Metal contra metal

Angélica Villalba Cárdenas – Colombia

A María de Pilar Hurtado- Líder social asesinada.

El primer disparó le dio en una pierna y tambaleó. El segundo partió su corazón en dos, pero se negó a caer. Otras balas siguieron hiriéndola, pero él no sabía que ella era metal vivo. Balas fusionadas en el cuerpo inmortal de una mujer de titanio, el cuerpo de todo un territorio.

El polvo del Ecuador

José Antonio García Pérez – Cuba

La carretera desde Colorado a las bocas de humo del Ecuador, son llanos de asfalto entre las cañas (y las tierras coloradas). El Sol raja a principios de marzo, pero el húmedo Baraguá te refresca la cara de pronto, aunque no lo suficiente. No por mucho tiempo. Ni tanto como a las mejillas, el estado de las viejas casas del Central.

De regreso

Amalia Cordero – Cuba

 … dentro de aquella habitación encontré retazos de infancia: aún en mis recuerdos permanecían los objetos guardados dentro de los cajones de la abuela.

Imposible

Angélica Santa Olaya – México

Una sueña con acariciar esa curva tan perfecta sin lugar a escape. La otra imagina el suspiro que inaugurará el silencio al hundirse en las huidizas colinas de algodón. Pero saben que nunca se tocarán a pesar de sentirse tan cerca. La distancia es despiadadamente engañosa entre la nube y la luna que coqueta le sonríe.

Bajo tierra

María Elena Lorenzin – Argentina

A los 70 años soñó que se casaba con su primer novio. A los 60 que se divorciaba. A los 80 dejó de soñar con hombres. Ahora solo sueña con plantas.