¿Por qué el capitalismo no prende en el sur?

0
70

¿Por qué el capitalismo no prende al sur del Río Grande, la frontera entre Estados Unidos y México? ¿Por qué los latinoamericanos, así como los asiáticos, los africanos y demás pobres del mundo huyen de la miseria y la violencia hacia el gigante del norte o a Europa occidental? ¿Por qué nadie huye a Cuba o Venezuela arriesgando la vida por morir ahogado, de hambre o siendo la presa de un tiburón?

Porque las élites de Latinoamérica y de otros países subdesarrollados han sido esencialmente precapitalistas e iliberales. Han sido, además, mercantilistas porque creen y utilizan el mercado, pero no son económicamente liberales, no practican ni permiten la libertad económica plena y la libre competencia, que los despojaría de sus monopolios y privilegios. Y aun no les han permitido a los pobres salir de la ilegalidad, ejerciendo plenamente su iniciativa económica, liberándose del proteccionismo y de la burocracia estatal.

En 1949, el argentino Raúl Prébisch fue el artífice de la formulación de una doctrina económica para Latinoamérica desde la CEPAL, establecida en Santiago de Chile por las NNUU. Allí se reunieron destacados economistas de la región, de tendencia socialista, y formularon una receta para sacar a Latinoamérica de la pobreza y el subdesarrollo. Diagnosticaron que el mayor obstáculo al desarrollo era nuestra “dependencia” de los países industrializados e idearon la estrategia de “industrialización mediante la sustitución de importaciones”.

Junto a Prébisch trabajaron, entre otros, el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso y su coautor, el chileno Enzo Faletto, y escribieron sobre la dependencia y el subdesarrollo. Esta iniciativa económica fue acompañada por célebres intelectuales de izquierda que glorificaron esa estrategia anticapitalista, como el uruguayo Eduardo Galeano, entre otros.

Pero las élites latinoamericanas, incluyendo a sus hijos progres, siempre vieron a los pobres como desvalidos sociales a quienes se podía o debiera proteger/defender. Y la estrategia “cepalina” se basaba en convertir a sus protoindustriales en “capitanes de la industria” propia, en nuestro continente. O sea, transformar a los ricos terratenientes en ricos industriales, a la vez que pretendían convertir a los campesinos en trabajadores industriales, en su propio proletariado lumpen. A la usanza de la industrialización europea de dos siglos atrás, que inspiró a Marx.

Sobra decir que aquella estrategia, luego de crear industrias artificiales a fuerza de políticas proteccionistas y enriquecer a unos cuantos, fue un fracaso. Sus propios inspiradores como Cardoso y Galeano se distanciaron de aquellas ideas.  

Estudiando los programas económicos de los candidatos presidenciales chilenos, el país más avanzado y liberal del continente, llama la atención la persistencia de políticas asistencialistas y “subvencionistas” dirigidas a los más pobres, negándoles el tratamiento de actores económicos adultos, que por ser pobres no son tontos y que, con políticas de libertad económica y competencia justa, pudieran salir de la pobreza por sus propios medios.

Pero no. Sólo se les permite trabajar en la clandestinidad del sector informal, en contrabando, en tráfico de drogas, en la esclavitud obrera de la producción de coca, etc., para lo que es esencial una élite que los “proteja” del incumplimiento de “la ley”, que esta misma administra a su antojo. Esos son los “peronistas”, los populistas variopintos que necesitan que los pobres sigan siendo ilegales para que los sustenten, y permitan que ellos sí salgan de su pobreza material, convertidos en los nuevos gamonales, que paradójicamente son los propulsores de las ideas “cepalinas” de las élites burguesas del siglo pasado.

A esos burócratas sindicales, dirigentes interculturales y traficantes de poder son a los que les aterra la liberación de los pobres. Han plantado el anatema, el fantasma y el mito que la libertad económica, el liberalismo económico los empobrecerá aún más. Pues, nada se compara con el Socialismo del siglo XXI en su brutal capacidad de empobrecimiento y miseria.

El único sistema que ha sacado a miles de millones de la pobreza es el capitalismo moderno y liberal. Si no, pregúntenselo a los chinos o a los millones de pobres latinoamericanos que huyen hacia el norte, al capitalismo. Mientras que el carril de vuelta está vacío.

 Ronald MacLean-Abaroa fue ministro de Estado.

Artículo anteriorDivagaciones que vienen del frío
Artículo siguienteRetazo
Inmediaciones es una revista digital cuyo objetivo es brindar información fidedigna, actual y verificada a partir de notas de prensa, artículos, reportajes, crónicas, ensayos e investigaciones; apoyar la democracia a partir de la difusión de artículos de análisis y opinión, y fomentar la cultura, brindando espacio a la literatura, poesía, reseñas, libros y otras expresiones literarias.