Autora: Gigia Talarico
Traducción al aymara: Calixta Choque Churata

Yaqha

Maykutikipini qhiphata cirugiapa, jupapachpa uñkatasi. Nayranakapasa almendraru uñtata, niyaki lurata, uñakipaskakiwa jiwa machaqa ajanupa, jan khithinkiri nasa, oficinanakankirir uñtata, jisk’a ukhamaraki wali suma, sillunakapa niyaki pintata wilar uñtata katt’iwa  mä ñuñu k’allk’apa, kuna puquta turunjakaspasa ukhama niyapini blusa wutunanaka t’aqartayirjamawa, laka janchinakapaxä phathunaka, diwujiwa yatitampjama ukhamaraki lart’asitampi.

Niyapin yaqha, wasitata sasi kimskuti niya mä urana, jupapachpa yatisïna, ukatxa uñt’asina jupapachpana, sapakuti, uka nayriri ñaxüña. Niya kimskuti, uñti punku inamayaki mistuñataki.

Yanjata

Adanaxa kunarsatixa chhaqhayasina mä jaraphipa, ukatxa ükha suma jaqiru tukuta, ukhamaraki jan iyaw sata, ukarsatpachwa thamnaqana panqartaypinakana kusisiyasa taqi jakañaniru ukhamaraki phixtusa, Awkin amtaparjama, uka panqaranaka uñaqañpäna, ukawa juparu yaqhaqtayasipäna jan wali munañanakapata, sanawa, uka sapa jakiriru Jupaxa sutiyanawa Eva, ukawa wali jach’a suma luratana ukampinsa wali jiwakina, ukawa jan manq’aña puqukäna, uka sapakinawa jan jak’acht’aña, juk’ampi ni katt’aña.

Adanastï, ukataqi munasasti Awkiru, silusa uskt’asina jupata, ukatxa munaspanawa mistuña jupana jach’a  suma jak’apata ukat jutatasina, kunatixa jupaxa munirinawa Eva jak’ankasiña, ukxarusti sinti ch’amanawa jupataki, ukatxa imantasinawa, lakapampi curpupampi jawsata jan aruni uka muxsa puquta taypinakana.

Uka junt’u jayp’unxa, puqunakaxa uñasininwa, wiläki, munkäña, uñachayasininäwa achthapiñjama. Evana laxrapasti chhaqhätjamakinawa laka manqhipäna, nayranakapaxä munkaña Adanastï khathatinawa.

Tukuyapxanäwa waynaqasiña kunämti jupanakaxa yatipkana, janiwa ukhamakañapänti.

Adanan llakiqt’asiñapaxa uthanawa Awkipataki, asxaraña chhaqhasisaxa, ukxarusti Evaxa, Edén apnaqirjamasïnxa, sumjata asiruru past’ayäna jücha.

 Jan wakiskiri

Amtanawa kunämsa jilapaxa jilxäna jupa chika, jisk’ita ukhamaraki jan jikiqtiri, amparaparu katusita, juparu lip’katata kunamatixa mä chiwipakaspasa ukhama, asxariri mundsa; amayunäwa mä llaytharu uñtata, khithitixa munana jupana amparapa ukampinsa, juparu arkt’atanawa mä iwijakaspasa ukhama; juparu kulirayanawa ukhamatapaxa, ukhampacha  jupapachpa amayusina phuqhata ukhama apnaqasinxa ukatxa uñjasina mä suma jilakaspasa ukhama, ukaxa wakisirinäwa jaqitaki, ukampinsa familiapana historiapata creyintinapanawa, amayutapänxa ukaxa askinawa yanapt’anäwa  Awkin nayraqatapanxa, ukatxa mä timpunxa jupaxa niyasa wasitata suma jaqichispa, ukatxa janiwa khithisa tantiykaspati jupana juchapa.

Janiwa jupataki askikanti wawakäna uka masinakaparu ist’aña parlapxiri wawakipana kuna Biblia historianakata, ukampinsa maldicionanakata, ukata juk’ampinaka jichhakama juparu sapxäna jan wakiskiri, kunkapana uka manchawa ukhama uñachayäna. Janirakiwa jupataki wakisirikanti amtaña kunamatixa jilapaxa jilxana sapakuti, ukampinsa wali suma uñnaqäni suma thuru jilxana, kunamatix quqanakaxa jilki ukhama, niya juparu ch’iwichañkama purxäna, ukampinsa uka lart’asitapampi taqiniru purïna, phuqhatapini, arupasa, amtapasa wakisinawa. Ch’amanawa jupataki amuyxaña uka llaytha jäni jupampi yanapasiña munxanti, ukhamaraki niya yanapirjamakixäna kuna iwxanakampisa, niya jupasa munkaspa yanapt’ayasiña lurañanakpansa. Uka jäni awantañkasa, ukatwa nayraqata Awkipa ukxaruxa sapakuti jakañ wira, churapxäna walt’ata jilparu, kunatixa thurt’asitapata ukata juk’ampi sumanakata.

Ukanakawa lurayxäna kunatixa p’iqipankxäna uka, ukapachpanawa kuntixa luräna niya jaya sapakuti jilapampi; saranawa sumäta sapaki ukatxa qhiphaxata, disparana waljkuti niya lixwipa thuqhurayañkama, kunamatixa suti nayra maranakatpacha, lurana sapakuti kunaymanata Abelampi jiwäñkama.

Ch’axchutaxa kunkapana jakaskanawa amtayasiña uka jiwayatapa, q’ipnaqt’askakinawa uka maldicionampi ukampinsa juchapampi, niyasa yatinawa ukhamaki uthatapa chhaqhayañataki mayampi, phuqhayaña jucha sapakuti juparu katxari jilapa patxaru.     

Cuentos

Autora: Gigia Talarico

Otra

Por primera vez después de su última cirugía, se observa con atención. Sus ojos almendrados, recién hechos, siguen el examen que se hace en el espejo, observa en detalle su nueva belleza, la nariz impersonal, igual a la que todos llevan en la oficina, pequeña y fina, sus uñas recién pintadas color sangre tocan el monte de uno de sus pechos que como toronjas maduras amenazan con abrir los botones de su blusa, y sus labios pulposos y gruesos dibujan algo entre la ordinariez y la sonrisa.

Por fin otra, se repite por tercera vez en una hora, tratando de convencerse a sí misma y reconociendo en ella, cada vez, esa alma fea correspondiente a su físico anterior. Por tercera vez, mira la puerta sin atreverse a salir

El golpe

Desde la pérdida de su costilla convertida en ese ser hermoso e incomprensible que vagaba por los jardines alegrando a todo ser vivo y alterando el orden, Adán, por decisión del Padre, debería cuidar los jardines, eso lo mantendría alejado de la tentación, le dijo, pues ese ser único al que Él llamó Eva, su creación suprema y también la más hermosa, era la fruta prohibida, la única a laque no se debía acercar y menos aún, tocar.

Adán, en su inmenso amor por el Padre, sentía celos de Él y hubiera querido liberarse de su inmensa presencia superior y perfecta a la que se debía, pues le gustaba en extremo estar cerca de Eva, y también le costaba, sentía que debía esconderse cuando la entreveía, con su boca y su cuerpo llamándolo sin palabras entre las frutas maduras.

Esa tarde calurosa, los frutos se le mostraban, rosados, tentadores, ofreciéndose para ser mordidos. La lengua de Eva parecía extraviada entre sus labios, sus ojos lo incitaban y Adán trepidaba. Terminaron revolcándose en esa forma en que ambos sabían, estaba prohibido.

Adán tuvo compasión por el Padre tras su pérdida del miedo, y Eva, ya reina del Edén, piadosamente, decidió echarle la culpa a la serpiente.

Maldito

Recuerda como su hermano había crecido junto a él, pequeño y dependiente, sujeto a su mano, pegado a él como su sombra, temeroso del mundo; lo percibía como un ser débil, que necesitaba de su protección y que además, lo seguía como un cordero; a él le molestaba esa dependencia, pero al mismo tiempo sentía satisfacción por tenerlo bajo su dominio y se mostrarse hermano protector, eso gustaba a la gente; además, por su historia familiar debía ser creyente y sentía que a los ojos del Padre eso podría ayudarle,  y algún día, quizás, él sería otra vez el mejor, y por fin nadie notaría ya su mancha.

Le molestaba que sus amigos de infancia todavía hicieran gracia de sus recuentos infantiles sobre historias bíblicas y maldiciones, y más aún que debido a eso, hasta hoy, le llamen el maldito, asociado a la mancha que lleva en su cuello como recordatorio de su culpa. También le molesta recordar como su hermano, permanentemente a su lado, empezó a crecer hermoso y fuerte, como crecían los árboles, hasta el punto de hacerle sombra a él, y además, con esa sonrisa que a todos encantaba, seguro y siempre con la palabra apropiada y la razón de su parte.  Lo difícil para él, fue que ese pusilánime, ya no necesitase de su ayuda y que hasta se mostrase dispuesto a aconsejarlo como si él careciese de moral o iniciativa.  Lo ya imposible de soportar, fue que primero su padre y luego reiteradas veces la vida, premiaran tanto a su hermano por su perseverancia y otras supuestas virtudes.

Todo eso lo decidió a realizar lo que ya le rondaba la cabeza, y que era lo mismo que a través del tiempo había hecho tantas veces con su hermano; lo siguió sigiloso en su tranquila soledad y por la espalda, le disparó varias veces hasta volarle los sesos, así como desde hace miles de años, había hecho tantas veces de distintas formas con Abel hasta matarlo. 

La mancha todavía palpita en su cuello recordándole que con este crimen, seguirá cargando con su maldición y su pecado, pero sabe que era la única forma de destruir otra vez, esa justicia que cada vez se adueña de su poder sobre su hermano.