Eliana Soza Martínez

Desde el año pasado el escritor chuquisaqueño, nacido en la ciudad de Culpina – Sud Cinti, Iván Jesús Castro Aruzamen viene presentando en toda Bolivia sus libros: Homero Carvalho, la odisea de las palabras y Cada vida un recuerdo, ambos de la editorial Kipus. El primero un compendio de textos sobre la obra del reconocido autor beniano y el segundo el primer libro de cuentos de Castro.

Esta semana tuve la oportunidad de ser quien comente el primer libro en la ciudad de Sucre, para lo cual escribí la siguiente presentación que deseo compartir con ustedes:
Desde hace más de medio siglo, un hombre de semblante sereno y amable, ojos generosos y un bigote espeso y cenizo, característico en él, ha llenado palabra a palabra un río de literatura, uno igual al que lo vio nacer en su Santa Ana del Yacuma y que con su fuerza poética atraviesa todo Bolivia, desembocando en mares universales. Este ser, a veces, me parece sobrenatural y mágico por las anécdotas de su vida, como la de su nombre que marcó su destino: Homero, el de la Odisea. Además, la herencia de su padre: escritor y periodista; las enseñanzas de su madre sobre cómo descifrar la naturaleza, leyendo al viento, las estrellas, los árboles y los ríos de su ciudad natal. O aquella otra anécdota, en la que su tartamudeo lo obligó a escribir para narrar fluidamente las historias que no podía contar con su propia voz a sus amiguitos.

Estoy segura que estas y otras infinitas historias rondaron su vida y forman a este ser de palabras que llena, a sus lectores, de belleza a través de su poesía; nos regala universos y personajes entrañables como Precioso (El espejo de Precioso), Justina Cusicanqui (Pachamama), el origamista, Tomiashe Arakaki (Origami) y cuántos más podría nombrar, pero no alcanzaría el presente texto.

Él con su voz profunda y la impresionante memoria que lo hace declamar a la perfección los poemas de sus escritores favoritos ha recorrido Bolivia y otros países llevando sus palabras en representación boliviana. A donde quiera que va, habla de sus colegas, a los que no deja de valorar por el orgullo de ser uno más de los hijos de esta tierra.

De la misma forma no solo escribe, sino gestiona cultura a través de la organización de eventos, talleres y cursos; de la promoción de la lectura, escribiendo reseñas de libros, de autores nóveles como conocidos; prologa otros más ya que cree en la luz de los demás y la aviva.

Su narrativa y poesía no solo han llegado a lectores de Bolivia, sino de otros países, gracias a las innumerables antologías internacionales que han incluido entre sus páginas poemas y cuentos del escritor. Los premios fuera del país y los obtenidos en Bolivia son otras de las razones por las que puede ser definido como uno de los escritores bolivianos más universales, versátiles y prolíficos de estos tiempos.

Para subrayar estas características, el reto que se planteó Iván Jesús Castro Aruzamen en su libro Homero Carvalho: La odisea de las palabras fue reunir en un solo tomo setenta ensayos, reseñas y comentarios de poetas, escritores, críticos literarios y periodistas bolivianos e internacionales que se publicaron dentro y fuera del país. Cada uno de estos textos hace una reflexión sobre los géneros, que de forma versátil maneja Carvalho, fluyendo por la poesía, cuento y novela, como un navegante preciso y conocedor de cada tipo de agua en la que debe remar.

El cariño filial de casi veinte años y la valoración de la obra de Homero como literatura motivaron a Iván a emprender una investigación exhaustiva sobre todo el material que se había escrito hasta ese momento, incluyendo los impresos y virtuales; medios comunicacionales, revistas y otros. La admiración mutua de ambos autores se fue construyendo poco a poco, al igual que la amistad sólida que no evita que sean críticos recíprocamente.

La idea y desarrollo de este proyecto fue apoyado desde el principio por el homenajeado, lo que le sirvió a Iván para conseguir el material necesario e ir entretejiendo cada texto con la vasta producción carvalheana, como él la llama en la introducción del libro.

Las miradas de los autores de cada texto animan a los lectores a ser seguidores del escritor movima, porque en cada una de sus palabras encuentran simbolismo, profundidad, espiritualidad, humanidad y sobre todo belleza. Alguno diría que Carvalho no tiene nada que envidiar a los grandes escritores internacionales.

Escritores extranjeros opinan de Homero

Algo que me llamó la atención del libro fue como otros escritores reconocidos y contemporáneos han comentado los libros de Homero, este reconocimiento que no siempre es conseguido en la propia patria, él lo consiguió. Sin embargo, hay más literatos que reconocen su obra y trayectoria, por lo que me permití pedirles ayuda para comentar sobre la obra del que yo considero mi Maestro. Es así que ellos manifiestan:
“Comenzaré afirmando lo que todos sabemos, que Homero Carvalho es un extraordinario narrador y poeta; sin embargo, a esta verdad de Perogrullo yo puedo agregarle algo que pocos están en condiciones de manifestar: tuve la alegría de trabajar con él. Como compilador que fue de la Antología Iberamericana de microcuento, (2017) Editorial Torre de Papel, recibí de Homero el honor de que confiara en mi criterio para seleccionar microrrelatistas argentinos. Su actitud, por la que siempre estaré agradecida, no fue la de un jefe, sino la de un colega respetuoso y generoso. Confianza, respeto, generosidad, que se repitieron cuando, gracias a su decisión, fui invitada al “III ENCUENTRO DE MICROFICCIÓN” realizado en la XX Feria Internacional del Libro en Santa Cruz de La Sierra, evento donde, además de conocer personalmente a un exquisito grupo de microrrelatistas bolivianos, tuve la oportunidad de ser testigo del atento, deferente cariño que su país siente por nuestro escritor. Homero Carvalho Oliva, quien, a la suma de sus logros, por todos conocidos, en tierra extranjera, puede adicionar la merecida dicha de ser profeta en su propia tierra”.
Patrica Nasello, escritora argentina, editora de la Revista Piedra y Nido, espacio de difusión de la microficción hispanoamericana.

“Homero Carvalho Oliva es un escritor que ha mostrado largamente, una extraordinaria ductilidad y una enorme capacidad creativa que se advierte en la soltura con que abarca todos los géneros literarios. Un escritor indispensable en la literatura boliviana”.

Antonio Cruz, escritor argentino, director de la conocida revista literaria Tardes Amarillas.

“Homero Carvalho, un escritor, pero ante todo un gran ser humano que ha vivido para la Literatura en cada una de sus manifestaciones, cuento, microcuento, novela, ensayo, artículos y en cada uno lo ha hecho bien. Su poesía está presente más allá de sus versos en los que ha merecido un amplio reconocimiento.

En cada párrafo narrativo está involucrada una dosis de creación poética que no necesita alinear en cortas frases para decir mucho. Hay en cada escrito de Homero una huella de su país que nos sabe contar con sencillez, con afecto a la tierra y a los que la habitan en su cotidianidad y en su trascendencia a través del tiempo. A lo largo de su obra encontramos ese pasado y el presente de Bolivia, que es también el del hombre latinoamericano inmerso en su historia de muchos rasgos en común. Hablar de Homero es referirnos a una vida dedicada a la escritura en constante búsqueda. Es hablar de una obra que como el espejo nos ayuda a vernos de cerca y entender esta realidad compleja a través de sus personajes en medio de situaciones que nos muestran un continente fracturado que se rearma a través de sus piezas dispersas”.
Luis Ignacio Muñoz, escritor colombiano, director de la Revista Literaria Letras Itinerantes.

“Un escritor versátil que en su compromiso con la literatura lo mismo incursiona en la narración imaginativa que en la poesía y que no olvida el compromiso político que su patria le exige en estos momentos de efervescencia social”.
Javier Perucho, editor, ensayista e historiador literario mexicano.

“Carvalho es un hombre súper valiente y entregado a la literatura. Hay pocos así. Uno de ellos y a quien admiro por sobre todo es Kafka. Necesitamos más Homeros y Kafkas y Duras y Lispector para ser más unidos y más fuertes. Y creer, como si fuera una religión, en el arte de la escritura”. Lilián Elphick, escritora chilena y editora de la revista literaria Brevilla.
Por último, debo puntualizar que el libro del chuquisaqueño Iván Jesús Castro Aruzamen es la excusa perfecta para acercarnos a la obra de Homero Carvalho, ya sea que como lectores disfrutemos la poesía, el cuento o la novela. En sus páginas encontraremos voces y miradas diversas, pero sobre todo razones para leer sus escritos. Cierro este comentario con letras de Iván Castro: “Es de esperar que Homero Carvalho Oliva, el beniano más universal que ha dado la literatura nacional y para quien la literatura es un modo de vida porque no existe otro, siga transitando por ese río de palabras que está en toda su obra, y que navegar por las mismas para el lector continúe siendo una constante Odisea”.