Dirigentes de Achacachi toman precauciones para no ser detenidos

0
878

Los dirigentes Felipe Quispe Huanca, ‘El Mallku’; el presidente del Comité Cívico, Elsner Larrazábal; y el vicepresidente de esa entidad, Pedro Villca, que encabezaron las protestas en Achacachi, decidieron tomar sus precauciones y decidieron no aceptar entrevistas con diferentes medios medios de comunicación, apagaron sus celulares que respondían con total libertad los días en que se generó el conflicto.

Larrazábal fue el último que se puso en contacto con la prensa y denunció que el jueves por la noche fue interceptado por agentes de Inteligencia de la Policía cuando asistía a un encuentro en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y que los estudiantes impidieron su detención.

Según el dirigente, los polícias le dijeron que debía acompañarlos a la FELCC, pero que en ningún momento enseñaron o le mostraron una orden de aprehensión.

Algo similar ocurrió con Felipe Quispe Huanca, ‘El Mallku’, decidió escribir una nota que se publicó por redes sociales en la que señala que volverán a los bloqueos y admite que cometieron errores en la movilización.

“El movimiento achacacheño, por la poca experiencia adquirida, anduvo cometiendo errores tácticos y estratégicos, en esta guerra episódica: contra la corrupción, prostitución y narcotráfico del gobierno de turno”, señala la primera parte de su nota.

El Mallku reclamó por la libertad de los detenidos y dijo que este tiempo será de planificación principalmente con “jóvenes de la provincia Omasuyos”, y evitó mencionar a los pobladores de Achacachi.

Sin revelar las estrategias, dijo que volverán los bloqueos de caminos en varios lugares y que además implementarán nuevas medidas de presión para llevar el conflicto a La Paz.

El comandante general de la Policía, general Abel de la Barra, mencionó que están a la espera delos  mandamientos de aprehensión que pueda emitir la Fiscalía para detener a los tres dirigentes.

“Estimo que la Fiscalía ha emitido requerimientos y comprometió la participación de la Policía para detener a las personas solicitadas y ponerlas a disposición de la justicia ordinaria”, dijo De la Barra .