Se vendieron las 48.000 entradas que se pusieron a la venta. A esa cifra hay que sumar los más de 72.000 visitantes que ingresaron de forma gratuita en los 12 días.

Las casas editoriales incrementaron sus ventas en un 15 % con relación al año pasado.

¡Los libros lo lograron nuevamente! Y lo hicieron en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz 2022, evento que concluyó anoche volteando taquilla y con el incremento de las ventas de las editoriales que estuvieron presentes.

Casi al final de la última jornada, la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz confirmó que había agotado las 48.000 entradas que se pusieron a la venta para el encuentro. Si a ello se le suma que más de 72.000 personas ingresaron de forma gratuita, la FILSC recibió en esta versión más de 120.000 visitantes.

El éxito del público también se vio reflejado en las casas editoriales, que incrementaron sus ventas en un 15% con relación al año pasado. Los 110 expositores de todo el país, además de los negocios gastronómicos instalados en la muestra, avalan el éxito rotundo de la feria.

La Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz, presidida por Ruth Hohenstein, clausuró el evento que reunió a libreros de todo el país y a escritores con lectores en un acto que se realizó en el teatro del predio. Allí se distinguió a Porongo por su participación como Municipio Invitado. Su secretaria de Comunicación, Patricia Coca, destacó su presencia en la cita. “Quisimos traer un pedacito de nuestra tierra a la feria, con el objetivo de mostrar nuestra esencia”, dijo. Luego le pasó la posta al alcalde de Montero, Regys Medina, municipio invitado del 2023. “Para nosotros será un honor estar aquí el próximo año, mostrando a nuestros historiadores y tradiciones; los pueblos sin cultura son pueblos sin identidad”, dijo el burgomaestre.

En su alocución y en representación de los organizadores, el tesorero de la Cámara, Andrés Gonzalo Plaza, expresó su alegría por el éxito alcanzado. “Alegría es lo que nos queda después de tanta incertidumbre que vivimos anteriormente; pero elegimos caminar junto con los autores, gráficos, libreros y distribuidores en este gran emprendimiento cultural”, dijo. “Logramos revertir la situación compleja por la esperanza de continuar dando a nuestra ciudad la alegría de tener nuevamente su feria”.

La feria fue aprovechada por escritores e instituciones para el lanzamiento de sus títulos: 88 nuevas opciones de lectura ya están a disposición de los lectores, entre cuentos, novelas, poesías, ensayos e investigaciones. Asimismo, se realizaron 31 conferencias y seis conversatorios.

Para el escritor Alfonso Cortez, que presentó en esta feria “Diario de pandemia”, esta feria fue un éxito porque el público necesitaba reencontrarse tras las restricciones provocadas por el Covid-19.

Los encuentros de poesía, narrativa histórica, microficción y de literatura infantil y juvenil, se desarrollaron con invitados nacionales y extranjeros. Cabe resaltar la presencia del Premio Pulitzer de Poesía 2019, el estadounidense Forrest Gander. Algunas de estas citas se dieron también fuera de la feria: en universidades, colegios, en la Normal Enrique Finot e incluso en la población de Samaipata.

Por otro lado, las 35 actividades artísticas que se desarrollaron en la muestra incluyeron presentaciones teatrales, musicales y lúdicas que todas las tardes y noches fascinaron a la audiencia del Teatro. A su vez, el Pabellón Infantil, denominado como “La fábrica de aventuras Willy Wonka”, congregó a niños y niñas en torno a historias de autores estadounidenses, al ser ese país el invitado del año.

¡Y Porongo se lució con su espacio! Como municipio invitado montó la fachada de su iglesia y reunió a los productores de las 49 comunidades que lo conforman. Así que no solo se tuvo los libros de sus escritores, sino también su miel, canastos, cítricos y la simpatía de su gente.