Inmediaciones se complace en traerles el prólogo del libro Micronesia, antología de 24 escritores en homenaje a Homero Carvalho, escrito por Sisinia Anze Terán, compiladora de la misma.

Prólogo

Sisinia Anze Terán

La trayectoria vital del Homero boliviano da cuenta de la existencia de otros aspectos semejantes a la vida y obra del Homero mítico, gran aedo helénico, arquitecto de los poemas épicos pilares de la literatura occidental. Ambos, apasionados cronistas de su época, presentan su testimonio a la historia mediante espléndidos poemas y relatos. Versos y prosas que, salvando distancias, lugares y tiempos, tienen un mismo resultado: exaltar la imaginación de los lectores con magníficas narraciones.    

La presente es una colección de selectos microrrelatos de grandes escritores latinoamericanos, que pretende rendir homenaje a Homero Carvalho Oliva, justo reconocimiento a quien sin duda es, en lo que va del siglo, el principal promotor de este género narrativo en Bolivia. La idea del proyecto surgió en ocasión de su reciente anuncio de retirarse de la actividad de promoción cultural y que, sin duda alguna, dejará sensible vacío en el impulso a la actividad literaria nacional e hispanohablante.

Homero es un escritor multifacético, se desempeña notablemente y con soltura en el cuento, la novela, la poesía y el ensayo. Sus galardones dan fe de ello: Premio Único Latinoamericano de Cuento, México 1981; Primer y Segundo premio de Cuento, Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, 1983 y 1984; Premio Latin American Writers Institute, 1989, New York, NY, USA; Primer Premio nacional de Cuento, 1995. Historias de Ángeles y Arcángeles; Primer Premio Nacional de Novela Santa Cruz, 1996. Memoria de los Espejos; y nuevamente en 2008 con La maquinaria de los secretos; Premio Nacional de Poesía 2012 con Inventario nocturno. Parte de su obra narrativa y poética ha sido traducida a varios idiomas y se halla dispersa en publicaciones literarias en Perú, Colombia, España, Argentina y Brasil, así como en los Estados Unidos. No menos relevante es la actividad docente formadora de nuevas generaciones de escritores que desarrolla desde hace muchos años y, sobre todo, su actividad promotora de la literatura. Como gestor cultural su aporte ha sido determinante para las letras nacionales, entre las cuales se aprecia específicamente su liderazgo en la organización de los encuentros de microrrelato en las ferias de libro más representativas de nuestro país, así como la compilación de las más importantes antologías de cuento y poesía de Bolivia que han sido publicadas en otros países. Nuestro escritor ha participado en numerosos encuentros de escritores, así como en festivales internacionales de poesía, de ahí el gran aprecio de los escritores de distintas nacionalidades que nos plegamos a este homenaje.

Esta antología lleva el nombre” Homero en Micronesia” como idílica analogía a una aventura épica en la que podría distinguirse esta vez como héroe al Homero boliviano, en tierras exóticas. La Micronesia es un conjunto de 607 micro islas, que suman en superficie 702 Km2, que se ubican en el pacífico sur, conformando un Estado soberano. Ahí surge la intención de una doble referencia: la primera, al tamaño de las islas micronesias con las minificciones reunidas y sus distintas procedencias; y la segunda, con el hecho de que cada escritor ofrece un aporte al homenaje que, al congregarse crea una unidad singular, tal como la federación de islas que constituyen esa nación. 

Homero ha dedicado años a promover la ficción breve. En un principio no resultó sencillo, según alguna vez me comentó, porque este género, tan poco oído en aquellas fechas en Bolivia, era considerado un subgénero irrelevante, un invento que carecía de validez. Hoy, afortunadamente, la situación ha cambiado de forma drástica, puesto que la minificción, gracias al arduo trabajo de promoción que Homero ha venido realizando, terminó siendo apreciada por escritores que se atreven a escribirla y por aquellos que simplemente se limitan a estudiarla.

Como para muchos escritores que cultivan el microrrelato en Bolivia, Homero ha sido un incomparable mentor. El primer acercamiento que tuve con la microficción fue hace unos cinco años, cuando Homero Carvalho me regaló una antología de minicuento llamada El Dinosaurio. Debo confesar que entonces no comprendí muy bien la esencia de este género, solamente que me sentí fascinada por él. Recuerdo las palabras de Homero cuando afirmaba que “La microficción era la poética de la brevedad y el ingenio”.

Los autores que participan en esta antología, todos ellos amigos, colegas, escritores de diferentes partes del globo que Homero aprecia y admira, son los siguientes:

De Venezuela, Violeta Rojo; de Chile, Pía Barros, Lilian Elphick, Lorena Díaz Meza; de Argentina, Ana María Shua, Luisa Valenzuela, Nélida Cañas, Patricia Nasello, Ildiko Nssr, Piero De Vicari, Ricardo Bugarín; de Perú, Alberto Benza González, Mario Guevara Paredes, Rony Vásquez Guevara: de Nicaragua, Alberto Sánchez Argüello; de México, Javier Perucho y Gabriel Ramos Zepeda.

Entre los microficcionistas bolivianos están:

Sandra Concepción, Silvia Ròzsa, Gigia Talarico, Teresa Constanza Rodríguez Roca, Jackeline Rojas Heredia, Ramiro Jordán, Sisinia Anze Terán y Gonzalo Llanos, quien también quiso aportar con su arte en esta antología, realizando una ilustración para cada microcuento.

Para finalizar, contamos con un microcuento titulado, Apócrifos, firmado con el seudónimo Minerva Cisneros, que se incluye como un bonus track, donde uno de los autores presente en la antología, utiliza todos los títulos de las obras de Homero para crear, a manera de regalo al homenajeado, un texto poético.

Sin más mapas, brújulas o guías de viaje, invito a los lectores a embarcarse en esta aventura y disfrutar de los maravillosos micromundos que encontrarán en esta colección única.

El libro puede ser descargado en el siguiente enlace: