Dennis Luizaga Portillo

El pedido de mantener distancia física de al menos un metro, entre personas, fue la llamada de atención recurrente en varios recintos electorales. La jornada de votación también presentó cientos de comerciantes asentados cerca de los centros de sufragio.

Como se preveía, el uso de barbijo y alcohol fueron las medidas preventivas más recurrentes que se aplicaron en los ingresos de varios establecimientos de votación. En las mesas de control se mantenía algún distanciamiento físico y uso de desinfectantes para las manos, a cada votante se pintaba la huella digital de uno de los pulgares.

Los efectivos policiales poco pudieron hacer para controlar la aglomeración que se generaba en algunos trechos de las hileras humanas, en otros puntos de sufragio las personas demostraron mayor orden. El comercio informal se dio modos para no faltar durante los comicios generales. Aunque las comideras estaban prohibidas, igual se vio puestos de comida rápida y de platos especiales, además de la venta de otros artículos acordes a la emergencia sanitaria o al evento electoral. Por ejemplo, oferta de bolígrafos, mascarillas, líquidos desinfectantes, plastificación de cédulas, entre otros, no faltaban al paso.

Pese a la prohibición de 100 metros de distancia al recinto electoral, el asentamiento de puestos de comercio fue evidente, ante la ausencia de control de autoridades. Muchos dieron por desconocida la restricción, “no pueden restringirme, después de tanto tiempo que estaba parado”, afirmó un vendedor de jugos de naranja, cerca del colegio Hugo Dávila.

La venta de equipos de bioseguridad también proliferó en varios puntos de la ciudad. “Es ahora que puedo ganar más”, sostuvo una joven que instaló su puesto de venta cerca de la unidad educativa Agustín Aspiazu.

Por Miraflores se evidenció otra decena de comerciantes, un efectivo policial mencionó que ese control está en manos de la Alcaldía, dijo que la institución del orden solo controlaba el uso de barbijo. Hubo momentos que la demora en filas generó malestar en las personas, como en la unidad educativa Cervantes, donde votó el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce.

Al respecto, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero destacó la “paciencia de la población” para emitir su voto. Explicó que la segregación de votantes según terminación de carnet de identidad fue una sugerencia en resguardo sanitario. “Esto hace que las filas sean ciertamente un poco más largas y el proceso sea un poco más lento”, enfatizó.

Con todo, los resultados oficiales de conocerán casi en su totalidad mañana. El TSE asegura que el proceso de datos será lento pero confiable, esa fue la razón para suspender la Difusión de Resultados Preliminares (Direpre).