Que no mueran los recuerdos…

(A la amada del árbol de los recuerdos, Homero Carvalho Oliva)

Ha quedado confundida la lágrima

Ante el silencio, no hay un argumento cuando alguien se va…

Quedan las calles rotas de recuerdos, son ahora

Estampas bañadas de palabras que ya no tienen voz…

Camino sin destino…buscando lo que no recuerdo pero sé que existió.

He de mirarte tanto sin que mi mente imprima algún recuerdo…

Pero mi alma jamás ha perdido la memoria

Será tocarte  y encontrarte sin que yo misma lo sepa,

Se ha ido el tiempo y el olvido se apodera de mí.

Jamás mi intención ha sido venderme a sus engaños…

Pero por alguna razón, me abraza y seduce

Mi alma lucha y sufre antes de abandonarse por completo.

Anoche lloró por el temor de no recordar por qué ha luchado

Y se pregunta ¿Ese es el olvido?

¿Es el vacío de alguien que se ha ido?

¿La mirada perdida en los silencios

o el personaje fuera de lugar en alguna historia?

No lo recuerdo…pero sé que es así porque lo siento…

Cuando ya me haya ido de mi mente.

Solo quiero que mi alma no se marche de mí.

Y mis recuerdos queden como alimento

De quienes han quedado conmigo hasta el final

Que guarden mis palabras que ya no serán mías

Tal vez de algún poeta

Que le cante a la vida

Pues así sabré que no me ido

Que me quedé

Que solo han muerto mis recuerdos en mi mente

Pero no en la vida ni en mi alma

Pues ella jamás, jamás ha perdido la memoria.

Amor eterno

(Para Nelson, mi amor, que salió de un sueño)

Nunca dijiste lindas palabras,

Pero te quedaste siempre a mi lado,

No traes a menudo flores,

Pero me sonríes tiernamente cuando estoy llorando…

La palabra más tierna que dijiste,

Manzana verde…

Pero me ayudó a formar la metáfora más completa,

Me has besado tantas veces con la mirada,

Me has abrazado el alma con tu silencio prudente,

No, nos gustan las mismas cosas,

No tenemos nada en común,

Y por cosas del amor estamos juntos,

Y por cosas de la vida, la luna y el sol,

Son promesa de amor eterno…

Romance secreto con el chaco

(En ningún lugar he sentido tanta pasión, con la misma fuerza que en el verano nos quema la piel y el alma… así, en invierno nos congela)

No sé cómo ni por qué

Pero me conquistó el paisaje hecho poesía.

Me enamoró el calor de tus cincuenta grados

Que me abraza y envuelve en una pasión sin nombre,

Mitad real, mitad magia…

Me ha seducido lo insólito de tu existencia surreal,

Hecha verde estrella que brilla en tu mirada

Y sin querer te fui queriendo y se adueñó de mí este sentimiento

¡Chaco lindo! Con qué me has embrujado

Que no puedo ya alejarme de ti

Y piel te extraña cuando lejos de ti no puedo besar tu aire caliente,

Ha nacido entre nosotros un romance secreto

Que no sé si comenzó en el rio,

O en esa hermosa noche en que amanecí bajo tu cielo,

Jamás mi boca ha sentido antes tan profundo beso

Hecho de fuego que suavemente quema,

Me he vuelto a encontrar en tu mirada franca,

Y he querido perderme una y mil veces en tus parajes inéditos,

Al son del dulce canto de pájaros y violines

Que son la serenata de mi alma enamorada,

No sé si algún día, yo de aquí me vaya,

No sé si el destino me juegue una mala pasada,

Pero sé que mi amor por ti no acaba,

Por más lejos que me encuentre,

Latirá en tu alma de quebracho mi nombre…

Mi vida, mi alma

Prendada de tu mágico encanto,

Con mi corazón de poeta

Dormido en el romance de tu paisaje,

¡Chaco! Ya no podré olvidarte…

Borracho en tu piel

 Yo te soñé, en la caricia de tu desnudez,

Me miré en el espejo azul de tus ojos claros,

Borracho de tu piel, no te quiero perder,

Me has embriagado el alma,

Y no sé qué hacer,

 Quiero huir, pero no puedo,

Te tengo en la piel,

La brisa de la noche que acaricia nuestros cuerpos,

Es la dulce madrina del placer,

Que se haga eterna esta noche,

Que las horas no avancen, se detenga el tiempo,

Para amarte,

Empalidecí de amor al encontrar tu mirada limpia

En el roce de un beso,

Jamás temblé tanto, no era el frío, no era el miedo,

Era el canto sublime de lo más tierno que mis labios han sentido,

Mis dedos recorriendo tu piel,

No quieren profanar tanta pureza,

Entonces me recorre un frío intenso por la espalda,

Me estremece el cuerpo y muero un instante…

Son cosas del destino

En el camino errante nos encontramos,

Sin que hubiera una intensión, sólo fue cosa del destino,

Mirar tu rostro limpio, fue la cosa soñada,

Tomar tu mano y apretarla hacia mi pecho

La nostalgia de amor que más añoro,

Nos encontramos por esas cosas que tiene la vida,

Ninguno de los dos lo había planeado,

Por cosas del destino yo ya no te olvido,

Cruzaron nuestras miradas

Que difícil escapar de aquella magia casi prohibida.

Robarte el beso fue la gloria,

Qué más puedo decirte…

Se prendó mi corazón y yo ya no soy más mi dueño,

Por cosas del destino yo te pertenezco,

La pasión es más intensa, cuando el amor es prohibido, lo sé

También sé que saldré de ésta mal herido,

Pues tú eres la dulce espina que se clavó en mi pecho…No importa que sangre…

Erika Uyuni Hinojosa. Bolivia, 1976, Potosí, Maestra de Literatura, de profesión, escribe desde niña, su inclinación por el arte se vería reflejado a lo largo de su vida, se dedica también al teatro, otra de sus pasiones.  Dirige el elenco de teatro juvenil “MACONDO ART. ETG” en Villa Montes, arte al que le entrega gran parte de su tiempo, participando en diferentes actividades, teatrales. Escribe guiones de teatro, tales como: Pregúntale a Alicia, obra adaptada de un diario, Celos cantaré, celos bailare, comedia en tres actos, Sin elenco sin Marido, obra en tres actos.

Participó de “TERTULIA POÉTICA INTERNACIONAL” REYES DE LA TERTULIA 2019 de Villa Montes para el mundo. Donde obtuvo Mención especial.

Actualmente reside en Villa Montes y pone en consideración una de sus primeras obras poéticas