gobierno masista “sin desmerecer quizá algún avance” como por otro lado un conocedor de la cosa pública, sereno, experimentado, a veces muy orador, pero al final un líder del cual muchos se identifican no por quien es, sino por lo que puede hacer y su acercamiento al pensamiento nacionalista trasformador revolucionario.

Se presenta entonces el reto de decidir entre el oriente o el occidente, entre creer o hacer, entre el cambio generacional o la experiencia, y nos preguntamos porque no como aliados. Aliados, para entre otras cosas y primordialmente demostrar que existen otros bolivianos que también pueden trabajar de la mano, para concertar ese sueño de país, donde la tolerancia respeto, progreso, el crecimiento, modernidad, estabilidad, institucionalidad y el bienestar social sea un constante y características del país.

Y volvemos a aquello que un momento se hablo y se dijo, ¿Por qué no Pumari gobernador potosí y Camacho gobernador santa cruz, Mesa presidente?, y hoy nos encontramos frente nuevamente a esa posibilidad, y opinamos que quizá lo que está sucediendo sea el llamamiento para pensar en ello y concretar la gran alianza y pacto del siglo XXI[9], lograr hacer un cambio del manejo de la cosa pública, el reordenamiento institucional y el poner en orden la casa, y frente a ello pensar en el futuro.

Soy consciente de que no es fácil o mejor dicho es fácil decir o pensar y lo difícil es concretar, sin embargo invito a abrir un espacio de discusión y así propiciar una posible negociación basada en una  Alianza para hacer presidente al mejor ubicado; a partir de ello trabajar hacia un nuevo rumbo nacional y enfrentar las siguientes contiendas eleccionarias propiciando consensuar circunscripciones municipales y dividir gobernaciones para las próximas subnacionales[10], y así lograr que CC gobierne con un apoyo político pero también ciudadano, y evitar o mermar cualquier posibilidad de desestabilización social, por los antecedentes que se reconocen.

Pienso que ante esta coyuntura no bastará ganar o ir a segunda vuelta y ganar, porque el proceso será difícil, el trayecto complicado y peor si no se hacen las tareas antes del examen y se improvisa después con que nos enfrentaremos luego o de inmediato, esto podría causar desalentadores resultados y enfrentamientos y nada positivo para Bolivia.

Lo que se propone y de seguro somos muy reiterativos, pero de seguro habría un apoyo abrumador en las urnas es que estas dos fuerzas y solo ellas se alíen y se cree a partir de ello un bloque de unidad y llamamiento a la paz y confianza de las instituciones. “Creer en la ciudadanía”.

Es precipitado pensar quizá en ello, o quizá muy tarde en llevarlo a cabo, al ser simplemente una opinión me sumerjo en la especulación y en el gran deseo de que sea así y construir o reconducir País, hacia una alianza del siglo XXI para un Estado Social y Republicano.

REFERENCIA NOTAS AL PIE

1 Movimiento al Socialismo-MAS; Comunidad Ciudadana-CC y CREEMOS. (Arce, Mesa, Camacho, Anez, Chi, Tuto)

2 Sin duda, no se trata de destruir o recordar lo nefasto en muchos aspectos de 14 años de poder, pero tampoco podemos olvidar más de 10 meses de abuso y angurria y mediocridad en cuanto a resultados de gestión o peor aun el acto de traición de unos de apoyar y luego dar la espalda o peor postular cuando en realidad su misión era de transitoriedad.

3 Carlos Mesa de constituye en un periodista influyente y ex presidente del gobierno de Sánchez de Lozada y quien en su oportunidad tuvo que renunciar ala presidencia sin haber dejado una buena impresión o recuerdo en la gente, y haber sido el virtual ganador o mejor posicionado de la oposición al MAS en los resultados fraudulentos de octubre pasado 2019 y que ocasiono la huida de Morales al exterior, y Camacho líder cívico cruceño, quien orquesto o fue la cara visible para pedir la renuncia del presidente Morales, invocando no solo el poder de Dios sino también el deseo de un 51% que se sintió atropellado en el poder del soberano al no reconocer su voto mayoritario en referéndum.

4 Torbellino político porque a uno se lo traicionaba cuando había construido una alianza 2019 y estos se arrimaron a la transitoriedad y oportunismo y al otro muy pocos le daban por su falta de experiencia más allá de un cuarto lugar.

5 Jamás podre desmerecer el actuar circunstancial de la presidenta, aun sus errores o desaciertos, actúo sobre la marcha y en pro de la democracia a un inicio, sin embargo lo que siempre criticare es que tuvo la mala suerte de contar en su entorno con personajes que quizá hicieron mucha sombra y desprestigiaron un anhelo y peor aún un supuesto cambio de actuar de las elites políticas aun circunstanciales sean estas, al final este gobierno transitorio quedara en el recuerdo como falto de idoneidad y verdadero acompañamiento de sus actores para un cambio institucional. Doria Medina, Revilla y Oliva demostraron que no atraen políticamente por una parte “kencha” y por otra un actuar cobarde, oportunista, traicionero y pusilánime.

6 Sin excluir definitivamente a nadie (tuto, Añez, etc), debido a que existe perfil que pueden ser muy útiles frente al desafío País.

7 Diferencias de tipo Generacional, cultural, política, egos, etc.

8 En política siempre habrá opositores, lucha de contrarios, choque de ideas o visiones de país; sin embargo, debe sobre todo imperar orden, disciplina, transparencia y sobre todo resultados en las prácticas políticas: asimismo políticas de Estado de largo alcance deben ser producto de un pacto de unidad país y consulta al pueblo.

9 Se dijo en ese orden más que nada por la influencia que cada uno puede recibir de su gente; bien podrían también ser ministros pero que esto sería poca cosa con lo que siendo gobernadores puedes construir como país o región.

10 No debemos olvidar que, para construir un verdadero Estado social y republicano, el sistema autonómico de poder, hace mucho para la concreción de políticas macro y además se constituye en el hilo conductor para medir el bienestar social.


[1] Movimiento al Socialismo-MAS; Comunidad Ciudadana-CC y CREEMOS. (Arce, Mesa, Camacho, Anez, Chi, Tuto)

[2] Sin duda, no se trata de destruir o recordar lo nefasto en muchos aspectos de 14 años de poder, pero tampoco podemos olvidar más de 10 meses de abuso y angurria y mediocridad en cuanto a resultados de gestión o peor aun el acto de traición de unos de apoyar y luego dar la espalda o peor postular cuando en realidad su misión era de transitoriedad.

[3] Carlos Mesa de constituye en un periodista influyente y ex presidente del gobierno de Sánchez de Lozada y quien en su oportunidad tuvo que renunciar ala presidencia sin haber dejado una buena impresión o recuerdo en la gente, y haber sido el virtual ganador o mejor posicionado de la oposición al MAS en los resultados fraudulentos de octubre pasado 2019 y que ocasiono la huida de Morales al exterior, y Camacho líder cívico cruceño, quien orquesto o fue la cara visible para pedir la renuncia del presidente Morales, invocando no solo el poder de Dios sino también el deseo de un 51% que se sintió atropellado en el poder del soberano al no reconocer su voto mayoritario en referéndum.

[4] Torbellino político porque a uno se lo traicionaba cuando había construido una alianza 2019 y estos se arrimaron a la transitoriedad y oportunismo y al otro muy pocos le daban por su falta de experiencia más allá de un cuarto lugar.

[5] Jamás podre desmerecer el actuar circunstancial de la presidenta, aun sus errores o desaciertos, actúo sobre la marcha y en pro de la democracia a un inicio, sin embargo lo que siempre criticare es que tuvo la mala suerte de contar en su entorno con personajes que quizá hicieron mucha sombra y desprestigiaron un anhelo y peor aún un supuesto cambio de actuar de las elites políticas aun circunstanciales sean estas, al final este gobierno transitorio quedara en el recuerdo como falto de idoneidad y verdadero acompañamiento de sus actores para un cambio institucional. Doria Medina, Revilla y Oliva demostraron que no atraen políticamente por una parte “kencha” y por otra un actuar cobarde, oportunista, traicionero y pusilánime.

[6] Sin excluir definitivamente a nadie (tuto, Añez, etc), debido a que existe perfil que pueden ser muy útiles frente al desafío País.

[7] Diferencias de tipo Generacional, cultural, política, egos, etc.

[8] En política siempre habrá opositores, lucha de contrarios, choque de ideas o visiones de país; sin embargo, debe sobre todo imperar orden, disciplina, transparencia y sobre todo resultados en las prácticas políticas: asimismo políticas de Estado de largo alcance deben ser producto de un pacto de unidad país y consulta al pueblo.

[9] Se dijo en ese orden más que nada por la influencia que cada uno puede recibir de su gente; bien podrían también ser ministros pero que esto sería poca cosa con lo que siendo gobernadores puedes construir como país o región.

[10] No debemos olvidar que, para construir un verdadero Estado social y republicano, el sistema autonómico de poder, hace mucho para la concreción de políticas macro y además se constituye en el hilo conductor para medir el bienestar social.

Jorge Lizarraga Torrico es abogado