La estrategia criminal de Evo Morales

0
1073

Durante 14 años hemos aprendido a conocer a Evo Morales, como dirían en mi pueblo, ya no nos las puede charlar. Muy hábilmente siempre se mostró como defensor de los derechos de los más pobres. Morales es un animal político y sabe utilizar muy bien todo lo que puede para mantener esa imagen del indígena pobrecito y discriminado, porque ayuda a los pobres. Pero -como sabemos- Evo Morales no es indígena y mucho menos es pobre, la cantidad de casas que se descubrió poseía es una prueba de ello.

Morales y su partido, han utilizado el sofisma como herramienta comunicacional, con aparentes datos verdaderos, saca conclusiones falsas. Mi hermano alguna vez me dijo describiéndolos, “son unos falsarios”, definición muy precisa a mi criterio. De esa manera, al mejor estilo fascista sus obras eran lo que llamamos elefantes blancos sin mayor uso práctico para el pueblo boliviano. Podemos citar los casos más emblemáticos como el palacio del pueblo, el museo con las camisetas de diferentes equipos de futbol que le han regalado, el avión presidencial comprado a un famoso equipo de futbol, el famoso satélite, canchas de futbol con mayor capacidad de espectadores que, la cantidad de habitantes existentes en dicha población.

Este modo de hacer y entregar obras como si fueran un regalo personal de él, fue construyendo un modelo de actuar perverso, al punto de que la mayor parte de las obras ejecutadas llevaban su nombre “Evo cumple”, no como obras que respondan a políticas de estado que respondan a las grandes necesidades del pueblo boliviano, como la salud y la educación, temas a los que siempre desprecio, sino como voluntad del magnánimo emperador de Orinoca.

En estos 14 años sus colaboradores fueron construyendo un mito sobre Morales. Mito que se fue convirtiendo en una megalomanía que sus partidarios y él se la creyeron. En la actualidad, se considera todopoderoso y más inteligente de lo que realmente es. Incapaz de conocer sus limitaciones y de darse cuenta de sus propios errores, es víctima de su propio mito, razón por la cual considera que todas sus acciones se justifican para poder mantenerse en el poder. En este caso específico para volver al poder.

Durante muchos años, su ignorancia pasaba como un elemento folclórico, lo peligroso y perverso es cuando su ignorancia se convierte junto al sofisma en herramientas para justificar sus errores. En ese momento ya dejan de ser errores para convertirse en crímenes. De ser un animal político muy intuitivo y folclórico se convierte en un ser frío capaz de hacer todo lo necesario para acceder al poder y convertirse en un despiadado criminal.

En su huida del país dio grandes muestras de ello, para ello contó con la colaboración de algunos sectores de lo que falsamente se ha llamado el socialismo del siglo XXI, una versión de un fascismo tercermundista que heredó lo peores vicios y formas de actuar de las peores dictaduras latinoamericana, a la cabeza de Cuba y Venezuela. En mi libro “Crónicas de un de un crimen de lesa humanidad, entre terrorismo de estado tráfico de drogas, la historia continúa” explicó como ese accionar que justifica todo, se rebautizan como razones de estado.

Este modo de actuar perfeccionado por los servicios de inteligencia cubanos, en todos los lugares donde accionaron, como Nicaragua, Bolivia, Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, Panamá y casi todos los países del continente después de sus continuos fracasos en Africa dónde ya no los quieren ver más, debido a su larga secuela de muertos y saqueo de diamantes, que lleva al fusilamiento del General Ochoa, para salvar la imagen de Fidel Castro.

Con tan brillantes asesores (fríos criminales) es que Morales no dudo en tratar de generar una guerra civil, inventando un golpe de estado que nunca existió, todo con tal de no reconocer que perdió escandalosamente en las últimas elecciones. Organizó grupos armados que intentaron crear un gobierno paralelo en su autoexilio con la participación directa de cubanos, venezolanos, Guerrilleros de las Farc de Colombia y algunos resabios de Sendero Luminoso y el MRTA del Perú. Grupos militares que entre otras cosas no dudaron en disparar contra su propia gente para mostrar un falso enfrentamiento, tampoco dudaron en quemar 75 buses en la ciudad e La Paz y finalmente intentaron volar los tanques de gas de Senkata, que de haberlo logrado hubieran volado la mitad de la ciudad de El Alto.

En esa lógica es que tampoco dudan en oponerse a la prohibición de circulación ordenada por la presidenta de la república para generar un mayor número de víctimas durante la pandemia del “Coronavirus, la intención es que fracase el plan de emergencia del gobierno. De esa manera culpabilizar a la presidenta de lo que no hizo durante 14 años, ocuparse del sistema de salud. No dudan en utilizar a sus partidarios para que rompan la cuarentena en Yapacani, EL Alto, el altiplano paceño, el valle alto de Cochabamba, el Plan 3000 en Santa Cruz, la ciudad de Montero, es decir no le importa cuántas muertes puedan ocasionar, lo importante es que no se consolide el gobierno de transición.

El día de hoy con la ayuda de sus amigos cubanos, visitó a los enfermos bolivianos en la Argentina, pero se le escapó un detalle como siempre, en las fotos distribuidas, les da la mano a los enfermos del virus sin guantes, lo que claramente explica que es un show más. Sin embargo, aprovechó la ocasión para llamar sus partidarios a que abandonen la cuarentena. De esa manera, el otrora defensor de los pobres se convirtió en un frio criminal como Daniel Ortega en Nicaragua o Maduro en Venezuela.