Silencio electoral

0
659

Hoy me desperté y me dije a mi mismo que iba a respetar el silencio electoral y no haría campaña ni induciría al voto en el Face de ninguna manera pues vivimos en una comunidad ciudadana y hay que respetar las normas. Y yo no infrinjo nunca las normas, no, never in the life. Cuando bajé a desayunar, ya estaban todos en la mesa.

Habían mesistas (perdón, masitas) y fruta como sandía y naranja. Después de la charla de sobremesa, decidí hacer mi playlist para caminar al recinto electoral, puse a Ray Charles, a Charlie Parker, a Carlos Gardel y a Charly García. Me dirigí al colegio en cuestión y busqué mi mesa.

Había mucha gente así que me puse a leer a Zygmunt Bauman, su texto Comunidad. Una ciudadana fue acompañada de su gata siamesa, otro nos contó muy feliz que había recibido su remesa y uno de los jurados nos pidió orientación para encontrar su respectiva mesa. «Allí, donde está el señor de anaranjado», le dijimos a modo de promesa. Una vecina nos pidió que cuidáramos a sus hijos, Carlos y Diego, mientras ella votaba y, pues, dado que vivimos en comunidad ciudadana decidimos hacerlo. Uno de los niños estaba aprendiendo inglés así que nos enseñó la palabra Table, que quiere decir Mesa y nos dijo que Carlos, en inglés, se dice Charles por lo que le parecía gracioso que uno de los candidatos se llamara Charles Table. De esa manera cumplí mi deber electoral y me fui muy feliz a mi hogar donde me esperaba un suculento almuerzo y ya todos habían puesto la mesa.