Cristino Bogado, poeta paraguayense en referencia al libro «Secreto inescrutable» de Iván Jesús Castro Aruzamen / Inmediaciones

Es un hermoso canto de amor no correspondido acaso en el tiempo pero sellado en la cápsula de la escritura. Muestra que amar está hecho de versos y distancia. “Escribí estos versos para ti/ antes eran sólo tuyos, ahora ya no”.

Y que la poesía es una riqueza que llena las alforjas del amado a medida que la amada se escapa. “Mi amor es tan luminoso/ no espera nada a cambio” [solo] “estos versos para conquistarte”.

Cochabamba es la ciudad que conoce el secreto final de estos versos, cenizas de una historia que vivió la ciudad. “Extraño tus abrazos/ que no me han abrazado todavía”.

Toda poesía en el fondo es como dice el poeta: “amar tu amor que no ama”.

Leemos al abrir el libro los versos de un amor trunco y al mismo tiempo fructífero: “Eres la primera y última/ hoja de este amor, escrito con lágrimas y sangre.”

Y al terminar de leerlo amamos un poco también nosotros a la huidiza destinataria de los poemas.

Sí, esa mujer o amor enigmático, es el nombre de toda aventura que solemos llamar poesía.