El cambio repentino y la confusión de los usuarios podría ser aprovechada por piratas informáticos para robar tus datos.

Juan Carlos Figueroa

La prisa con la que Elon Musk está ejecutando el cambio de nombre de Twitter expone a los usuarios a algunos riesgos de seguridad. Por eso, cuidado con la ‘X’, dicen varios expertos. Advierten que la transición, anunciada el pasado domingo, podría ser aprovechada por piratas informáticos para robar tus datos.

Musk, dueño de Twitter desde el año pasado, explicó que había asegurado el dominio X.com como el primer paso de este cambio de nombre. Sin embargo, parece que el magnate tenía tanta prisa porque el mismo todavía no redirigía a la red social la mañana de este lunes.

Muchos servidores DNS, las piezas clave de la infraestructura de Internet que dirigen a los visitantes al sitio web correcto, pueden tardar 48 horas o más en actualizarse. El problema con X.com ya se resolvió. Pero la compañía no ha tomado todavía otras medidas básicas de seguridad. Por ejemplo, asegurar el dominio XX.com u otros parecidos.

«Las personas que buscan la nueva URL podrían encontrarse con sitios de imitación que desean robar los detalles de inicio de sesión de Twitter», dijo Jake Moore, asesor de seguridad cibernética global de la firma de seguridad ESET, a Forbes.