Martin Baron, líder del prestigioso diario norteamericano, habló en la primera edición del pódcast en español que realizan los periodistas colombianos Juan Carlos Iragorri y Jorge Espinosa. Esta es la apuesta que tienen. «El pódcast acercará aún más la reportería y el análisis del periódico a quienes hablan español en Estados Unidos, América Latina, España y el resto del mundo”, director The Washington Post, según publicó el portal Semana.com.

“La nueva expansión de The Washington Post es en otro idioma”, dijo  el célebre periodista de la CNN Brian Stelter. Y ese idioma es el español. En efecto, el novedoso proyecto de este diario que se convirtió en un mito cuando en 1974 forzó la renuncia del presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, tiene dos patas: un pódcast en español, y una serie de columnas de opinión en la misma lengua que aparecerán en la página web.

Los aranceles de EEUU a Brasil y Argentina. Entrevistas a Evo Morales, y al director del Post fueron los temas de lanzamiento de la apuesta de audio, que lideran en este momento dos periodistas colombianos: Juan Carlos Iragorri (corresponsal de SEMANA) y Jorge Espinosa. Ellos dos estarán junto con la periodista Dori Toribio, corresponsal en Washington desde 2010. 

El formato estará disponible dos veces a la semana y en este se contarán y se explicarán las principales noticias del día, con especial énfasis en las que ocurran en el mundo hispanohablante. «La idea es poder contarle a usted qué está pasando en el mundo», dijo Iragorri en la presentación de esta apuesta. 

Como dijo Marty Baron, director de The Washington Post, al anunciar todo el plan, “el pódcast acercará aún más la reportería y el análisis del periódico a quienes hablan español en Estados Unidos, América Latina, España y el resto del mundo”. Baron, conocido por ser el líder de la investigación que destapó los abusos sexuales a menores en la Iglesia católica de Boston, que inspiró la película Spotlight, habló en este primer episodio de la apuesta que tiene el diario con la comunidad hispano hablante. Describió, a su vez, los pódcast como una plataforma emergente muy atractiva para hacer periodismo. 

El pódcast tendrá como invitados a los protagonistas de la noticia y a quienes puedan revelar qué hay detrás de ella y qué significa. De este último grupo formarán parte numerosos periodistas de The Washington Post, cuya sala de redacción cuenta con casi 1.000 reporteros, analistas y corresponsales de la más alta calidad.

No hay que olvidar que el Post ha recibido más de 40 premios Pulitzer y que Washington es la capital con el más grande poder político del planeta.

Pero, ¿cómo surgió en The Washington Post la idea de un pódcast en nuestra lengua y de una sección de columnas que estará dirigida por Elías López, exdirector de The New York Times en español?

Todo empezó hace más de un año por iniciativa de Marty Baron, que habla castellano muy bien y que ha viajado extensamente por la región, y de Emilio García-Ruiz, jefe de redacción del periódico y de padres españoles. Para ellos, un paso importante del diario es llegarle a un porcentaje de los más de 50 millones de hispanos que viven en Estados Unidos, de los casi 500 millones que habitan América Latina y de los más de 45 millones que hay en España.

Con ese propósito convocaron a varios periodistas latinoamericanos, españoles e hispanos para analizar alternativas y, claro, competir con The New York Times, y se embarcaron en esta nueva aventura.

Iragorri, Toribio y Espinosa debieron hacer varias pruebas en los estudios de la sala de redacción del periódico. También se hicieron ensayos con columnistas mexicanos bajo la coordinación de Mael Vallejo y María Jesús Zevallos, y luego las directivas del Post decidieron invertir en los dos productos. Si la cosa va bien, ampliarán la oferta.

“Todo esto es un reto, y no es nada fácil”, dice Iragorri. “Pero vincularse a The Washington Post es como entrar al Real Madrid o al Barcelona, y trabajar con Marty Baron, que ha dirigido periodistas y equipos premiados una decena de veces con los Pulitzer, y uno de cuyos trabajos cuando era director de The Boston Globe dio origen a la película Spotlight, es verdaderamente honroso”.