Los ataques al gobierno provisional

0
332

La señora María Galindo enloqueció. ¿O es m(as)alariada ahora? Finalmente si una mujer es teñida, linda, Barbie, puta, cualquier cosa que dijo la columnista acerca de la presidente, pues bien. Es el derecho de toda mujer de ser lo que quiera, de acostarse con un hombre o con los diez mil de Jenofonte. Raro que sea una defensora del género que utilice la vida sexual de otra mujer para denigrarla, cierta o no. El placer (yo que no soy creyente) es prueba de la divinidad; el orgasmo, el cielo en la tierra. Bienvenido. Olvidemos lechos, Biblias y whippalas, y concentremos la mente en lo que está pasando en el país luego de la fuga del autócrata, qué se necesita para reconstruirnos y cómo encararemos una situación económica que se pinta difícil.

Murillo acomodó a su hermana, la presidente a su hija. ¿Dónde?, ni me interesa. No ahora. Hay que entender que a Bolivia la acecha no un partido político, no un ideario, no una reivindicación étnica. A Bolivia quieren acorralarla sociedades delincuenciales. Alguien, algunos, han perdido un negocio. La patria no cuenta sino la cocaína, y debajo de ella, alrededor suyo, se han tejido poderes que quieren recuperar sus ingresos. ¿Por qué escapó el ratón de su madriguera? Incomprensible, a no ser que estuvieran jugando un plan del imbécil de García Linera, a quien escuché hoy no sé qué explicación de rombos y triángulos en una entrevista argentina. Este trigonométrico, geométrico asno, ya no sabe qué decir ni cómo manipular las manos. Hechicero de cachivache, mejor estaría de ciego en la calle San Martín leyendo la suerte. Esforzó su pequeño cerebro para decir que existía antes una “pigmentocracia”; carajo que le ha debido costar mucho llegar a semejante palabra. Excelso poeta de la fácil rima, además de “fácil siki”, cuentan.

Señoritas que se titulan escritoras critican. Moderados opositores o no opositores para nada durante los 14 años ahora trinan, o rebuznan, según el tamaño de los maxilares y la cabezota encima. ¿O andan buscando distinción en un período que recién se funda con ánimo de posibles pegas? ¿O fue tal el asombroso movimiento que destronó al principito indio (tan bueno y dulce que es) que no quisieron quedarse atrás y comentan cualquier cosa para ser notados? De todos modos, resulta un acto irracional durante un gobierno transitorio que busca sobrevivir como país. Lo atacan de todo lado, el balbuceante y muy bien llamado hace poco “cobarde y sinvergüenza” presidente de México, ahora los españolitos de esa banda de maricas que se llama PODEMOS y lo que vendrá.

Sin contar los argentinos y su malhadado peronismo del cornudo general y la diosa embalsamada, la Eva Duarte.
Amén de los tontos de capirote europeos, culpables de no haberse liberado del aura colonial. Les regalamos al indio. Llévenselo a traficar allí, donde quieran. Pónganle su laboratorio. Y digo “indio” porque nos machaca con ese sustantivo y su eterna tragedia. La historia pasó, a superarla pues, pero es que el llanto entre izquierdosos es como el Premio Stalin entre asociados. Hasta ahora nadie superó al heladero Hugo Chávez que lanzó Orinocos por los ojos porque se moría y quería que vinieran todos los Cristos y vírgenes a salvarlo. Pobre tipo.


Digresión estética… alguien debiera aconsejar “al Evo” de comprarse sostenes. Solo observen. Pronto superará a su amante. Un verdadero tête-à-tête. T-N-T, rock and roll.

Pongámonos serios. Da vergüenza lo que estos intelectuales están haciendo. Por supuesto que hay que cuestionar el poder, siempre y cualquiera que fuera. Ahora, en un tan corto período, no es momento, con el mono, la mona y la hiena amenazando. Y el narco. Callen como callaron tanto.