Es la única esperanza

0
557

Por no ser malpensado me equivoqué, al inicio de gobierno de la presidente Jeanine Añez, tenía muchas dudas sobre si ella comandaba el barco o lo iba hacer Ruben. Muchos amigos me aseguraron que ella era la “tora”, y yo a pesar de mi natural desconfianza les creí, ella había dado pasos muy precisos que requerían de mucha valentía, como la destitución del abogado Justiniano. Que es otro individuo al que no le confiaría, ni mi bicicleta, para empezar, porque ni bicicleta tengo.

Hubo algunos otros cambios y designaciones que obviamente apuntaban a mantener contento al partido. Los verdes nunca han gozado de mi confianza a pesar de tener algunos buenos amigos ente ellos. Son parte de esa Asociación delictuosa que durante 14 años convivio con el MAS cama adentro (creo que no mis amigos). Quienes convivieron, fue la banda que dirigió Costas, con el manos limpias de Ortiz, como siempre el hombre, casualmente presidente del Senado, se las ingeniaba para colaborar al MAS.

Personalmente me fio muy poco, de aquellos que se muestran impolutos e incorruptibles, que además viven hacen muchos años hablando muy mal de la política y los políticos, que desde  hace muchos años venían haciendo política negando el hecho, ya sea que fueran parte de las estructuras cívicas, directores de instituciones gremiales fascistoides, y también algunos renombrados hombres de prensa.

Su papel fue siempre el mismo, desprestigiar a los partidos políticos para ocupar su lugar, que era uno de los acercamientos ideológicos con los que convivieron 14 años. Ellos consideran que están por encima de los demás, nadie debe atreverse a pedir que informen o den cuentas de sus actos, en el fondo hacen lo que critican a los políticos.

Teóricamente la política es la intermediación entre la sociedad y el estado., Pero estos señores no quieren intermediación alguna, ellos se autodenominan representantes del pueblo y después, el Estado en sí. Es un perfil psicológico que los retrata a todos, no pueden ocultarlo. Tumbaron a los partidos políticos qué, si bien no eran lo mejor, algo habían aprendido en la historia: que se debe tener una propuesta ideológica o doctrinal, debieran contar con mecanismos democráticos para controlar a sus dirigentes. Partidos políticos que fueron cambiados por agrupaciones ciudadanas en las que solo una voz manda la del dueño, porque hay que decirlo muy claro, a las agrupaciones ciudadanas, no les gusta ningún mecanismo democrático que se convierta en algún tipo de control.

Esto es sencillamente porque no creen en la democracia, ninguno de ellos, en eso se parecen todos sin lugar a dudas, no escapa ninguno. Por eso se puede dar con mucha facilidad, estás extrañas convivencias, porque siempre se pueden poner de acuerdo por los intereses en juego, era algo que entendía muy bien Garcia Linera, por eso su milagrosa convivencia con el empresariado cruceño. Pero hay un rasgo más, estás extrañas sociedades suelen ser de mucha lealtad, porque la única lealtad que no se rompe es aquella que se funda en el delito.

Me da mucha pena por la presidente Jeanine Añez, creí que la irrupción en la política boliviana nos traía algo de frescor, creímos en su sinceridad, su honestidad y su valentía. No soy quien, para pedirle su renuncia inmediata, por el asqueroso tema de corrupción con los respiradores. Para todos, ya nos queda claro, que fue Ruben y su gente. Para los que conocemos bien al poblao y conocemos de esas relaciones extrañas donde siguen conviviendo juntos, no hay nada extraño. Pero quisiera y quiero seguir creyendo que la Presidente es una buena persona. Creo que le costaría un poco, pero puede haber una nueva solución, que necesita de mucha valentía. Debe procesar inmediatamente a los responsables, sin importar familias y familiares. Debería también suspender todas las compras sin licitación, se pueden aprobar normas que exigen transparencia sin que por ello la burocracia paralice el país. Y por supuesto alejar a Costa y su gente, no deben tener acceso ni a la caja chica

Sé que no va a ser fácil, todos los candidatos estaban esperando que algo así ocurriera y están con las manos listas para regodearse del gusto, creyendo que con ello ya no tienen rival al frente, en ello coinciden todos, porque ninguno cree en la democracia, son todos iguales son o peores. Está muy claro que tenemos un enemigo número uno, pero lamentablemente los otros candidatos no lo creen así y siguen tratando de realizar estás convivencias odiosas con el MAS, que llegar a un acuerdo.

Espero sinceramente que la presidenta Jeanine rectifique, si es que hay tiempo todavía, la esperanza es lo único que no se pierde.

Artículo anteriorHuelga en la pandemia
Artículo siguienteNo respires
Inmediaciones es una revista digital cuyo objetivo es brindar información fidedigna, actual y verificada a partir de notas de prensa, artículos, reportajes, crónicas, ensayos e investigaciones; apoyar la democracia a partir de la difusión de artículos de análisis y opinión, y fomentar la cultura, brindando espacio a la literatura, poesía, reseñas, libros y otras expresiones literarias.