Qué bueno es ser rey

0
936

Dice el dicho popular que en el país de los ciegos el tuerto es rey, hay otro que dice: el cojo le echa la culpa al empedrado, y otro más: no por mucho madrugar amanece más temprano; en fin… Podríamos nombrar muchísimos más refranes de la sabiduría popular que le vienen como anillo al dedo a la actual situación política del país.

Por si algún despistado cree que me estoy mofando de defectos físicos de alguien, se equivoca, aquí se trata de defectos morales. Y si, hablo de Morales, que de por sí ya es un defecto. En efecto, la clase política, después del sopapo que recibió el año 2003, quedo totalmente ciega, no tuvo la capacidad de leer la realidad, los resultados están a la vista

Un vivillo, de mirada sesgada, sin visión estereoscópica, se apodero del país. Después de su apoteósica coronación en Tiahunaco, creyó que sus sueños monárquicos se harían realidad, que su pretensión de fundar una dinastía estaba al alcance de la mano. No tuvo reparos en vivir como rey, en mandar como rey, imponiendo su voluntad arbitrariamente, por más absurda que sea. Secundado por vasallos sumisos y obsecuentes, se creyó el cuento de que era el elegido, el único, el insustituible, el más macho de todos.

Debe ser lindo ser rey, rodeado de mujeres complacientes, aviones, helicópteros, autos blindados y una tropa de amarrahuatos dispuestos a cumplir los mínimos caprichos del jefazo. El problema es que esta es una república, aunque le hayan cambiado el nombre, aquí la soberanía reside en el pueblo, no en el monarca, y se expresa a través del voto popular. Ni el más corajudo autócrata se atrevió a desconocer esta voluntad expresada en las urnas, sin pagar las consecuencias.

El romance termino, el pérfido galán que sedujo a las masas, resulto ser un mentiroso que nunca cumple su palabra, promete y promete hasta que le mete nomas. No obstante, el reyezuelo y su corte, aun piensan que lo están haciendo divinamente bien, que el origen de sus males reside en factores externos, ajenos a su infalible y soberana voluntad. Ahora resulta que el tuerto está ciego.

Quizás el inefable cacique, supremo chaman de los 4 suyos, debiera dormir un poco más. La falta de sueño afecta las facultades cognitivas del más pintado guerrero. A nuestro amado monarca le fascina madrugar, al pedo, pero temprano. Tan es así, que los tiene idiotas a todos sus ministros por falta de sueño.

Es bueno ser rey… hasta que te despiertas y te ves tristemente caminando hacia el cadalso. La encarnación del estado, la huella de dios en la tierra, la cabeza putrefacta en una cesta…