EEUU convenció a Goni de borrar la palabra «golpe» de su carta de renuncia

0
665

El ex embajador de Estados Unidos en Bolivia en el periodo 2003-2006, David Greenlee, revela en una entrevista con John Stuart realizada en 2007 y publicada en 2010, que horas antes a la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada a la presidencia, lo persuadió de que borrara un párrafo de su carta de renuncia.

Al mediodía del viernes 17 de octubre de 2003, Greenlee y Goni conversaron por teléfono. Cuando el diplomático supo que el aún jefe de Estado pensaba calificar su salida del Palacio como un “golpe de Estado”, le aconsejó que suprima esa caracterización porque iba a dificultar la ayuda que Estados Unidos pensaba seguir proporcionando a Bolivia. “Si usted pone en su carta que está siendo destituido por un golpe, nosotros no estaremos en posibilidades de apoyar a Bolivia.  Eso complicaría nuestra capacidad para respaldar al país”, habría dicho Greenlee. Goni aceptó borrar ese párrafo. Gracias a ello, el entonces embajador pudo hablar más tarde con Carlos Mesa, el sucesor, y ofrecerle todo su apoyo a la democracia boliviana.

En sus palabras, Greenlee dijo lo siguiente: “Lo llamé al mediodía y le dije: estoy escuchando que usted está a punto de salir”. Él respondió: “sí, estamos analizando las condiciones, estamos escribiendo una carta. El Congreso se va a reunir y nosotros vamos a presentar esa carta. Lo que voy a decir es que éste es un golpe”. Yo le dije: “Señor presidente, usted sabe que nosotros lo hemos apoyado y queremos una solución que debe ser constitucional. Si usted pone en su carta que está siendo destituido por un golpe, no estaremos en posibilidades de apoyar a Bolivia.  Eso complicaría nuestra capacidad para respaldar al país, para apoyar lo que quede del país”.  Entonces me dijo: “Voy a pensar lo que me dice”.  Él borró ese párrafo de la carta. Meses después él me dijo que yo tenía razón, pero seguía convencido de que había sido víctima de un golpe y que Mesa jugaba un rol fundamental en éste”.

Greenlee añade más adelante que  Goni consideró la posibilidad de seguir gobernando desde Santa Cruz, pero que desistió de esa ruta. “Ello hubiera encendido una guerra civil”, agrega el ex embajador.

“Esa noche recibí un mensaje del Secretario de Estado Colin Powell, quería saber a qué hora llegaría el avión a Miami.  De nuestra parte, trabajamos con las autoridades allá para asegurar que Goni fuera tratado a su llegada como el amigo de nuestro país que era”, recuerda Greenlee.

El invariable respaldo de las autoridades norteamericanas a Goni se hace visible en las afirmaciones del ex embajador. De forma reiterada, Greenlee elogia a Goni o narra iniciativas suyas para apoyarlo. Cuando Mesa ya está gobernando, se reúne con él para pedirle que el juicio que le prepara la Corte Suprema de Justicia se realice sin interferencia política.  “Yo estaba muy apenado al ver cuántos de los antiguos colegas de Goni y personas que le debían mucho política y personalmente parecían satisfechos viéndolo así colgado”, confiesa.

Cuando se le pregunta por las 67 muertes ocurridas durante la llamada “Guerra del Gas”, Greenlee las atribuye a la indisciplina del ejército, con lo cual exculpa a las autoridades civiles.

La entrevista a Greenlee fue realizada el 19 de enero de 2007 en el marco de un proyecto de historia oral de la Asociaciòn de Estudios Diplomáticos., Fue traducida por primera vez en 2010 y volvió a ser citada este 2018 por el diario Página Siete.