Gualberto Lizárraga Ferrel

El día 10 de noviembre del 2019, Juan  Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera renuncian a sus cargos ante la presión ciudadana que emerge desde el 21 de febrero del 2016, al señalado día de su renuncia, en que además de renunciar deciden salir al exilio dorado, a pesar de que, según ellos, eran objeto y sujeto de persecución por un gobierno transitorio que asume la segunda vicepresidenta del Senado ante el abandono del cargo circunstancial, creado y estructurado por el propio gobierno y su partido, para tratar de mostrar que fueron derrocados por la derecha y el imperialismo, muy al estilo manoseado de las épocas de lucha del movimiento obrero, como que estarían profundizando el proceso de cambio de la sociedad que no permitían la instauración del castro comunismo tan de moda en las décadas 1970-1980, a cargo de regímenes militar empresariales o de la cosa nostra, militar empresariales y que, por el contrario, en aproximadamente 14 años convirtieron al país en su feudo copando los 4 órganos del estado para delinquir, maltratar, discriminar y enriquerse a su antojo, poniendo mano dura contra sus opositores y guante blanco a sus conmilitones y autoridades de diferente cargo y rango jerárquico. Más que todo esto, vulnerado la CPE, no cumplir ni hacer cumplir las normas y voluntad  de soberano en el intento de modificar el artículo 168 de la CPE para habilitarse por cuarta vez al mandato del Estado. La vulneración al Estado de Derecho, el desacato al resultado del 21 de febrero del 2016 y por los fraudes montados para manipular datos electorales a favor del oficialismo, en nuestro criterio, desde la tercera elección, el referéndum del 21 de octubre que hicieron aparecer como un virtual empate y las elecciones generales del 20 de octubre del 2019, fraudulentas o llenas de muchas irregularidades en el manejo de actas, transcripción y procesamiento, se hicieron ganadores en primera vuelta,  truncar así  la asunción al gobierno del binomio de la CC, que en verdad fue el ganador absoluto que, ya no quiso ni hacer mención el informe de la OEA, no deja en paz a la ciudadanía que lucha y cifra sus esperanzas de vivir en paz, libertad y democracia en el marco de la CPE promulgado el 2009, cuando soportando muchas políticas reaccionarias y conductas soberbias y dictatoriales del mas y Evo-Álvaro  acostumbrados a lograr a como dé lugar sus caprichos y placer fetichista del poder,  al final, estallo la rebeldía incontenible   de la ciudadanía que, utilizando pititas para impedir libre circulación vehicular acrecentó su fuerza y poder como medida  protesta y presión social, no cejo en su demanda de pedir renuncia de Evo, conformación de un nuevo TSE y convocatoria a nuevas elecciones. Esta demanda se constituye en la base del actual gobierno de transición que está en camino de ser cumplido sin atenuantes, salvo la modificación de plazos y procedimientos electorales que sean la garantía de que los electores no sean defraudados en su voto.

Consideramos que si en el informe de la OEA se decía que, el ganador absoluto de las elecciones generales fue Carlos Mesa, ante las irregularidades identificadas por la comisión de la OEA en las elecciones generales del 20 de octubre, por el partido y gobernantes del MAS, no había sido necesario anular ni recomendar nuevas elecciones y menos inventar, desde los renunciantes a la Presidencia y Vicepresidencia, la huida de Ministros y autoridades masistas, con deliro de persecución al que se acostumbraron practicar contra sus críticos y ahora lo viven como psicosis delincuencial, más aun, no permitir que siga vigente el MAS y dejar sin curules a diputados y senadores, al ser cómplices de la re postulación por triquiñuelas jurídicas argumentadas por los miembros del entonces TCP y de una oportuna declaración del CIDH en sentido de que la reelección de manera indefinida jamás fue ni es un Derecho Humano. Los cerca de 14 años de simulacro de un gobierno socialista o de proceso de cambio, nunca dijeron de qué tipo de proceso hablaban y qué tipo de proceso de cambio fue la demanda popular a más de la democracia restituida con sangre y persecuciones en las décadas de los 80, tanto los neoliberales como los indigenistas, teñidos con hacia el socialismo como con la privatización, actuaron de similar manera ante el pueblo y sus circunstanciales opositores.

Al presente se sigue discutiendo y tipificado al actual régimen de ser golpista y todavía existe en descaro de sentirse perseguidos, comprometiendo por los escondidos en la embajada de México, al Estado Mexicano, en el intento vano de pedir salvoconductos para salir del país a como dé lugar y los gobiernos de México, Argentina y España, prestándose, a ser quienes pretenden la fuga de estos miserables y cobardes que durante 14 años jodieron a sus inventados opositores, sin darles lugar al debido proceso, la presunción de inocencia y a aceptar sus responsabilidades de varias muertes en diferentes momentos de su reelección, desde el único y primero valido de su victoria por el voto castigo al gonismo y sus posteriores reelecciones fraudulentas que, en definitiva se descubren ellos mismos en estas acciones ilícitas y golpistas que endosan a las organizaciones políticas de oposición aparente, en términos de visión y políticas indiferenciadas.

Para los socialistas de convicción y formados en la lucha y la escuela política revolucionaria, ninguno de los actuales en carrera electoral se podrían identificar como de ideología, programa y políticas de tipo socialista y mucho menos de la visión transformadora del capitalismo sino de total acoplamiento a este sistema mundial globalizado. Es inaudito que, algunos intelectuales de alto nivel académico en el país como en el exterior, estén propalando la denuncia de que en Bolivia se produjo un golpe de Estado, cuando esta práctica no es más ni menos lo que ha hecho el MAS, sus dirigentes y los intelectuales comodines que no encuentran otro tema de que hablar, después de sufrir su renuncia. En palabras simples el golpe de estado armo, desencadeno y ejecuto el MAS, al repostularse ilegal e ilegítimamente a una cuarta elección en contravención al artículo 168 y el desacato al referéndum del 21 de febrero del 2016 que le dijo no a la re postulación de EVO-ALVARO.

El MAS y su equipo de políticos, por analogía, jugaron un partido de futbol contra sus oponentes, contrataron el árbitro (TSE), eligieron la cancha donde jugar (Ley de O:P.), sabiendo que no ganaban, apuntaron al penal (fraude), fallaron el gol de la victoria, quisieron que el árbitro hiciera repetir el tiro penal, llamaron al veedor internacional (OEA) en la certeza de que iría a facilitar dicha contravención de reglas (solicitaron auditoria electoral) y para sorpresa de ellos y de sus oponentes, destacaron una comisión de alto nivel (OEA) para el auditaje, resultado final, detectaron irregularidades en todo el proceso del partido de futbol (Elecciones generales) y para salvaguardar su buena amistad con el binomio de prepotentes (Álvaro-Evo), los de la OEA apenas atinaron a recomendar nuevo partido (Nuevas elecciones), con el añadido de Evo, con nuevos actores políticos y con nuevos árbitros.

Sea en política o en deporte, quienes jugamos y actuamos en consecuencia, deberíamos enmarcar nuestros actos con la mayor ética y moral y no como simples maleantezuelos que juegan solo por ganar y cuando pierden se ponen a llorar o pelear como aquellos niños a quienes se les quita la pelota, cuyo dueño no son ellos, pero que se les hicieron creer que eran los dueños y no los niños.

Esto no pueden interpretar adecuadamente, esos aparentes ideólogos del socialismo del siglo XXI y hacen campaña a todo pulmón contra el gobierno transitorio del mismo proceso de cambio, que solo nomina nuevos integrantes en el alto mando de las FFAA, la Policía Boliviana, el equipo ministerial, por lo demás no ha cambiado ninguna medida ni proyectos, más que darle continuidad a lo que estaba vigente con el gobierno del MAS y poder de Evo-Álvaro. Inclusive sigue manteniendo la composición del Órgano Legislativo y Judicial del régimen masista, además, empeñados a cumplir los dos objetivos de este régimen de transición como ser la elección de nuevos vocales electorales y la convocatoria a elecciones generales, con la mayor transparencia y esmero, que el MAS jamás actuó de ese modo.

Con la mayor franqueza, el actual gobierno de Janine Añez, al ser resultado de una sucesión constitucional y sabiendo que la mayoría parlamentaria permitió la vulneración de la CPE y el TCP ilegalmente viabilizo la re postulación del binomio, debían ser suspendidos en sus funciones y mediante DS encaminar la elección de los vocales electorales y que estos convoquen a las elecciones generales y subnacionales con todas las prerrogativas de ley, procesando a los vulneradores de la CPE y así restituir la victoria electoral de los candidatos de la Comunidad Ciudadana y pronunciarse sobre las sanciones que deben sufrir las autoridades renunciantes y el equipo ministerial que acompaño las diferentes gestiones de Estado en estos 13 años y 9 meses, sometiéndolos a un juicio de responsabilidades dentro el país, facilitando el retorno de Evo-Álvaro y exigiendo a la Embajada de México coadyuve a que los que tienen procesos judiciales iniciados rindan cuentas de sus actos en plena libertad ante el pueblo del que se burlaron y de sus electores estafados con sus mentirosas campañas mediáticas archimillonarias. Si el presidente renuncio junto con su vicepresidente, salieron al exilio y desde esos lugares convoca a su militancia, siendo acusados  por los electores como autores intelectuales del fraude electoral de octubre del 2019, todos sus cuadros y militantes que viajan a su encuentro a recibir instrucciones, están encubriendo y protegiendo a sus jefes, antes que exigirle retorno a dar cuenta de sus responsabilidades o estar estúpidamente pensando hacer su informe final de gestión, están perturbados ante su derrota, que niegan tal situación. Se constata, por todo lo que ha dicho y hace desde el exterior don Evo Morales, que su partido debía, en primer lugar, sancionarlo antes que nombrarlo jefe de campaña de esa organización política, por supuesto esto debería suceder si acaso fuera el MAS una O.P. solida, donde este regido por el Centralismo democrático y no actuar como  llunkus, remunerados por el favor político o como mercaderes de la política.

Evo el endiosado, no es mas que un sueño escapado

Reconozcamos que hasta los dioses se equivocaron en la mitología así como en la explicación del origen del universo y la naturaleza, con mayor fundamento un ser humano de carne y hueso, un dirigente cocalero electo presidente a quien la publicidad, la benevolencia de sus seguidores favorecidos por los beneficio otorgados en sus negocios, enriquecido con recursos del estado Plurinacional bajo su administración, en retribución a esos favores le engrandecieron al extremo que para ese régimen en el poder hicieron todo grande, algo nunca visto por la publicidad y hasta las mentiras se convirtieron en verdades, en la boca del mentiroso todo  se hace dudoso reza el dicho, abusaron del poder y de las arcas del estado, negociaron los recursos naturales a precio de gallina muerta, incendiaron los bosques para vender tierras y otorgar como premio a sus seguidores, se lavaron la boca de ser indígenas, campesinos y originarios predestinados a quedarse en el poder por el tiempo en que la perpetuación de la especie humana y herencia cultural aymara perdurara. Manipularon a los dirigentes de los movimientos sociales, dejaron hacer y pasar sus actos delictivos en tanto y en cuanto hacían, según lo que Evo-Álvaro pedía, como contribución a sus campañas, cargos y hagan lo que hicieron. Un gobierno que saca a sus grupos delincuenciales entremezclados con su militancia y cocaleros como a transportistas integrantes del clan o multinacional  de la delincuencia, matado a palos y balas, así como inducir a su gente a ser matado para sacar beneficio de derechos humanos vulnerados para ser amparados por otros gobiernos que se benefician de negocios ilícitos. Es por demás el material existente sobre las arengas de ser el enseñador de bloqueos, huelgas, paros y masacres, así como el de cercar ciudades para reducir a la población blancoide de las ciudades más pobladas y politizadas en el país, por boca y publicaciones de Evo-Álvaro y la prensa oficialista, a los que llama oposición de derecha, agentes del imperialismo, grupos fascistas, enemigos de los pobres y de los indígenas, etc. No reconocer esos errores siempre es de cobardes, negarlos es de ladrones y endosar sus errores a falsos enemigos de clase es realmente una felonía.

Cuanta baja moral tienen la dupla Evo-Álvaro, tantas obras y proyectos ejecutados de baja calidad y alto costo, es una indignidad para su entorno político y social que constituyen en los sepultureros de la ideología revolucionaria y el socialismo a nombre de ser socialistas y revolucionarios, que todo lo pagaban y vendían como propaganda para mostrarse ser un paradigma en el mundo por mantener la estabilidad económica, realizado una revolución educativa y cultural, todas ellas mentiras del siglo XXI, provenientes de aquellas escuelas de mercaderes de política, empresarios modernos del bloque socialista derrumbado y la panacea de los ideólogos el socialismo del siglo XXI, que avergüenza a quienes sin caer en el dogmatismo o el radicalismo izquierdista se asimilaron al juego de los negocios turbios y vivido en una feria de vanidades, engolosinados en el poder por poder simplemente.

Los llamados socialistas del siglo XXI, en toda la América latina, y sus ideólogos, siguen inventando mentiras para hacerlas verdaderas, renegados del socialismo marxista, reformistas del capitalismo, autodenominándose de socialistas, pobres tránsfugas y entristas a esquemas embriagadores de cuadros revolucionarios y militancia honesta mal formada, es lo que han controlado como su base social, comprando su apoyo, dando prebendas y traicionando, al final de cuentas, escapando al igual modo que los neoliberales a los que tanto criticaron, encarcelaron y nunca iniciaron el juicio de responsabilidades, al ser sus hieródulas entrenados para destruir a organizaciones políticas de izquierda, sustituir hábilmente al motor revolucionario, como son los trabajadores del subsuelo, por un sector campesino indígena, propietario de negocios, propietarios de tierras y sin responsabilidades de tributar al estado, sino aprovechar esos recursos para su enriquecimiento y montar negocios como formas de blanquear los dólares provenientes del narcotráfico o el contrabando, es nada más ni menos eso el MAS en sus niveles cupulares, con raras excepciones, una población obligada a inscribirse en sus libros por mantener su empleo, bases rurales y marginales agradecidos por ser favorecido con pequeñas obras, proyectos o créditos en sus comunidades, etc. Un líder que dice tener más de un millón de militantes inscritos, cuadros preparados política, ideológica y militarmente, teniendo lo que dicen tener, no huyen del país ni renuncian, tampoco cuando lo hace culpa al pedido de la COB y movimientos sociales o sublevación policial o sugerencia del Comandante de las FFAA, apenas hacen eso los impostores, los saqueadores de la riqueza del estado y los fugadores de capital a bancos en el exterior, siendo honestos debían hacer todo lo contrario, sin publicidad, sino permitiendo sean los mismos benefactores quienes defiendan al líder, al partido y sus integrantes y menos aun hacerlo valiéndose de la protección de socios de su calaña, para insistir que el golpe de estado es la causa de estar fuera del país. El odio racial que embarga a Evo y Álvaro, la discriminación practicada durante esos cercanos 14 años de poder, les cuesta como hombres a reconocer que es una mujer valiente y bien digna con la ley y la CPE, quien, al final del golpe masista, le dio una salida constitucional que no la perdonan al ser portadora en mayor dimensión de valores democráticos, sea de derecha o de izquierda, pero sin utilizar demagógica ni prebendalmente a un sector de la población que, en su tendencia mayoritaria ha dejado de ser el sector productivo agropecuario y dejado el agro por el comercio ilícito, estrangulando la esencia revolucionaria como son los mineros y dejando para las calendas griegas el modelo de economía y sociedad socialistas.

Gobierno de transición del proceso de cambio

No vamos a discutir que si Janine Añez es de izquierda o de derecha, lo concreto es que desde nuestra perspectiva, salvo, mediante la sucesión constitucional, la vigencia del estado de derecho y se comprometió a gestionar desde el gobierno la elección de los miembros del TSE, aspecto que está cumplido, este Órgano electoral convocara a las elecciones generales y subnacionales correspondientes en los plazos y cronograma que elaboren en ese órgano del estado, con criterio de independencia y responsabilidades que le reconoce la CPE. La intención fue que este proceso fuera lo más pronto posible, a esas formas improvisadas estaba acostumbrado el MAS y sus dirigentes, para el gobierno de transición ya no es necesario improvisar, tampoco terminar su rol hasta el 21 de enero del 2020, como parte de la programación realizada por el régimen renunciante, sino ampliar su gestión hasta la realización de las elecciones generales que concluya con la entrega del mando al ganador de dicha contienda electoral en el país, con seriedad, responsabilidad y cumpliendo su palabra.

No hay que negar que la Presidente interina constitucional, no está haciendo cambio de proyectos, planes o programas diferentes en su gestión, lo que nadie le puede negar esa atribución, como tampoco está haciendo masacre blanca en la administración publica, lo que si tiene que hacer es cancelar los servicios de las personas que fueron designadas por el MAS y su gobierno en cargos jerárquicos para reemplazarlos por gente de su confianza, del mismo modo debería nombrar a las autoridades consulares y diplomáticas con cargo a ser ratificados o cambiados, por el nuevo gobierno entrante por elecciones, sin dejar a que estas oficinas diplomáticas dejen en el abandono a los compatriotas en su trámites consulares.

Una tarea fundamental que deberían cumplir sus ministros y autoridades emergentes del carácter transitorio de la Presidente, es realizar auditorías y evaluaciones de las inversiones realizadas por el gobierno renunciante, identificar los delitos cometidos por las anteriores autoridades e iniciar un proceso de  denuncia con pruebas reales, para no caer en las mismas prácticas autoritarias y defenestrándolas a personas y organizaciones opositoras o críticas al régimen masista, ni caer en la tentación del revanchismo o venganza, muy propio de los resentidos sociales o derrotados por sus propias armas. Tampoco el gobierno de transición debería darle tanta importancia a lo que Evo Morales o sus seguidores digan o hagan, sino que sea su propia militancia digna se encargue de sancionarlo, controlar a que su conducta se ajuste a lo que establecen las leyes y en su condición de dignatario, trate, al menos, demostrar que algo aprendió estando en el poder y no solo estando en la oposición asumir medidas de presión violentas, radicales e innegociables.

El panorama político electoral es probable que se reduzca a no más de 4 frentes, alianzas o partidos, entre las cuales estarían la CC, la democracia Cristiana, el MNR y los demócratas, todos ellos integrados por sus aliados, que de ese modo les permita mantener sus personerías jurídicas, además de que los Comités Cívicos, las plataformas ciudadanas, movimientos sociales de distinta postura, reivindicativa, traten en sus alianzas, las políticas, proyectos y medidas de gestión para implementar en los 4 órganos del estado y que los que quieran hacer política hagan sus carreras desde el Parlamento, para ello, deben ir sin los prejuicios feministas, indigenistas o discapacitados, sino quienes realmente aporten en los debates con sus visiones, en las comisiones su experiencia, en labores de fiscalización un sentido eminentemente patriótico, de manera que mediante ese mecanismo se vea una lucha política clara, diferenciada y contradictoria en una conjugación dialéctica, para inducir a la transformación de la sociedad y la economía capitalista, por ejemplo, formando al pueblo, con esa altura que debe caracterizar a los cuadros y militantes político partidarios, a fin de ganar hacia su proyecto esos conglomerados sociales y que la lucha social antagónica se convierta en equitativa, orientada a atacar la causa de la desigualdad social, cultural y económica.

Conclusiones y recomendaciones

Las circunstancias políticas del momento, nos llevan a ver los hechos y disputas entre las fuerzas sociales diferenciadas entre sí, orientadas a profundizar la democracia formal y participativa, mediante la práctica del debate político, donde las ideas y las interpretaciones de los fenómenos de crisis global y nacional sean agotadas en la vida democrática, para estar preparados y dar pasos más trascendentales en función de los diversos modelos y visiones ideológicas que permitan madurar y tomar conciencia en la población en general, de la importancia que tiene la lucha política bajo esos parámetros, de modo que permita al Estado alcanzar metas y objetivos históricos proyectados para el país.

En el marco del análisis de este artículo, llegamos a concluir y sugerir:

  • Lo sucedido en Bolivia, después de la renuncia del presidente Evo y vicepresidente Álvaro, el 10 de noviembre del 2019, no es un golpe de estado, sino una sucesión presidencial constitucional, para el cual la ciudadanía ha demostrado un método de presión de la ciudadanía inédita que ha llevado al MAS y sus gobernantes a actuar cobarde y mentirosamente en el exterior, expresando que hubo un golpe de estado, solo en el afán de restarle importancia a la labor de una mujer senadora que salvo la democracia, aspiración del pueblo, que el MAS le quiso enterrar.
  • La Presidenta Janine Añez, tiene entre sus decisiones el cumplir dos objetivos que por lo que se vive en la realidad, está cumpliendo a cabalidad, demostrando así, que si ella tiene palabra empeñada a su país y agotara todos los recursos para culminar exitosamente su gestión corta.
  • Sera importante que los estrategas del socialismo del siglo XXI, estudien y analicen dialécticamente nuestra realidad y lo acontecido en Bolivia con la renuncia de Evo-Álvaro, además de no equivocarse, tan sesgadamente, solo por sentimentalismo, de acciones del pueblo que, habría sido obligado por la oposición y la injerencia imperialista a que renuncie el pseudo indígena Evo por ser indígena, hecho que no es verdad. Preferible un gobierno demócrata que un fascista medrador del socialismo y los pensadores socialistas que, despolitizaron a la ciudadanía y comprometieron seriamente al movimiento obrero a apoyar un régimen sin ideología ni concepción marxista, que le llevara tiempo sobreponerse a su propio proyecto de clase y no de los mercaderes de la política revolucionaria.
  • El régimen de Evo-Álvaro, perdió una gran oportunidad histórica de llevar al país y las clases oprimidas hacia su proyecto histórico y por el contrario haber representado los intereses de la economías transnacionales en nombre de los indígenas, campesinos y originarios de Bolivia, marginando a la clase obrera de cumplir su papel, mas al contrario cooptado su organización sindical para cubrirse de revolucionario y descolonizador bajo la férula prebendalista.
  • Los trabajadores de Bolivia deberán rearticularse en su proyecto de clase, fortalecer su composición orgánica y social, asumir su rol protagónico con nuevos métodos de lucha y control social, precautelando su independencia de clase que, le dé el espacio político para superar la democracia formal, participativa y decisional de esencia individual, por formas colectivas para la administración del estado y la construcción del socialismo.
  • La clase trabajadora del campo y las ciudades deben crear una Central Única de Trabajadores, en reemplazo de la vetusta y desprestigiada COB.
  • Esta nueva organización  de los trabajadores en Bolivia debe ser la promotora del juicio de responsabilidades de los gobiernos fraudulentos, corruptos y vende patrias y fiscalizar a los fiscalizadores.