No fue la guerra, fue un virus…

0
1070

Confieso que, en mi corta o larga vida, según se mire, nunca vi una situación como esta. El mundo esta de cabeza; Hollywood se quedo corto. Quien iba a pensar que un bichito microscópico podía obligar a la bestia mas feroz de la creación a refugiarse en su madriguera. La civilización mas globalizada, sofisticada y perversa esta contra la pared. Para bien del planeta, dirán algunos.

“La peste”, terrible palabra. En otros tiempos no se la podía pronunciar sin antes persignarse. Las peores pesadillas, los miedos más atávicos se pueden traducir en la terrible palabra. Hoy esta un poco en desuso, pero ha vuelto, y ha vuelto con fuerza para recordarnos lo miserables e insignificantes que somos. Ya no hay vuelta atrás, de aquí en adelante todo será diferente, no se si para bien o para mal, pero el mundo esta cambiando a una velocidad de vértigo.

Cuentan que los mongoles, cuando sitiaban una ciudad, arrojaban cadáveres putrefactos e infectos dentro de ella, la peste cundía, y la gente aterrorizada y hambrienta no tardaba mucho en rendirse, aun sabiendo lo que les esperaba al hacerlo. Los hebreos también lo hicieron, estos con la ayuda de dios, según dicen. Los conquistadores españoles, y de otras latitudes, diezmaron a la población americana, no con la espada, sino con la peste.

La historia está jalonada de episodios en los que la peste representa un antes y un después. Se uso como arma biológica, como manifestación de la ira divina, como excusa para purgar la tierra y deshacerse de todo tipo de pecadores, herejes e indeseables. La peste, al igual que la muerte (deberían ser sinónimos) es la gran igualadora. Mueren reyes y mendigos, chinos e italianos… en fin, nadie escapa a su guadaña, quizás los mas afortunados o los más cuidadosos.

Esto recién comienza y ya estamos neuróticos, en algunos casos, histéricos. No por la peste en sí, sino por la perspectiva de cambiar radicalmente de vida. Es una cuestión de supervivencia. Ya no se trata de la supervivencia de un individuo, o de un sistema, se trata de la supervivencia de la especie. Quizás piensen que estoy siendo apocalíptico, yo también lo pienso, pero es que la realidad me impone este pensamiento.

No soy partidario de las teorías conspirativas. No creo que X o Z país, u oscuros intereses hayan desatado esta pandemia. Mas bien creo que el planeta ha activado su sistema inmunológico, una especie de control de plagas, por así decirlo. Nosotros, los humanos somos la plaga, y el único planeta que alberga vida, hasta donde conocemos, solo se esta defendiendo