¡Pánico electoral en Evo Morales y el MAS!

0
535

Las últimas encuestas de intención de voto, incluidas las del gobierno, han puesto en evidencia que la derrota electoral de Evo Morales en 2019 es probable, si no en la primera votación, con gran margen en la segunda vuelta. Conocida por el MAS la atemorizante noticia, su reacción y respuesta fueron inmediatas: repitiendo las tácticas de la dictadura venezolana, aceleraron la aprobación de la Ley de Organizaciones Políticas, con el propósito de imponer, a través de ella, un calendario electoral imposible de ser cumplido por las fuerzas de la oposición, encubierto detrás de la obligación de realizar elecciones primarias para nominar a sus binomios presidenciales.

Veamos un calendario probable, muy cercano a lo que sucederá en la realidad, aplicando las disposiciones de la Ley del Régimen Electoral y de esta nueva ley:

Elecciones generales: 6-10-2019, con segunda vuelta el 8-12-2019.

Convocatoria a elecciones: 7-5-2019, ciento cincuenta días antes del día de la votación.

Fecha de las primarias: 6-1-2019, ciento veinte días antes de la emisión de la convocatoria a las elecciones generales.

Convocatoria a primarias: 24-9-2018, cien días antes de la realización de las primarias.

Inscripción de binomios para primarias de partidos y alianzas: 7-11-2018, sesenta días antes de las primarias.

Los nuevos partidos políticos que se encuentran recolectando adhesiones y firmas deberán entregar sus libros hasta el 3-10-2018, noventa y cinco días antes de las primarias y pocas semanas después de la promulgación de la ley.

Las alianzas políticas tendrán que ser solicitadas, como máximo, hasta el 22-10-2018, setenta y cinco días antes de las primarias, es decir, apenas 15 días antes de la inscripción del binomio.

No cabe duda, la Ley de Organizaciones Políticas, en curso de aprobación en la Asamblea Legislativa, fue concebida para precipitar el calendario electoral e impedir la articulación de las fuerzas de oposición. Vigente esta ley, sus efectos antidemocráticos serán cuando menos los siguientes:

Primero: un plus a la re-re-re-postulación de Evo Morales, aunque, hay que decirlo también, su habilitación no depende de las elecciones primarias; viene avalada por la inconstitucional y delincuencial sentencia del Tribunal Constitucional.

Segundo: las plataformas y colectivos ciudadanos, portadores de la protesta social más profunda, no tendrán ya tiempo para constituir una organización política propia, ni para concertar alianza alguna, en pie de igualdad, con los partidos que cuentan con personalidad jurídica.

Lo que el MAS desembozadamente busca es eliminar a estos nuevos actores políticos, impidiendo, por esa vía e ilegalmente, el ejercicio de los derechos políticos de libre asociación y de participación de la mayoría de la población.

Veamos un calendario probable, muy cercano a lo que sucederá en la realidad, aplicando las disposiciones de la Ley del Régimen Electoral y de esta nueva ley:

Elecciones generales: 6-10-2019, con segunda vuelta el 8-12-2019.

Convocatoria a elecciones: 7-5-2019, ciento cincuenta días antes del día de la votación.

Fecha de las primarias: 6-1-2019, ciento veinte días antes de la emisión de la convocatoria a las elecciones generales.

Convocatoria a primarias: 24-9-2018, cien días antes de la realización de las primarias.

Inscripción de binomios para primarias de partidos y alianzas: 7-11-2018, sesenta días antes de las primarias.

Los nuevos partidos políticos que se encuentran recolectando adhesiones y firmas deberán entregar sus libros hasta el 3-10-2018, noventa y cinco días antes de las primarias y pocas semanas después de la promulgación de la ley.

Las alianzas políticas tendrán que ser solicitadas, como máximo, hasta el 22-10-2018, setenta y cinco días antes de las primarias, es decir, apenas 15 días antes de la inscripción del binomio.

No cabe duda, la Ley de Organizaciones Políticas, en curso de aprobación en la Asamblea Legislativa, fue concebida para precipitar el calendario electoral e impedir la articulación de las fuerzas de oposición. Vigente esta ley, sus efectos antidemocráticos serán cuando menos los siguientes:

Primero: un plus a la re-re-re-postulación de Evo Morales, aunque, hay que decirlo también, su habilitación no depende de las elecciones primarias; viene avalada por la inconstitucional y delincuencial sentencia del Tribunal Constitucional.

Segundo: las plataformas y colectivos ciudadanos, portadores de la protesta social más profunda, no tendrán ya tiempo para constituir una organización política propia, ni para concertar alianza alguna, en pie de igualdad, con los partidos que cuentan con personalidad jurídica.

Lo que el MAS desembozadamente busca es eliminar a estos nuevos actores políticos, impidiendo, por esa vía e ilegalmente, el ejercicio de los derechos políticos de libre asociación y de participación de la mayoría de la población.


Carlos Böhrt I. es un ciudadano crítico.