Asesina serial

Dina Grijalva – México

Muerto por cuento.

El primero

Ildiko Nassr –  Argentina

Abre los ojos y la ciega el blanco de las paredes. No recuerda lo que soñó ni porqué todo es tan blanco. Hay un silencio inexplicable en toda la casa. Se cubre con las mantas de la cama y aguanta el miedo. Desde siempre, pensó que si se tapaba, ningún peligro podría alcanzarla.

Un ladrido la sobresalta. Decide salir a ver. No va a pasar todo el día o la vida debajo de las cobijas. Debe enfrentarse al mundo. No es la última habitante de la tierra.

Cenicienta

Aline Rodríguez – México

—¡Limpia y barre la terraza! — ordenan mientras cierran la puerta con llave. Acongojada cae la joven encima de sus rodillas. Planea escapar al castillo azul del príncipe donde será mutilada de amor propio y se someterá al regimiento de la sociedad. Luminosa al alcance de su público, oscura en la fragilidad de su intimidad.

En secreto

Estéfani Huiza – Bolivia

En la inmensidad de la Cordillera de los Andes, al ras del cielo, cerca de las aves del altiplano se guarda un secreto. Es una historia que jamás será contada, que sobrevive al tiempo, aun cuando esta la olvide.

Riesgos

Amalia Cordero – Cuba

…un amigo ha publicado una historia en Facebook. ‘’Cada día escribe un micrrorrelato en una hoja blanca. Al terminar la estruja y la lanza a la basura.’’ Coincide que me encuentro con el recogedor de deshechos. Con la gracia de Argos dice haber divisado la hoja diaria. Con sus manos la extiende. Las ha coleccionado. Comenta sobre tres libros conformados por temáticas.