Un Océano dos Almas

Vienes del océano

mantra absoluto

Atiborrada espuma salobre

corriente inefable

Sobre planeas

la razón inerte

Quiero explorar tu misterio

marea sin dominio

Azotas la historia

en las orillas rotas

Cuajas los insomnios

congregados al cuerpo

Leguas desconocidas

universos imprevisibles

Timón de tormentas

dualidad de alma

Dispuestas a un arcón

al tsunami de la vida.

Anegar

Un sonido de viento habita el frío

la reciente noche se inunda de estrellas

que el invierno encarcela en su sangre

Desde allí, él observa cómo se levanta

desde la raíz el alma.

Huésped

En esta celda de nostalgias

  donde he sido una huésped solitaria

hormiga negra y roja

que carga su cuerpo

Se entreteje una corona

    de luz clara materializada en carne

Yo

Pretendiendo ser hostil

guardando eternidades

encontré tu alma

en la ceremonia de palabras sangrientas

La historia perdió la sombra

te alzas mi sed

en la puerta del arcano

He migrado a tu centro

brasa de los vértigos

Naceré de tu lado hambriento.

Adentro

Quisiera esconderme en los pliegues de tu piel

Esconderte en mis costillas

Guardar palabras en el corredor del esófago

buscar señales bajo tus uñas

Colgarme de tus venas, beber de ellas

espiar de tus córneas el iris de la vida

Anudar tu lengua en el estómago

para no oír palabras ni sensaciones ajenas

 a orillas de tu corazón me detendré

Y saltaré al vacío en busca de tu alma.

Óbito

En un rincón de la vida

En un espejo de aguas claras

El cielo se llevó mi alma

Una mirada limpia

Un sueño de color

La poesía de los huesos

La noche palpitó en mis células

Susurrando en silencio

Un tiempo infinito

Cometidos y Chupa sangre

Dejó el consuelo atado con una cadena a la pata de la cama

Donde se masacran las pulgas y los parásitos del viejo catolicismo, que manipula la razón

Ya no masticará yuca ni beberá sangre de otros

Conversará con sus versos y alimentará sus deseos

Boleará del cuello a una nube, arrastrará mitos malignos por la cordillera

Y a la niña morena de piel reseca, le suavizará hasta el alma con el néctar de un acostillado cardón

Cosechará un día para despilfarrarlo de alegrías compartidas

Misionará a su modo por los rincones de la vida, con la fuerza de un vientre en parto

Con paso de mula caminará los senderos más estrechos cuando el último trayecto esté al borde del sol abandonará sollozos de dolor

Así, será, como colmará de pasiones la historia sagrada

Su historia

Biografía

Susana Vázquez nació en Buta Ranquil Argentina, pueblo de cinco mil habitantes; que le ofreció una infancia libre.

Gusto de las letras y el arte gracias a una profesora de literatura. Luego leyó en los saguaros (cactus) tres libros, que llegaron con sus aromas, Matina, Paula y Juan, por ellos tuvo que alejarse mucho tiempo de la pluma.

Guardó en sus manos quietas poblaciones de palabras, que morían en sus dactilares, luego un pensamiento tris alzo la voz de un soneto.

Creyendo que la inspiración no le había abandonado intentó volver a la escritura.

Para su sorpresa la musa no la había dejado, en esta búsqueda encontró también a una persona que la guio e inspiró, Carlos Gutiérrez Andrade. Escritor, poeta, narrador. Colmado de arte y experiencia le ofreció un abrazo poético, que fortaleció al artista emergente.