Coherencia y consecuencia

0
560

1. La última semana arrancó para el diario con una noticia que afectó a su planta de colaboradores. El economista Juan Mendoza fue denunciado por su pareja, la periodista Lorena Álvarez, por agresiones físicas y sicológicas.

Desde este espacio, como defensora del lector de Perú21, no me refiero a columnistas ni a lo que opinan porque evaluarlos no está dentro de mi función que es la revisión de coberturas.

Sin embargo, a través del Twitter tuve que referirme a ese penoso asunto, y ahora lo hago desde aquí, porque a través de esa red hubo quienes sugirieron y señalaron que yo había intervenido para decidir la suspensión de las colaboraciones semanales de Mendoza, cosa que es totalmente inexacto.

Como ya lo he señalado antes, la selección y tratos con los columnistas son prerrogativas exclusivas del director de Perú21. Y la decisión de prescindir de su participación fue tomada por él luego de pedirle su versión de los hechos por diferentes vías y no haber obtenido una respuesta. Ante ese silencio, la situación fue analizada con editores del diario y se llegó a la decisión que todos conocemos. ¿Por qué? Porque cualquier comportamiento violento y atentatorio contra los derechos de la persona y de la mujer en particular que pueden tener algunos de sus trabajadores o colaboradores colisiona con el ideario y la reputación de Perú21 en ese tema, el mismo que por una campaña por #NiUnaMenos acaba de recibir su segundo reconocimiento internacional.

Por eso mismo dije que saludaba la decisión del diario –considerando además que se había pedido oportunamente a Mendoza su versión– y no por sus opiniones o información que ha proporcionado acerca de importantes casos de actualidad y de corrupción.

No obstante, confío en que el diario estará atento al caso materia de la denuncia y, de resultar exonerado de responsabilidad, el diario tendría que pronunciarse.

A propósito de esta historia, muchos lectores pidieron que se hiciera lo mismo con otro columnista del diario, Pablo Secada, por antecedentes de agresión. Transmitida la inquietud a la Redacción, se me informó que su situación ya había sido examinada. Repito: cualquier decisión respecto a los colaboradores, es decir, los columnistas, es decisión exclusiva del director.

Pero que sirva este caso para que todos tengamos en claro que no solo se defiende una causa de la boca para afuera, sino que también se predica con el ejemplo y esto involucra a todos los miembros del equipo y a quienes gozan del privilegio de firmar en ese espacio.

2. El lector Jorge Bazán me escribe advirtiendo que en la plataforma digital se publican hechos policiales de otros países, pero que en los titulares no se hace esa precisión del lugar de la noticia. Por qué darle tanto rebote en web y en redes, me dice, si ya bastante tenemos con lo nuestro.