Histórico. El pasado 28 de junio se instaló la primera boya de monitoreo en el el Lago Titicaca.

Este es un importante aporte no solo para Bolivia y Perú sino también para el mundo ya que se trata de un monitoreo en tiempo real con equipos sofisticados, que permitirá conocer el estado del agua y los cambios que se produzcan en el mismo.

La instalación de la boya fue, para quienes lograron esta hazaña, como poner en órbita una sonda espacial en el lado Norte del Lago Menor. Participaron cerca de 200 personas en diferentes botes. 

Una investigación de la Universidad de Barcelona, encontró mercurio, zinc, cadmio y cobre en cuatro especies de peces del Titicaca, cuyos niveles están por encima del permitido para el consumo humano, según determinó el estudio, el agua del lago contiene un alto nivel de plomo que tampoco es apto para el consumo humano.

La boya tiene instalados diferentes equipos que miden la calidad de agua, el estado meteorológico, cianobacterias, pH, salinidad, etc. Los datos del equipo serán enviados a los servidores del GeoVisor del Instituto de Investigaciones Geográficas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) para ser monitoreados constantemente y traducidos en gráficos y mapas de la zona.

Este proyecto fue realizado gracias al esfuerzo de diferentes instituciones, la Embajada de Francia, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el SENAMHI, el IRD de Francia, la Fuerza Naval Boliviana, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el aporte académico de varios institutos de investigación de la UMSA.

La boya instalada permitirá conocer las situaciones adversas que se presenten en el Lago Titicaca.