La Palabra bajo el Sol de Septiembre

0
870

María de la Cruz Bayá C.

Poeta

La antología de narrativa y poesía Escritoras Cochabambinas de nacimiento, por herencia o de corazón, compilado por Gaby Vallejo, Rossemarie Caballero y Homero Carvalho, incorpora poesía y narrativa, de quienes van descubriendo el paisaje interior de la vida desde las percepciones que permiten la piel y la tierra.

Aproximarse a la poesía desde el silencio, el amor, la nostalgia con los símbolos de la mujer del valle, en el ángelus de un crepúsculo a la sombra del Tunari, es un viaje de grandes virajes que promueve en las orillas de la palabra un rio de emociones, que habitan y conjugan el tiempo a la sombra de los molles que despiertan al viento.

Recorrer por los instintos de la palabra, que se hace viento y liturgia, para calar desde las raíces hasta volverse libertad en vuelo, convoca a la reinvención permanente que se plasma en las aristas de versos que despiertan el aliento de la tierra, en ulalas, sauces y jacarandas.

Descubrir el sabor del tiempo, la sensibilidad de la dermis de los sueños, columpiar en la cintura de la noche, habitar e inhabitar en los andamiajes de los sentidos suplicantes, pero no indiferentes, hace repensar la vida y redimir la muerte, desde la lucidez del amor y la soledad.

Imaginarse el mundo y sus personajes, que van narrándose en diversidad de estilos de las escritoras que aparecen en esta obra que rescata la emoción de las primeras dos décadas del siglo XXI, un hecho importante, porque refleja las tonalidades, la fuerza del timbre de la voz femenina y su influencia en la literatura nacional e internacional.

Escribir y difundir la obra literaria escrita por mujeres, es un verdadero desafío sobre todo desde que la igualdad y la diferencia son elementos sempiternos que rondan los análisis críticos – comparativos que pretenden ubicarlas y etiquetarlas en determinados espacios altamente “subjetivos” fundados en su femineidad o en la generación de un alma lingüística previsible, dulce, simple, por decir lo menos ya que se considera que el universo estético que pueda plantear es menos valido.

A pesar de esta línea de pensamiento, conducta y aproximación a la literatura escrita por mujeres se puede advertir sobre todo en esta Antología de Narrativa y Poesía que no solo se incorpora el cuerpo, el amor, la soledad o la muerte, sino toda una concepción de una vida ligada a un Dialogo social que se heredó de la lucha que pretende visibilizar no solo una Agenda de la Mujer, que se traduce en una ansiedad por  reconocerse desde y con  la palabra, que emerge en condiciones impresionistas de la realidad o del paisaje interior influido por este, generando una ruta interpelativa a partir de su espacio y visibilidad.

La escritura de mujeres no tiene que ver con la crisis de la literatura, sino con una conciencia de la necesidad que deviene de la libertad de consolidar una sociedad complementaria a pesar de su complejidad, por eso la irrupción en la poesía, el ámbito infantil, o  en los géneros de novela que en muchos casos implica una  denuncia que reflejan la aprensión y desprecio social y de la crítica literaria muchas veces mordaz o arbitraria, que frenan  la difusión de los textos femeninos y que dificultan en gran medida  la afirmación de su condición de escritora.

La escritura de mujeres cochabambinas, manifiesta una cronología muy diferente, que no se conjuga a una decadencia, sino a una búsqueda/construcción de una corriente literaria que influye desde un lenguaje propio.