Las soft skills en el ámbito educativo

0
286

Soft skills es una expresión, especialmente, empleada en el ámbito empresarial y de negocios; en la actualidad, en el campo educativo se ha recogido este término para hacer referencias personales, sociales y emocionales que son deseables en un profesional, para este caso, en un docente y en un estudiante.

En la realidad actual, la educación ya no debe centrarse en los contenidos, sino que debe basarse en aspectos que las máquinas nunca podrían sustituirlos, se menciona a las soft skills, estas son entendidas como las habilidades blandas o habilidades socioemocionales que resultan de una combinación de habilidades no cognitivas.

En esa línea, de acuerdo con Holzapfel (2020), un docente debe contar no solo con el conocimiento de su propia disciplina y ser a la vez un buen pedagogo, sino que, además, debe contar con competencias transversales que le permitan, también a él ser flexible y acomodarse a las circunstancias desconocidas. Desde esta óptica, los profesores deben promover y/o impulsar en los estudiantes a desarrollar, potenciar y/o fortalecer las habilidades socioemocionales más fuertes. Si bien no son nuevas en la educación, recientemente, estas habilidades son importantes y están ocupando un lugar central junto con las habilidades cognitivas y el conocimiento del contenido en el aula y en la fuerza laboral para tratar, de manera efectiva y ética, las tareas y desafíos cotidianos, así, poder alcanzar el éxito en la vida personal y profesional.

Por tanto, desde los sistemas de educación primaria, secundaria y universitaria de todo el mundo deben ayudar a los estudiantes a fortalecer esas habilidades. Pues, la calidad de la enseñanza que los estudiantes reciben tiene un impacto importante en su transición desde la educación al trabajo. En las prácticas pedagógicas se podrían implementar metodologías activas y participativas (aprendizaje basado en investigación, aprendizaje basado en proyectos, aprendizaje basado en desafíos) que promuevan mejores resultados de aprendizaje y desempeño.

Las principales soft skills en la educación, tanto para docente como para estudiantes son: capacidad resolutiva, creatividad, innovación y adaptabilidad, pensamiento crítico y reflexivo, habilidades comunicativas y habilidades de trabajo en equipo-colaborativo. Por consiguiente, las notas más altas dejarán de ser más relevantes, en su lugar, serán más importantes la capacidad de aprender y adaptarse, ya que el rápido avance de la tecnología está provocando una transformación en los empleos. Pues, se dice que en los próximos 20 años se van a destruir más de la mitad de los puestos de trabajo y, que muchas de las profesiones todavía no existen (Llácer, 2021).

Hoy en día, las habilidades socioemocionales ya cuentan con una gran demanda en la fuerza laboral; pero, son escasas todavía porque en la práctica son relegadas en segundo plano.   Desde las ponencias en el “Congreso de Virtual Educa–Lisboa 2021” y el “Congreso AVIXA 2021–Educación” se proyecta que las soft skills más buscadas en 2025 por las empresas serán: creatividad, resolución de problemas complejos, trabajo en equipo, actitud proactiva, agilidad y adaptabilidad al cambio constante. En efecto, la tecnología jugará un papel cada vez mas importante y complementario en la manera en que los estudiantes aprenden y en cómo los educadores los respaldan. Incluso, a medida que la tecnología se generaliza, las personas requerirán capacidades humanas para pensar crítica y analíticamente, para formar relaciones y para cimentar la próxima generación de nuestra sociedad.

En esta realidad, países como Estados Unidos, España, Singapur, Australia, Reino Unido, Colombia, incluso en el país, se van impulsando las habilidades blandas. Por ejemplo, la Universidad Abierta Latinoamérica (UPAL) llevará a cabo el “Taller de habilidades comunicativas profesionales” para sus estudiantes de últimos semestres. De forma significativa, se encamina hacia una educación más integral.