Los perros ciegos

Dos perros pertenecientes a dos fincas vecinas se despedazaban a mordiscones en el camino que servía de lindero a ambas propiedades.

Los amos de cada perro, parados al borde de sus fincas, los azuzaban furiosamente en lugar de separarlos. Las hierbas estaban salpicadas de gotas de sangre, como si en todas hubieran florecido corolas rojas. Y en el cuerpo de  los   animales  brillaban  feroces  desgarrones.

— ¡Muérdele en el pescuezo…! ¡Mátalo! -gritaba uno de los dueños a su perro que, fiel cumplidor de sus órdenes, clavaba los colmillos en la garganta de su enemigo agonizante.

— ¡No lo sueltes hasta ultimarlo! ¡Mátalo! ¡Mátalo! –seguía diciendo con salvaje alegría el hombre.

La lucha continuaba feroz. Los perros derramaban collares de sangre por todas sus heridas. El animal que estaba debajo, logró tumbar a su agresor y se le echó encima, dispuesto a devorarlo a dentelladas.

— ¡Ahora es tuyo! ¡Hazlo pedazos…! ¡No lo dejes parar!

¡Mátalo! -comenzó a decir a su vez el amo del otro perro.

Solo se veía un remolino de dientes, de ojos furiosos y de lomos erizados sobre el camino. Aquello iba a terminar sin duda con la muerte de uno de los combatientes…o de los dos.

En esto, acertó a pasar por allí un perro viejo con cara de filósofo y les habló a sus compañeros en el lenguaje de los perros:

—Hermanos, ¿por qué pelean…?

Los perros estaban demasiado rabiosos para responder y continuaron desgarrándose a mordiscones. Entonces el perro viejo saltó sobre los dos peleadores y logró ponerse en medio. Los combatientes enceguecidos por la ira, comenzaron a morderle por ambos costados, creyendo  cada  cual  que  mordía  a  su  enemigo.

—Los peleadores recién se dieron cuenta de su error y dejaron de morder. El perro pacifista se paró entonces chorreando sangre.

—Escúchenme  un  momento,  por  favor -suplicó.

Los combatientes dejaron de mostrarse los dientes y callaron en señal de asentimiento. Entonces el perro viejo se dirigió a uno de ellos:

—Dime tú ¿Por qué peleas?

—Porque mi amo me lo ordenó -respondió el aludido.

—Y tú, ¿por qué peleas?

—También porque mi amo me lo ordenó.

— ¿De manera que no hay ninguna enemistad entre ustedes y sólo pelean por obedecer a sus amos?

—Así es.

—Me lo imaginaba. Son ustedes igual que los hombres que luchan en los campos de batalla, defendiendo los intereses de los imperialistas. Entre ellos tampoco hay enemistad personal alguna. Pero se matan hermano contra hermano, defendiendo las riquezas de los grandes millonarios que son los culpables de todas las guerras.

Los perros combatientes bajaron la cabeza, avergonzados.

— ¿Quieren seguir peleando todavía?

Ninguno de los dos contestó, pero ambos se aproximaron y comenzaron a lamerse las heridas.

—Así me gusta. Ahora parecen hermanos.

En esto, los amos reaccionaron y los azuzaron de nuevo.  Pero los perros aleccionados, se volvieron contra ellos y les mostraron los dientes amenazadoramente…

—Ellos sí, son los verdaderos enemigos. Y cuando los manden a pelear otra vez, atáquenlos a ellos, en vez de pelear entre ustedes.

Y diciendo esto, el viejo perro se perdió trotando por una vuelta del camino.

Biografía

Oscar Alfaro nació en San Lorenzo, Tarija, el 5 de septiembre de 1921. Falleció en La Paz el 25 de diciembre de 1963. Cursó los primeros estudios en su ciudad natal y luego inició sus estudios de Derecho en la Universidad San Simón de Cochabamba, pero no concluyó la carrera. Fue profesor de lenguaje y literatura en la Normal de Canasmoro, (Tarija) y en varios colegios e institutos de la ciudad de La Paz. Tenía columnas fijas en periódicos nacionales y en revistas y periódicos extranjeros. Fue fundador de Gesta Bárbara (segunda generación), poeta y cuentista. La mayor parte de su obra la dedicó a los niños. Escribió también poesía social. A los 17 años publicó Bajo el sol de Tarija. Muchos de sus poemas fueron traducidos al inglés, francés, portugués, alemán y esperanto. Uno de sus libros «El cuento de las estrellas» fue traducido y editado en Rusia en 1984.

Premios

Primer premio en el Concurso Nacional de Cuentos para Niños (1956).

Premio Nacional de Cultura con Cuentos Chapacos (1963). 

Cuentos para niños fue incluido en la Lista de Honor de IBby  (1992).