“Los sueños de unos son las pesadillas de otros”

0
295


La frase del título le pertenece al escritor argentino Adolfo Bioy Casares y es perfecta para definir lo que nos sucedió en las elecciones nacionales y lo que nos va a suceder en las del próximo año. Entonces es mejor que el fin del mundo nos agarre bautizados.

La gran esperanza de ganarle al MAS fue Comunidad Ciudadana y ya sabemos que no hicimos bien nuestra tarea. Hablaré de CC porque alguna vez creí en ellos, ¿para qué hablar de las otras organizaciones? más de lo mismo. Algunas autocríticas que he leído, de dirigentes de esta organización, echan la culpa de la derrota a factores externos como la dispersión del voto; otras señalan que los errores fueron internos como la autosuficiencia de creer que su candidato, por sí mismo, era un imán del voto útil y que el candidato a la vicepresidencia no ayudó para nada a ganar votos; que CC confundió los tiempos históricos y, como dice José Luis Mollinedo en un brillante análisis: “Confundieron el tren con el maquinista” (la frase pertenece a Sergio Almaraz), creyendo que caído Evo se liquidaba el “proceso de cambio”, ni siquiera se dieron cuenta que el MAS usó la cuarentena para reorganizarse.

Recuerdo que el año pasado le pregunté a un amigo de CC porqué habían elegido a Gustavo Pedraza como candidato a la Vice y su respuesta fue elocuente y cínica: “Porque no queríamos que alguien le haga sombra a Carlos Mesa”, ahora creo que la decisión de elegirlo fue tan patéticamente efectiva que, incluso hoy día hay gente, en las redes, que se pregunta quién es Gustavo Pedraza. Así fue que toda la campaña de CC estuvo basada en la figura intelectual de Carlos Mesa, olvidando que las elecciones se ganan en la calle y no con discursos bonitos y que tampoco alcanzan las redes sociales, hay que acercarse a la gente, barbijo incluido.
En Santa Cruz Pedraza hizo mutis por el foro durante toda la campaña, tal vez se dio cuenta que su papel era ser invisible; lo triste es que fue desleal con su propia gente que trabajó en ese proyecto desde sus inicios hace tres años, recuerdo que una candidata (me reservo el nombre por ahora) que apareció a última hora en las listas me comentó que un día antes de la inscripción la llamó Pedraza para rogarle que integre las listas porque en CC no tenían gente para inscribir (¿); ella estaba sorprendida porque no era dirigente de nada ni representaba a nadie, simplemente era su amiga y se sentía feliz, sin saber que ese y otros “dedazos” generaría descontento y ahora Pedraza echa sus males a otros.

Y para cerrar con broche de oro, en las últimas negociaciones para las alianzas, tumbó una por una las posibilidades de CC en Santa Cruz porque antepuso su ambición personal y no permitió que otros militantes de su partido sean incluidos en las listas, para terminar apoyando a un candidato a la gobernación al que le rogó que le diera un asambleísta, no dos ni tres como se merecían, uno porque no quería que se incluya a ninguno del FRI o que no sean de su reducido entorno; además de llevar a la alcaldía a uno que nunca fue de ellos, contraviniendo su propia lógica de no dispersar el voto; por lo menos en Santa Cruz con Pedraza al frente nunca hubo la intención de generar unidad que es lo que, supuestamente, reclaman a otros.

La dispersión del voto en Santa Cruz será mayor que la de la elección nacional y solo hay una organización política, el MAS, que parte de la base sólida de 38%, es decir es voto duro, de los otros no se sabe, incluido Camacho, porque creo que su porcentaje de 45% en nuestro departamento ya bajó por varias razones, entre ellas que la victoria del MAS hará que algunos voten a ganador, que un buen porcentaje del 17 % de CC no votará por Camacho, que hay gente cansada que quiere un gobierno departamental fuerte y hasta que, como me dijo un taxista, “Cronenbold es bien camba, “camba/camba” como Percy, puej” y así lo comprobaremos en marzo. CC pudo hacer la diferencia en estas elecciones marcando la línea de la unidad; sin embargo, prefirieron parecerse a lo que tanto critican, incluso en sus infames actuaciones personales, “altoperuanas” como dice el mismo Pedraza con desprecio. Pedraza decretó la muerte de su propia organización, CC es un muerto que aún no sabe que está camino al cementerio de los olvidados. Eso es lo que tenemos para las subnacionales, así que es muy probable que, en Santa Cruz, gane el MAS. Estamos avisados, luego no nos quejemos.