Grave contaminación de mercurio en Bolivia

0
73

Actualmente el mercurio (Hg) es un contaminante de relevancia mundial, con gran impacto sobre el medio ambiente y la salud que ocasiona daños irreversibles, principalmente en etapas de vida tempranas.

Los impactos sobre la salud son muchos, en una exposición aguda pueden darse efectos respiratorios, insuficiencia renal, efectos cardiovasculares, gastrointestinales, neurológicos, alteraciones neuropsiquiátricas, alteraciones neuromusculares, cancerígenos y reproductivos se asocia a un aumento en la frecuencia de abortos y dismenorrea, entre otros.

En Bolivia, el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) realizó un estudio entre agosto y setiembre del año pasado y registró 180 dragas en el río Madre de Dios, de las cuales, afirman, 166 operan de manera ilegal y las embarcaciones arrojaron 259 kilogramos de mercurio en el aire y en el agua.

La mayoría de las dragas o balsas dedicadas a la extracción de oro operan dentro de las comunidades del Territorio Indígena Multiétnico (TIM) II, ubicado entre los departamentos de Pando y Beni en la cuenca del río Madre de Dios.

Los resultados de mencionado estudio indican que a lo largo de 172 kilómetros de la cuenca del Madre de Dios operan 180 embarcaciones dedicadas a la extracción de oro. De estas, solo 7.7% trabajan de manera legal y el 92.3% están fuera de las zonas permitidas.

Además del mercurio, los análisis de las muestras de agua y suelo de la región determinaron que también hay presencia de aceites y otras sustancias que se encuentran por encima de los límites permitidos. La acumulación de estas sustancias está afectando y poniendo en riesgo a las plantas y animales que habitan allí. El mercurio utilizado en la explotación minera se acumula y se dispersa en las plantas y los peces, que son el alimento de las comunidades y está bajando por los ríos.

Bolivia figura entre los mayores importadores de mercurio en el mundo, según un informe de la ONU, donde el país ha sido señalado como uno de los puntos neurálgicos del contrabando de mercurio hacia los países de la cuenca amazónica.

También en el norte de la Paz cerca del Parque Nacional Madidi, empresas chinas camufladas como cooperativas saquean el oro boliviano, envenenando el río Kaka, según un reportaje de Manuel Seoane y Sergio Mendoza publicado en Página Siete.

Lastimosamente a pesar de contar con la Ley Nº 71 de Derechos de la Madre Tierra, la asociación ilegal entre cooperativas e inversionistas extranjeros, en su mayoría chinos, están contaminando y devastando la biodiversidad en áreas protegidas y bosques.

Gracias a la movilización de integrantes de la Central de Pueblos Indígenas de La Paz (CPILAP), el pasado 8 de noviembre, se logró la anulación del acuerdo que permitía la explotación de oro en áreas protegidas de Madidi, Cotapata y Apolobamba, en el norte de La Paz.

Por su parte luego de bloqueos y movilizaciones, las cooperativas mineras lograron suscribir con el Sernap un acuerdo para modificar los planes de manejo de las áreas protegidas para realizar la explotación de oro y tributar solo el 4,8% del valor bruto de las exportaciones.

Es de esperar que el acuerdo con los pueblos indígenas afectados por la explotación minera con mercurio se cumpla y se logre algo similar en las áreas amazónicas de Pando y Beni. Así mismo, se realice control y seguimiento a su cumplimento por parte del Estado boliviano y que el gobierno nacional haga respetar las normas nacionales e internacionales sobre la protección del medio ambiente y la vida.