¡Anulemos las elecciones!

0
712


En vista de la conspiración mundial en contra del pueblo boliviano, encabezada por: la CIA, la KGB, el Mossad, el Grupo Bilderberg, el Opus Dei, los Caballeros Templarios, los Rosacruces, los Alienígenas Ancestrales, la Liga de la Justicia, Los Vengadores, las Legiones Demoniacas, Vladimir Putin, Donald Trump, George Soros, Bill Gates y el pato Lucas… seguramente me he olvidado de algunos otros. Determinamos anular las elecciones.

Total, siempre podemos hacer otras hasta que gane nuestro candidato favorito, y así nadie podrá dudar de nuestro talante democrático. Es inadmisible que estos “rojillos”, “zurdos”, “comunistas”, “socialistoides”, que además huelen mal, quieran robarnos nuestro sagrado voto. ¡Habrase visto tamaño atrevimiento! Nosotros que contábamos con el aval del Espíritu Santo y al “elegido de Dios” como nuestro candidato, no podíamos perder.

¡Fraude señores! Todos son unos traidores que han pactado con las fuerzas del mal. Nuestra inquebrantable Fe no admite otra explicación. La razón, el pensamiento critico y el sentido común son instrumentos del Diablo. Todos los que duden del fraude arderán en el infierno. En Bolivia se juega el destino del mundo, el Armagedón. La batalla final entre la luz y la oscuridad, y como somos claritos venceremos a los oscuros.

Que se han creído estos cholos y cunumis, adoradores de Satán, meretrices de Belcebú ¿qué porque son más nos creen menos? Eso no es democracia. Nosotros que organizamos kilométricas caravanas de Toyotas, Mercedes, Range Rovers…en fin, todos autos bendecidos y con el rosario colgando del retrovisor, reclamamos nuestro derecho divino y democrático de sacarles la mierda a los herejes. Otra cosa es dictadura.

Nuestro cojonudo líder de la Unión Juvenil Cruceñista convoco a un “paro indefinido de 44 horas” con bloqueo de rotondas, hospitales, cementerios, fuentes de trabajo, lenocinios y quema de mercados. Ojalá tan sabia decisión sea imitada por los demás Departamentos. La lucha será larga y cansadora, esto de aporrear ciudadanos que desean trabajar es agotador, pero a no desmayar que la victoria es nuestra, si no, cambio de Dios.

Paralelamente a estas heroicas acciones nos encontramos en vigilia y oración permanente en la puerta de los cuarteles. Siempre cabe la posibilidad que alguno de estos magníficos guerreros, herederos de Leónidas y sus 300 espartanos, escuche el llamado divino y lidere a las huestes celestiales en esta ultima cruzada. Bueno, si no es la ultima que sea la penúltima, y es que en estos tiempos ya no se sabe.

Por último, y si nada de esto funciona, convocaremos al generalísimo Efraín Ríos Montt alias “The butcher” o el matarife. Famoso pastor y militar guatemalteco, implacable instrumento de Dios, feroz destripador de indios y comunistas ¿Qué ya murió? ¡Carajo! No importa, esta guerra también es espiritual