El código de la discordia

0
756

No cabe en mi pobre lógica aquello de que nos demos un año para socializar el famoso código. La gente no lo quiere, con o sin razón, pero no lo quiere. Por qué en lugar de gastar tanta plata en propaganda, tratando de convencer de las virtudes de dicho código, no empezamos a construir uno en consenso con la mayoría de los sectores en conflicto. Estoy seguro que costaría menos plata y ganaríamos mucho tiempo.

Hay algo más por detrás. El empecinamiento del gobierno tiene otros móviles, y que no tienen nada que ver con mejorar la justicia. Todo tiene que ver con el poder. En un año entraremos en un año electoral, valga la redundancia, por lo tanto, nos enfrentamos a una mamada más, cuyo objetivo es desmovilizar la protesta. Otra vez nos quieren ver la cara de boludos e ingenuos.

Al “jefazo” ya no le cree nadie, peor aún si sale a dar declaraciones rodeado de sus amigotes del CONALCAM. ¿Quiénes son esos lambiscones para hacer y deshacer en este país como les dé la gana? ¿Quién los eligió y que intereses representan? Estas son preguntas retoricas, ya que todos conocemos las respuestas. La jauría azul está en su peor momento, hasta ahora, lo que significa que la cosa puede empeorar

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y el gobierno es el peor ciego en este momento. La credibilidad y legitimidad de Morales esta por los suelos, sin Morales el MAS no existe, por lo tanto, el MAS está en estado terminal. Ya empezaran a pelearse a dentelladas por lo que queda del cadáver llamado “proceso de cambio”. Esta vez ni el Dakar, ni el discurso demagógico y patriotero puede evitar que la gente manifieste su bronca en las calles.

 Hoy Cochabamba amaneció bloqueada. Vecinos señoras, niños, hasta los perros salieron de forma espontánea a bloquear su barrio. La policía y los organismos de seguridad del estado nada puede hacer para evitarlo. El ministro “ojosito” tampoco podrá minimizarlo, porque la reacción de la ciudadanía es contundente y, por supuesto, política.

No nos confundamos, el código de la discordia es solo la cereza de la torta. El gobierno ha venido cometiendo una serie de atropellos a la constitución y las leyes, todo esto ha terminado por embroncar a la gente, que ya no está dispuesta a permitir que el “insustituible” y su pandilla hagan los que les venga en gana. El respeto a la voluntad popular es una demanda de la que ya no pueden hacerse los giles