Juegos del hambre

0
1756

No se confunda amable lector, no me refiero a la famosa película ni a la sensación que provoca la necesidad de comer. Me refiero al hambre de poder y de riqueza que tienen los mafiosos que, circunstancialmente, gobiernan el país. Parece que catorce años, que son los que van a permanecer en el poder, de latrocinios y arbitrariedades, no son suficientes, quieren más…

La intención del “Iluminado” y sus secuaces, de utilizar los juegos sudamericanos con fines políticos, fue todo un fiasco. El millonario gasto, que no inversión, en infraestructura y propaganda, no dio el resultado esperado por los estrategas políticos de la estulticia. Solo falto que hasta el papel higiénico lleve el rostro impreso del “Jefazo”, y que alguna letrina se llame “Evo Morales”: salvador de la patria, santo patrono del deporte, insaciable garañón…

Ya todos saben lo que sucedió en la inauguración de los juegos. El palurdo tuvo que salir con el rabo entre las piernas, y no entre las redondeces de alguna doncella, como él hubiera deseado. Corrió a refugiarse entre su guardia pretoriana, allá, en el trópico cochabambino, donde se siente seguro, feliz y mimado. Estará rumiando su venganza, será terrible, contra los ingratos bolivianos, especialmente cochabambinos, que no reconocen sus desvelos y amor por la patria.

En Villa Tunari, se construyó una impresionante infraestructura tenística. Me cuesta imaginar a los cocaleros jugando tenis. Podrían hacerlo en su tiempo libre, ya que tienen mucho. La coca no requiere de mucho cuidado, crece nomas, aparte que da excelentes dividendos, aunque el deporte no es lo suyo. Ahí están los coliseos, estadios de futbol, canchitas polifunciónales, casi sin uso, y ahora, canchas de tenis. Total, bien pueden servir para secar coca, como que mucha infraestructura deportiva se usa para eso

Cuando algunas ciudades sudamericanas, rechazaron ser sede de los dichosos juegos, por su alto costo y escaso beneficio, aparece el magnánimo “jefazo” para hacerse cargo. Una caricatura de Mecenas del deporte con plata ajena. ¡Meta cumbia nomas!, el jolgorio durara dos semanas y la deuda a pagar, dos generaciones. En un par de años, mucha de esa costosa infraestructura, estará convertida en muladares abandonados, ya paso antes, sin hablar del alto costo ambiental.

En el tema deportivo, con seguridad que cuando terminen los juegos, estaremos en la parte baja del medallero, como siempre. ¡Tanta plata para satisfacer el hambre de poder y riqueza de un megalómano! Así estamos, jodidos pero contentos, pero más contentos estaremos cuando este aspirante a dictador y sus lacayos, se vayan.