Horizonte de la Libertad de Prensa

0
688
De Jennifer Dunham

La libertad de prensa en todo el mundo se deterioró hasta su punto más bajo en 13 años en 2016, impulsada por amenazas sin precedentes a periodistas y medios de comunicación en las principales democracias, intensificó las represiones contra los medios independientes en entornos autoritarios y los movimientos de los regímenes rusos y chinos para aumentar su influencia más allá de su Fronteras

La proporción de la población mundial que goza de una prensa libre de acuerdo con los criterios del informe de la Libertad de Prensa se situó en sólo el 13 por ciento, lo que significa que menos de una de cada siete personas vive en países donde la cobertura de noticias políticas es robusta, la seguridad de los periodistas está garantizada, La intrusión estatal en los asuntos de los medios es mínima, y ​​la prensa no está sujeta a presiones económicas o económicas onerosas.

Los líderes políticos y otras fuerzas partidistas en muchas democracias -incluyendo Estados Unidos, Polonia, Filipinas y Sudáfrica- atacaron la credibilidad de los medios independientes y mainstream a través de retórica alarmantemente hostil, abuso personalizado en línea y presión editorial indirecta. Ellos trataron de deslegitimar fuentes críticas o imparciales de información y cambiar la cobertura de noticias a su favor, aparentemente rechazando el papel de vigilancia tradicional de una prensa libre en las sociedades democráticas.

Mientras tanto, la presión sobre los periodistas en ambientes más restrictivos continuó sin cesar. Los gobiernos de Rusia y China -que habían establecido un control casi total sobre los medios de comunicación nacionales- intensificaron sus esfuerzos para interferir y perturbar el entorno mediático en los países vecinos y los más lejanos. Y las autoridades en entornos como Turquía, Etiopía y Venezuela usaron el malestar político o social como pretexto para agredir aún más los mercados independientes o orientados a la oposición.

Funcionarios de varios países de África subsahariana, Oriente Medio y Asia extendieron las leyes restrictivas al discurso en línea, o simplemente cerraron los servicios de telecomunicaciones en momentos cruciales.

Hubo algunos acontecimientos positivos durante el año, a medida que los gobiernos de Afganistán, Argentina, Panamá y Sri Lanka se movilizaron para establecer mejores relaciones con la prensa y mejorar el entorno mediático que había sufrido bajo sus predecesores. Sin embargo, los efectos prácticos de muchas de estas mejoras aún no se han visto.

El desprecio de los líderes demócratas por la prensa

Durante el año pasado, los políticos en los estados democráticos lanzaron o intensificaron los esfuerzos para dar forma a la cobertura de noticias deslegitimando a los medios de comunicación, ejerciendo influencia política sobre las emisoras públicas, y elevando el perfil de los puntos de venta privados amigables. Estas técnicas se han visto durante años en países como Hungría y Serbia, pero parecen extenderse rápidamente desde principios de 2016, afectando a países como Estados Unidos y Polonia.

Políticos que exigen respeto, pero no ofrecen ninguno 

«Tengo una guerra con los medios. Están entre los seres humanos más deshonestos en la tierra. «
-Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos
«Conoce tu lugar … descarada mujer militante disfrazada bajo el nombre de periodista».
-Recep Tayyip Erdoğan, Presidente de Turquía
«He discutido con [los medios] que nunca fueron elegidos, que fuimos elegidos y podemos afirmar que representamos a la gente».
-Jacob Zuma, Presidente de Sudáfrica
«Algunos de ustedes [periodistas] son ​​prostitutas sucias, anti-eslovacas».
-Robert Fico, Primer Ministro de Eslovaquia

La exitosa campaña presidencial de Donald Trump transformó el ambiente mediático en los Estados Unidos. Durante las manifestaciones de la campaña y desde que asumió el cargo en 2017, Trump ha etiquetado a los medios de comunicación que criticaban su actuación como «deshonesta», «noticias falsas» y el «enemigo del pueblo estadounidense», haciendo eco de narraciones que circulaban en extrema derecha o «Alt-right» a lo largo del ciclo electoral.

Mientras que el gobierno de Hungría, encabezado por el partido conservador Fidesz, ha estado consolidando gradualmente su control sobre los medios de comunicación desde que asumió el poder en 2010, un nuevo desarrollo en 2016 fue la venta de varios medios de comunicación a estructuras de propiedad oscuras que se supone tienen cerca Lazos del gobierno. En particular, el cierre y posterior venta en octubre de Népszabadság, uno de los periódicos más antiguos y prominentes de Hungría, demostró la subyugación del gobierno de la prensa de izquierda, crítica.

En Polonia, el gobierno conservador del Partido de la Ley y Justicia (PiS), elegido en octubre de 2015, imitó enérgicamente la estrategia de Fidesz. PiS intentó socavar la credibilidad de los medios de comunicación críticos a través de comentarios como la afirmación del líder del partido Jarosław Kaczyński de que Gazeta Wyborcza era «contra la idea misma de la nación». El partido también afirmó el control de la emisora ​​pública mediante leyes Permitiendo al gobierno nombrar a sus gerentes; En noviembre, más de 200 empleados de los medios de comunicación públicos habían renunciado o habían sido despedidos, y los puntos de venta del público en la línea del gobierno durante todo el año.

En Serbia, el Partido Progresista del primer ministro Aleksandar Vučić instaló una colorida exposición en una galería de arte de Belgrado que calificó a los medios críticos como mentirosos. Sin embargo, Vučić ha subcontratado gran parte de su campaña para desacreditar a los medios de comunicación hostiles al tabloide informativo Progovernment, que ha manchado a periodistas críticos con familiares acusaciones de lazos mafiosos o colusión con agencias de inteligencia extranjeras. Ante los temores sobre el efecto escalofriante que tales ataques tienen en los medios de comunicación, los funcionarios han invocado cínicamente la libertad de prensa, indicando que los defensores de los periodistas apuntan a la censura de los medios progubernamentales. Estos acontecimientos, junto con la presunta vigilancia de los reporteros independientes, contribuyeron a otra fuerte disminución del entorno mediático en Serbia en 2016.

Press Freedom's Dark Horizon — new #fotp2017 report via @FreedomHouseDC freedomofthepressfh.org

Al igual que Trump, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y sus portavoces frecuentemente insultan y denuncian a los miembros de la prensa nacional, y el primer ministro rara vez toma preguntas de los periodistas. En 2016, Netanyahu utilizó su página de Facebook para exorcizar a dos periodistas de investigación de alto perfil, lo que llevó a varios reporteros a firmar una petición que se oponía a su conducta. También ha sido acusado de coludir con los principales propietarios de medios para dar forma a una cobertura favorable. Si bien Israel ha disfrutado históricamente de un sector de los medios de comunicación vibrante y pluralista, estos y otros problemas han hecho que la libertad de prensa en el país declinen en los últimos años.

De manera similar, el ambiente mediático en Sudáfrica, considerado durante mucho tiempo uno de los más libres en el África subsahariana, siguió deteriorándose bajo el presidente Jacob Zuma, cuyo gobierno ha sido durante mucho tiempo muy sensible a las críticas. La dirigencia politizada de la emisora ​​pública, la Corporación Sudafricana de Radiodifusión (SABC), trató de limitar la cobertura de las protestas violentas en el período previo a las elecciones locales y disparó a los periodistas que protestaron contra la directiva. La SABC entonces se negó a cumplir con una orden del regulador de comunicaciones para rescindir su directiva, estableciendo un enfrentamiento entre los dos cuerpos.

En Filipinas, las declaraciones del presidente recién electo Rodrigo Duterte y las amenazas de muerte contra los periodistas incendiaron aún más un entorno ya peligroso para la prensa y minaron medidas positivas del gobierno, como iniciativas sobre la seguridad de los periodistas y la libertad de información. La historia del país de violencia extrema contra los medios de comunicación y la impunidad de tales crímenes hacen que las declaraciones de Duterte sean aún más amenazadoras.

Lo peor de lo peor

De los 66 países y territorios designados como No Libres en la Libertad de Prensa 2017 , los 10 siguientes tienen los peores puntajes totales.

País / Territorio Puntuación total (de 100)
Corea del Norte 98
Turkmenistán 98
Uzbekistán 95
Crimea 94
Eritrea 94
Cuba 91
Guinea Ecuatorial 91
Azerbaiyán 90
Corrí 90
Siria 90

Rusia y China buscan expandir influencia

A medida que los medios se vieron presionados en los países democráticos, los líderes autoritarios agravaron el problema buscando aumentar su influencia en el extranjero.

El régimen de Vladimir Putin en Rusia ha sido un pionero en la globalización de la propaganda estatal.Sigue aprovechando los informes pro-Kremlin en todo el mundo, particularmente en los países vecinos con poblaciones de habla rusa. Las retransmisiones de la programación de televisión rusa controlada por el Estado, junto con el contenido hecho a la exportación de los puntos de venta estatales RT y Sputnik, provocan campañas de distorsión en gran parte del antiguo espacio soviético, distorsionando la percepción de los acontecimientos históricos e históricos. Autoridades nacionales. En un ambiente tenso de seguridad, los asediados gobiernos democráticos de la región han reaccionado en su mayor parte con restricciones de rodilla, restringiendo las operaciones o el acceso a varios puntos de venta rusos. Estas tensiones son más pronunciadas en Ucrania, donde la campaña de propaganda del Kremlin -con el objetivo de controlar las narraciones sobre Crimea y Donbas, así como las percepciones de Rusia y Occidente- está tratando de socavar la soberanía del país y la legitimidad de sus instituciones.

Sin embargo, los acontecimientos del año pasado han subrayado el hecho de que la interferencia de los medios de comunicación rusos no se limita a la producción de contenido propagandístico dirigido a Europa del Este y Eurasia. Como parte de su esfuerzo por manipular las elecciones presidenciales de Estados Unidos, las agencias de inteligencia rusas crearon entidades y personajes frontales para alimentar documentos del Partido Demócrata robados a periodistas y blogueros estadounidenses, utilizando efectivamente los puntos de venta locales para avanzar en su agenda estratégica. Las agencias rusas también han sido acusadas de construir redes de cuentas de medios sociales artificiales para ampliar ciertas historias entre las audiencias estadounidenses. Basados ​​en la cobertura de la campaña presidencial francesa a principios de 2017 por parte de los medios rusos, los gobiernos europeos han expresado temores de que estas y otras tácticas estén siendo usadas para influir en otras próximas elecciones en todo el continente.

El gobierno chino también opera un sistema de medios estatales grande y creciente dedicado a producir propaganda para el público extranjero y extranjero, pero su influencia global también se puede sentir a través de los medios de comunicación de las grandes empresas privadas -tanto chinas como extranjeras- que dependen de la buena voluntad de Beijing Por su éxito económico. Hong Kong proporcionó un ejemplo poderoso de este fenómeno en 2016, cuando la red de televisión de Beijing Phoenix emitió entrevistas con presos políticos chinos, entre ellos libreros de Hong Kong en el continente, que incluían declaraciones aparentemente coaccionadas. En agosto, el principal periódico en lengua inglesa, el South China Morning Post , también publicó una entrevista «confesional» con un activista legal chino detenido. El periódico había sido comprado recientemente por el gigante del comercio electrónico continental, Alibaba.

Press Freedom's Dark Horizon — new #fotp2017 report via @FreedomHouseDC freedomofthepressfh.org

Los disturbios impulsan a los autoritarios a endurecer las medidas de represión

Varios regímenes represivos utilizaron el malestar político o social como pretexto para reforzar su control sobre los medios de comunicación en 2016.

En Turquía, un intento de golpe de Estado de julio contra el Presidente Recep Tayyip Erdoğan exacerbó una situación ya peligrosa para los medios de comunicación independientes y críticos. Bajo el estado de emergencia declarado tras el fallido golpe de estado, decenas de puntos de venta fueron cerrados, miles de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación perdieron sus empleos, y se prohibió a muchos más salir del país. Según el Committee to Protect Journalists (Comité para la Protección de los Periodistas, CPJ), Turquía tenía al menos 81 periodistas tras las rejas a diciembre de 2016, el número más alto del mundo. El gobierno también restringió el acceso a Internet, bloqueando los medios de comunicación social durante el intento de golpe y ordenando que los sitios web percibidos como críticos fueran bloqueados o eliminados.

El gobierno etíope -que ya es uno de los peores infractores de la libertad de prensa del mundo- intensificó su represión contra los medios independientes en 2016, antes y después de una declaración de emergencia de octubre destinada a reprimir las masivas protestas contra el gobierno. Según el CPJ, Etiopía cuenta con al menos 16 periodistas detenidos, el segundo número más alto en el África subsahariana. Los periodistas siguieron siendo arrestados bajo la Proclamación Antiterrorista del país y otras leyes restrictivas, y también fueron detenidos por su cobertura de las protestas. El estado de excepción prohibió a las personas acceder a los medios de comunicación exiliados o utilizar las redes sociales para compartir información. Se informaron periódicamente localizaciones de Internet y apagones telefónicos en relación con los ensamblajes de masas. Los medios sociales y las aplicaciones de mensajería, incluyendo WhatsApp y Twitter, se habían vuelto en su mayoría inaccesibles en partes de Oromia a partir de marzo de 2016, y se informaron recortes esporádicos a esos y otros servicios de redes sociales en áreas más extensas en numerosas ocasiones a finales de año.

Mientras el gobierno venezolano trataba de contener el malestar por el empeoramiento de la crisis económica y política, declaró un estado de emergencia que duró gran parte del año. Los periodistas nacionales y extranjeros con frecuencia se encontraron con interferencias o se les negó acceso físico mientras trataban de cubrir las protestas que exigían soluciones a la escasez de alimentos y medicinas o un referéndum para recordar al presidente Nicolás Maduro. En agosto, Venezuela negó la entrada a al menos seis periodistas internacionales, entre ellos un representante del CPJ, que intentaban cubrir una protesta planeada. Los que informaron de las manifestaciones sufrieron violencia a manos de la policía o de los propios manifestantes.

Una perspectiva sombría para la libertad de prensa global

La disminución global de la libertad de prensa continuará probablemente en ausencia de un liderazgo fuerte de Estados Unidos, miembros de la UE y otras democracias. Si el presidente Donald Trump y su administración continúan con sus duras críticas a los informes fácticos y toman otras acciones que representan una amenaza a la Primera Enmienda de la constitución estadounidense, la capacidad de Washington de aplicar presión normativa a los violadores de la libertad de prensa en todo el mundo sufrirá.

Será igualmente difícil para la UE desempeñar un papel de liderazgo mundial. El surgimiento de los partidos populistas euroescódicos y el voto del Reino Unido para retirarse del bloque han dejado a la UE en una crisis existencial y su lucha por responder eficazmente a las restricciones a la libertad de prensa en Hungría y Polonia socavan su capacidad para defender normas democráticas más lejanas. El silencio de la UE frente a las violaciones de los posibles Estados miembros en los Balcanes es un ejemplo importante de su disminución en la influencia.

Varias democracias, incluidos los Estados miembros de la UE, siguen salvaguardando los principios de independencia de los medios de comunicación y ejercen una influencia positiva sobre las fuerzas blandas más allá de sus fronteras, pero no pueden llenar un vacío dejado por Estados Unidos y la UE en su conjunto. Sin la presión tradicional de esas dos potencias, los gobiernos no democráticos tendrán mucho menos incentivo para prestar atención a las advertencias de los defensores de la libertad de prensa. El flujo global de información e información precisa se debilitará, y los ciudadanos, las empresas y los responsables políticos de todos los países pagarán el precio.

Países a Vigilar

Los siguientes países se encuentran entre los que pueden avanzar hacia cambios importantes en sus condiciones de libertad de prensa -para bien o para mal- en el próximo año.

  • Australia: Las agresivas investigaciones de fugas de las autoridades, incluyendo el uso de una ley de telecomunicaciones para recopilar metadatos de periodistas sin una orden judicial, podrían tener un efecto escalofriante en el sólido sector de medios del país.
  • Camboya: La decisión del primer ministro Hun Sen de evitar una repetición de las elecciones generales de 2013, en las que la oposición logró avances significativos, podría traducirse en una represión de los medios de comunicación antes de las próximas elecciones.
  • Ecuador: Con una nueva administración que tomará posesión después de las elecciones de 2017, la colección de medios de propiedad estatal reunidos por el presidente saliente Rafael Correa puede gozar de mayor independencia editorial.
  • Egipto: A medida que se intensifican las crisis económicas y de seguridad del país, el régimen del presidente Abdel Fattah al-Sisi intenta afirmar un control más directo sobre los medios privados y suprimir las críticas al desempeño del gobierno.
  • Gambia: La nueva promesa del presidente electo, Adama Barrow, de una «nueva era» después de 22 años de gobierno autoritario ha aumentado las esperanzas de que él revise las leyes sofocantes de los medios de comunicación y contenga la notoria intimidación de los periodistas.
  • Kenia: A pesar del reciente retroceso de las leyes represivas sobre los medios de comunicación, los periodistas siguen enfrentándose a procesos penales bajo la legislación de seguridad, y los ataques violentos contra los trabajadores de los medios ya están aumentando en las elecciones de agosto de 2017.
  • Myanmar: La Liga Nacional por la Democracia se enfrentará a presiones para cambiar de rumbo tras presidir las estancadas reformas legislativas, el aumento de los casos de difamación y los intentos de frenar la denuncia sobre la corrupción y los abusos contra los derechos humanos durante 2016.
  • Filipinas: Se teme que los subordinados y simpatizantes del presidente Rodrigo Duterte puedan actuar sobre sus amenazas violentas contra periodistas que critican los abusos relacionados con la guerra del gobierno contra las drogas.
  • Ucrania: Las recientes conquistas democráticas han reforzado la libertad de los medios de comunicación en general, pero las restricciones a los medios de comunicación rusos y los intentos de fomentar la información «patriótica» plantean interrogantes sobre el compromiso del gobierno con la autonomía de los medios.
  • Estados Unidos: El presidente Donald Trump ha mostrado desprecio por los medios de comunicación y un aparente desprecio por las tradiciones de libertad de prensa del país, pero no está claro si intentará imponer restricciones sistemáticas a los periodistas.

Libertad de prensa 2017 por puntuación

 

Tendencias regionales

Medio Oriente y África del Norte: amenazas y problemas económicos frenan operaciones de medios

Oriente Medio y África del Norte sigue siendo la segunda peor región del mundo para la libertad de prensa, por delante de Eurasia. En 2016, periodistas y entidades de medios de comunicación de países como Argelia, Bahrein, Irán, Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos sufrieron los efectos escalofriantes del acoso, las amenazas y los ataques, especialmente en lo que respecta a la cobertura crítica de los funcionarios gubernamentales. Mientras tanto, los conflictos en Irak, Siria y Yemen los convirtieron en los lugares más mortíferos para los periodistas y las dificultades económicas condujeron al cierre de los medios de comunicación en países como Líbano y Túnez.

Las autoridades egipcias restringieron la libertad periodística en parte a través de órdenes de mordaza y prácticas de censura que reprimieron las críticas al presidente Abdel Fattah al-Sisi ya otros altos funcionarios. La influencia de los militares en los canales de noticias fue evidente, observadores observando que los medios privados ya no tenían ningún nivel de independencia, y las organizaciones se centraron en la protección de los derechos de los periodistas enfrentados a juicios legales y el acoso de las fuerzas de seguridad.

En Jordania, la muy publicitada detención del escritor Nahed Hattar por publicar una supuestamente blasfema de dibujos animados en Facebook lo convirtió en un blanco de la justicia vigilante, y fue asesinado después de recibir cientos de amenazas de muerte. El caso planteó interrogantes sobre la capacidad y la voluntad del gobierno para proteger a los periodistas y la libertad de expresión en general.También durante el año, los periodistas jordanos recibieron repetidamente órdenes de un organismo regulador para restringir lo que escribieron sobre la familia real y otros temas delicados.

Los intentos de Túnez de construir una democracia estable con una prensa libre se vieron obstaculizados por las continuas preocupaciones de seguridad, los ataques retóricos del presidente contra los medios de comunicación y el aumento de la interferencia policial con el trabajo de los periodistas, especialmente en relación con las protestas. El sector de los medios de comunicación sufrió también una economía débil, con algunos medios de comunicación obligados a cerrar y cientos de periodistas despedidos o obligados a trabajar sin pago regular.

El entorno mediático de Yemen se ha polarizado cada vez más desde que comenzó la guerra civil en 2015, ya que la mayoría de los periodistas deben alinear sus informes con uno de los gobiernos rivales, dejar de trabajar o huir del país. Al menos seis periodistas fueron asesinados en Yemen durante 2016, y al menos nueve fueron desaparecidos por la fuerza. Además de los letales peligros de trabajar en una zona de conflicto, los reporteros tuvieron que lidiar con redadas y detenciones arbitrarias por cualquier autoridad de facto que controlara un área determinada.

Asia-Pacífico: leyes de difamación invocadas para disuadir a las críticas en línea

Los gobiernos y los individuos poderosos en muchos países asiáticos usaron leyes de difamación y disposiciones penales relacionadas para castigar las críticas en los medios de comunicación durante 2016, dedicando mayor atención a los comentarios desfavorables sobre los medios sociales en particular.La creciente presión sobre estas plataformas alternativas fue preocupante debido a la escasez de informes independientes de la prensa dominante en estos países.

Las autoridades chinas impusieron algunas de las penas más severas de la región para las críticas en línea, ya que los censores se centraban más en la reputación del liderazgo del Partido Comunista que en años anteriores. Un activista en Xinjiang, Zhang Haitao, fue sentenciado a 19 años de prisión por criticar repetidamente las políticas del partido en los medios de comunicación social y proporcionar información a las tiendas de ultramar. En total, al menos 111 periodistas, blogueros, tibetanos, uigures y practicantes de Falun Gong fueron sentenciados a prisión en 2016, la mayoría de ellos por acceder o compartir información en línea oa través de las redes sociales. El gobierno también restringió las restricciones a la producción de noticias por portales web y bloqueó sitios web y aplicaciones extranjeras adicionales, mientras que las principales plataformas de medios sociales chinos intensificaron su propia censura interna de contenido políticamente sensible.

En Myanmar se registró un marcado aumento de los casos de difamación bajo el nuevo gobierno liderado por la Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Aung San Suu Kyi. Los periodistas y otros se enfrentaron a juicio y encarcelamiento en virtud de disposiciones anticuadas del código penal, así como una Ley de Telecomunicaciones de 2013 que abarca el contenido en línea. Los activistas que buscaban una revisión de la ley encontraron que por lo menos 38 casos fueron archivados bajo sus provisiones durante 2016, comparado con siete de 2013 a 2015. El uso creciente de la ley contra críticos del gobierno e incluso usuarios ordinarios de los medios de comunicación social puso en duda el compromiso de la LND A la libertad de expresión.

Las autoridades de Camboya intensificaron el monitoreo de la actividad de los medios de comunicación social antes de las elecciones locales y nacionales de 2017 y 2018, persiguiendo casos penales contra figuras prominentes y usuarios comunes cuyos comentarios eran considerados políticamente sensibles.En el vecino Laos, donde el partido gobernante se muestra cauteloso ante el creciente uso de los medios sociales por parte de la población juvenil, tres ciudadanos fueron arrestados bajo un decreto de 2014 que prohibía las críticas en línea al gobierno cuando volvían a casa para renovar sus pasaportes. Facebook mientras trabajaba en el extranjero en Tailandia.

Aun cuando prosiguen los procesos en virtud de las leyes vigentes en toda la región, algunos países adoptaron nuevas medidas para acabar con el material crítico. Las Maldivas aprobaron una amplia ley que penalizaba la difamación y también se puede usar para obligar a los periodistas a revelar sus fuentes.Pakistán adoptó una ley de delitos cibernéticos que otorga a la Autoridad de Telecomunicaciones amplia discreción para bloquear o eliminar virtualmente cualquier contenido basado en criterios vagos como «orden público» y «el interés de la gloria del Islam».

Eurasia: Los gobiernos demuestran desdén por la autonomía de los medios

Los regímenes autocráticos en el centro de Eurasia, la región con peor desempeño en el mundo por la libertad de prensa, mantuvieron un control de hierro sobre los principales medios de comunicación en sus países durante 2016, dejando pocas vías para la libre expresión. Los gobiernos de Azerbaiyán y Rusia, aunque poco han cambiado en los estados de Asia Central, no dudaron en reforzar las restricciones en torno a los restantes puestos de periodismo crítico.

RBC, uno de los últimos grupos de medios independientes de Rusia, fue atacado después de haber cubierto la aparente corrupción de la familia y los asociados del presidente Putin. Tres editores de RBC fueron expulsados ​​de sus posiciones en medio de las señales de presión del Kremlin sobre el propietario de la compañía, luego reemplazados por los reclutas de la agencia de noticias estatal TASS, un claro recordatorio de las líneas redondas sobre la información sobre las elites gobernantes de Rusia.

En Azerbaiyán, el régimen del Presidente Ilham Aliyev no dio ninguna señal de que estuviera aliviando su campaña de varios años contra los medios de comunicación independientes y defensores de la libertad de expresión. Las autoridades periódicamente bloquearon los sitios web de varios medios de comunicación destacados, entre ellos Meydan TV y Radio Free Europe / Radio Liberty. El liderazgo también demostró el alcance de su control editorial al retirar la emisora ​​de televisión ANS del gobierno debido a su plan de difundir declaraciones del clérigo turco exiliado Fethullah Gülen, que según las autoridades sería una «provocación» destinada a dañar las relaciones entre Bakú y Ankara. La historia de la salida de la lealtad política parece haber llevado poco peso en la cara de las inseguridades económicas y diplomáticas crecientes del gobierno de Aliyev.

Incluso en los estados más democráticos de la región, las actitudes de los funcionarios hacia los medios de comunicación siguen siendo alarmantes. Las fuerzas de seguridad en Armenia mostraron su falta de respeto a la prensa durante otro verano de protestas masivas, agrediendo brutalmente a varios periodistas que estaban cubriendo las reuniones.

Mientras tanto, frente a los puntos controlados por el Kremlin que diseminan la desinformación, socavan la legitimidad de las instituciones ucranianas y agravan la crisis de seguridad en Ucrania, Kyiv ha recurrido a restricciones, limitando el acceso a numerosos puntos de venta rusos y negando la entrada a decenas de periodistas rusos. Una de las prohibiciones más preocupantes surgió a principios de 2017, cuando el Consejo Nacional de Radio y Televisión prohibió la transmisión por cable de la estación de televisión rusa independiente Dozhd bajo las leyes de medios de Ucrania después de usar un mapa que representaba Crimea como parte de Rusia. Es poco probable que el conflicto en el este de Ucrania y la ocupación ilegal de Crimea por parte de Rusia se resuelvan rápida o fácilmente, lo que significa que la voluntad de las autoridades ucranianas y la rapidez de comprometer la libre circulación de información en nombre de la seguridad nacional podrían erosionar la libertad de prensa en el país. los próximos años.

África Subsahariana: La libertad de prensa sufre a medida que los líderes se aferran al poder

Los principales países de África subsahariana experimentaron disminuciones en 2016, ya que la libertad de prensa sufría los efectos de los continuos disturbios sociales y políticos, las medidas de represión relacionadas con las elecciones o los líderes cada vez más represivos.

Las fuerzas de seguridad en Sudán del Sur intensificaron el escrutinio de los medios de comunicación a medida que el conflicto civil avanzaba, deteniendo a periodistas que cuestionaban al gobierno o denunciaban abusos de derechos. Los agentes de seguridad también se desplegaron en los sitios de impresión para detener la publicación de ciertos artículos. La combinación de esa censura directa y la autocensura motivada por el acoso y el temor a la detención ha dejado a los ciudadanos con un creciente vacío de información.

En la República Democrática del Congo, donde los intentos del Presidente Joseph Kabila de permanecer en el cargo más allá de su mandato desencadenaron una crisis política, las autoridades interfirieron con las operaciones de medios de comunicación independientes y extranjeros, entre ellos Radio Okapi y Radio France Internationale. Las fuerzas de seguridad arrestaron o agredieron a periodistas que cubrían protestas de la oposición y movimientos dirigidos por ciudadanos. El brutal asesinato de Marcel Lubala Kalala, periodista de la Radio Nacional de Televisión Congolaise, conmocionó al país en noviembre;Los defensores de la libertad de prensa informaron que sus asesinos habían sido vestidos con uniformes militares.

El nuevo presidente de Tanzania, John Magufuli, siguió una campaña popular para erradicar la corrupción, pero su gobierno también mostró una preocupante intolerancia por las críticas en la prensa y medios sociales, incluyendo el lanzamiento de procesos de difamación bajo la Ley de Cibercrimen 2015.Al menos 10 personas habían sido acusadas de insultar al presidente en virtud de la Ley de Delitos Cibernéticos a finales de 2016. La policía que buscaba información sobre comentarios similares en línea también arrestó y acusó a Maxence Melo, cofundadora de Jamii Forums, Para difundir información sobre corrupción y otros temas polémicos.

Los medios de comunicación en Burundi, después de una violenta ofensiva gubernamental contra puntos de venta independientes en 2015, se han instalado en una atmósfera de autocensura omnipresente. El gobierno a principios de 2016 permitió que un puñado de radiodifusores previamente cerrados volvieran a abrir si accedían a una nueva regla que exigía una cobertura «equilibrada y objetiva», pero una serie de suspensiones y restricciones más adelante en el año reforzó el mensaje de que los puntos de venta deben atenerse a temas seguros Si quieren permanecer en el negocio.

En Zimbabwe, el partido gobernante intentó cerrar la presentación de informes sobre un nuevo movimiento de protesta popular, con la policía golpeando y deteniendo a los que cubrieron las manifestaciones. Y en Zambia, el gobernante Frente Patriótico interfirió con la cobertura crítica antes y después de las elecciones generales de agosto, deteniendo a los periodistas por cargos falsos que se soltaron con frecuencia una vez que el caso llegó a los tribunales.

Américas: periodistas plagados de violencia, acoso legal

Los periodistas en las Américas enfrentaron un aumento en la violencia, los pleitos y la interferencia de la policía en 2016.

Bolivia experimentó severos reveses por la libertad de prensa, lo que se sumó a un deterioro gradual durante la última década. La administración del presidente Evo Morales atacó a periodistas críticos con amenazas de procesamiento y acusó a tres medios de comunicación de cubrir un caso de corrupción en su contra de formar un «cartel de mentiras». Dos reporteros huyeron al extranjero para evitar su posible detención. Periodista de radio crítico a través de interferencias regulatorias y otras. Morales parecía especialmente irritado por el «no» voto sobre un referéndum que le habría permitido postularse para otro mandato en 2019, un resultado que culpó a la prensa.

Brasil, Colombia, Honduras y México continúan siendo uno de los lugares más peligrosos para los periodistas en el mundo, y todos enfrentan retos continuos en la investigación y en la persecución de estos crímenes. Según algunas fuentes, el número de asesinatos en México aumentó, especialmente para periodistas que cubrían abusos policiales, tráfico de drogas y corrupción gubernamental. Aunque El Salvador tradicionalmente ha tenido menos violencia contra los periodistas a pesar de su alta tasa de homicidios, la intimidación de los medios también ha aumentado allí. En varios países se han establecido mecanismos de protección, pero su eficacia sigue siendo limitada por problemas como rivalidades burocráticas, insuficiencia de fondos y falta de capacitación.

En un nuevo desarrollo en Brasil, se han presentado una serie de casi 50 demandas contra cinco reporteros que habían trabajado en artículos que revelaban los altos ingresos sospechosos de miembros de la judicatura en el estado de Paraná. Al parecer, las demandas estaban coordinadas, usando un lenguaje similar, pero estaban dispersas geográficamente, obligando a los periodistas a gastar considerables recursos viajando entre los tribunales. En Venezuela, el colapso general de la economía y el crimen desenfrenado afectaron a los medios de comunicación en una variedad de formas, incluyendo robo a mano armada de periodistas, escasez crónica de papel de periódico y dificultades financieras básicas.

Aunque Cuba sigue siendo uno de los entornos mediáticos más cerrados en el mundo, en 2016 surgieron varios nuevos sitios de noticias en la isla, y los puntos de venta más establecidos ampliaron su alcance.En respuesta, las autoridades intensificaron las detenciones y la intimidación de periodistas críticos, capturando sus materiales y evitando que algunos viajaran al extranjero a entrenamientos o conferencias.Sin embargo, el régimen no pudo impedir una mejora en el alcance y la calidad de la información disponible.

Europa: los políticos erosionan el respeto por la prensa libre

Los funcionarios gubernamentales y los políticos de los países de Europa mostraron diversos niveles de desprecio hacia los medios de comunicación en 2016, fomentando la percepción de los periodistas críticos como enemigos políticos y abriendo la puerta a un acoso más amplio.

Esa hostilidad era preocupante en Alemania, ya que se preparaba para las elecciones federales a finales de 2017. Las figuras de extrema derecha calificaban a los periodistas de sus actividades de «Lügenpresse» o «prensa mentirosa». «Y» anti-eslovaco «. En los Países Bajos, el político anti-inmigración Geert Wilders emuló abiertamente la estrategia de Donald Trump de pasar por alto los medios de comunicación y difundir sus opiniones inflamatorias al público a través de Twitter.

Los funcionarios de algunos Estados miembros de la UE obstaculizaron el acceso de los periodistas a representantes electos y funciones gubernamentales. El canciller de Austria dejó de celebrar conferencias de prensa semanales y las autoridades buscaron impedir que los periodistas ingresaran al parlamento de Hungría y Polonia. Los funcionarios de Montenegro, un candidato de la UE, excluyeron a fotógrafos y videógrafos de una discusión en su parlamento el verano pasado, según se informa, marcando la primera prohibición de este tipo.

Los líderes políticos de otros países de los Balcanes Occidentales presionaron más a los medios de comunicación independientes, aparentemente envalentonados por el compromiso de la UE de imponer estándares democráticos entre los aspirantes a estados miembros. En Macedonia, el partido gobernante ejerció un control considerable sobre el ciclo de noticias a través de la emisora ​​pública y los medios privados amigables, y los periodistas arriesgaron ataques mientras cubrían protestas antigubernamentales, incluso por la policía. Funcionarios serbios intensificaron los esfuerzos para pintar los centros de investigación como provocadores de respaldo extranjero. Y surgieron informes de que el primer ministro de Kosovo llamó por teléfono a un reportero para que lo amenazara por un artículo, lo que contribuyó a que los funcionarios tuvieran poco respeto por la libertad de prensa. Un efecto escalofriante entre periodistas críticos, junto con una UE más pasiva, ha creado nuevas oportunidades para los medios de comunicación basados ​​en los Balcanes de Rusia, que promueven temas de historia y cultura eslava compartida, así como teorías de conspiración sobre amenazas planteadas por la OTAN.

Tendencias temáticas

Apagones de comunicaciones

En 2016, los gobiernos represivos continuaron usando apagones de medios sociales y servicios de Internet para restringir el flujo de información y silenciar la disidencia. La mayoría de las veces, las autoridades cierran el acceso a sitios web y aplicaciones de comunicación en momentos de agitación política o de las elecciones circundantes, limitando la capacidad de los periodistas y el público para compartir noticias sobre eventos importantes. Además de violar el derecho fundamental de los ciudadanos a acceder a la información, estas restricciones sirvieron para borrar del registro público la mala conducta del Estado y ocultar actos potencialmente delictivos.

Durante los periodos electorales en Chad y en la República del Congo se informaron de apagones informáticos y de redes sociales. El acceso a los medios de comunicación social también se vio obstaculizado en la vecina República Democrática del Congo, en medio de la ira pública por los esfuerzos del presidente por permanecer en el cargo después de la expiración de su mandato y en Uganda en los días que rodearon una elección y una inauguración que entregó al presidente Yoweri Museveni Un quinto término. Cuando el presidente gabonés, Ali Bongo, ganó la reelección por un margen muy reducido, la suspensión de las conexiones de red coincidió con días de disturbios masivos sobre los resultados disputados.

Otros países sufrieron apagones en medio de episodios de disturbios civiles sin vínculos con las elecciones. Las redes se interrumpieron en Zimbabwe durante una represión de la policía contra las protestas antigubernamentales, lo que generó sospechas de un esfuerzo deliberado para interrumpir la movilización cívica y suprimir las noticias de abuso. Después de que las fuerzas de seguridad en Etiopía mataran a un gran número de civiles en un día especialmente violento en octubre durante las protestas de un año, el gobierno declaró el estado de emergencia y se bloquearon los servicios de Internet móvil y los servicios de redes sociales.

En Turquía, no se pudo acceder a Facebook y Twitter durante una variedad de incidentes políticos importantes, como el intento de golpe de Estado de julio y el arresto de parlamentarios pro kurdos en noviembre. Las conexiones a Internet también fueron cortadas en partes de Malí, China e India durante momentos de actividad política contenciosa.

En respuesta a la creciente normalización de los apagones de telecomunicaciones, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó en julio una resolución que condenaba la práctica como una violación del derecho internacional de los derechos humanos.

Islas de optimismo

Mientras ejemplos como los Estados Unidos y Polonia demuestran las amenazas a la libertad de prensa que una nueva administración puede traer, los votantes en algunas partes del mundo han elegido candidatos que se movieron para reducir las restricciones después de asumir el cargo. Los cambios en el gobierno en Afganistán, Argentina, Panamá, Sri Lanka y Fiyi en los últimos tres años han llevado a políticas más favorables hacia los medios de comunicación.

La mayoría de las ganancias han llegado en el ambiente político para la prensa. Todos estos países se han beneficiado de una reducción de la injerencia del gobierno en la línea editorial de los medios de comunicación, y los periodistas en todos menos Afganistán han enfrentado menos intimidación extralegal. Los nuevos gobiernos de Afganistán, Argentina y Sri Lanka también han utilizado el código penal y las leyes de seguridad contra los medios de comunicación con más moderación que sus predecesores, aunque la legislación problemática sigue vigente. Otras mejoras requieren más tiempo para tener pleno efecto, como una ley de 2016 que reorganizó los organismos reguladores en Argentina y podría conducir a licencias de medios menos sesgadas.

Estos casos también demuestran la gradualidad de las mejoras en la libertad de prensa. Afganistán, Panamá, Sri Lanka y Fiji, que votaron en los nuevos gobiernos en 2014 o principios de 2015, han presentado progresos progresivos cada año desde entonces, y Argentina esperanzadamente seguirá su ejemplo. En 2016, Sri Lanka aprobó una recomendable ley de acceso a la información, y Fiji finalmente retiró una lista negra que prohibió a tres periodistas extranjeros prominentes entrar en el país durante casi una década.

Sin embargo, los reporteros en todos estos países siguen enfrentándose a obstáculos considerables.Afganistán está atormentado por la violencia extrema; El Comité para la Protección de los Periodistas confirmó los casos de cuatro periodistas que fueron asesinados debido a su trabajo en 2016. La difamación penal de Panamá y otras leyes restrictivas siguen siendo utilizadas contra los periodistas y el poder judicial a menudo se opone a intereses gubernamentales y empresariales en lugar de libre expresión. El gobierno de Sri Lanka bloqueó arbitrariamente sitios de noticias críticas en octubre. Y los medios de comunicación de Argentina han estado mostrando signos de regresar a un viejo modelo de colusión con el gobierno.

Se requiere una vigilancia sostenida para asegurar que cualquier avance temprano en la libertad de prensa bajo un nuevo gobierno se consolida totalmente.

Periodistas en el exilio

Mientras que los defensores de la libertad de prensa a menudo se centran en los efectos directos de la violencia contra los periodistas, la salida a gran escala de los profesionales de los medios de comunicación de ambientes extremadamente peligrosos puede ser tan devastador para el paisaje informativo de un país.

Algunos periodistas exiliados pueden seguir trabajando desde el extranjero, pero siguen siendo vulnerables a ataques de represalia o intimidación, sobre todo si todavía tienen familiares en su país de origen.

Afganistán

Cientos de periodistas han huido de Afganistán para Europa, donde pueden encontrar seguridad y más oportunidades de empleo, aunque todos los refugiados enfrentan un grado de dificultades sociales y económicas. Una parte significativa de los que salen son mujeres. La situación de seguridad en Afganistán ha continuado deteriorándose, con un bombardeo talibán que mató a siete empleados de Tolo TV a principios de 2016, marcando el más mortífero ataque contra periodistas en el país en la última década. El éxodo de periodistas podría afectar seriamente la supervivencia de la democracia en Afganistán, y tanto el gobierno como la comunidad internacional tendrán que hacer más para asegurar que los periodistas afganos puedan operar libre y seguramente.

Siria

Desde el comienzo de la guerra civil en 2011, los periodistas sirios han representado la mayor proporción de periodistas en el exilio a nivel mundial. Los profesionales de los medios de comunicación locales han huido a países vecinos como Jordania, Líbano y Turquía, donde a pesar de los desafíos legales y operacionales, muchos siguen informando sobre los acontecimientos en Siria o sobre los problemas que enfrentan los sirios en los campos de refugiados.

En Jordania, los periodistas sirios no tienen reconocimiento legal, por lo que es muy difícil obtener los documentos necesarios para continuar su trabajo. También hay restricciones de viaje que limitan la capacidad de los periodistas para salir y regresar sin permiso. En el Líbano, los periodistas sirios se enfrentan a diversos controles legales sobre sus actividades, incluidos los esfuerzos para informar sobre las condiciones de los refugiados sirios. También pueden enfrentarse a la amenaza de violencia debido a las alianzas políticas entre los beligerantes en Siria y los grupos dentro del Líbano. Una serie de periodistas sirios han continuado informando sobre los acontecimientos en Siria desde Turquía, cruzando la frontera incluso después de que se cerró en 2015. La mayoría de los que operan en Turquía lo hacen sin estatus legal formal, haciéndolos vulnerables al acoso o cierre de sus puntos de venta . Además, los periodistas todavía censuran lo que escriben sobre el grupo militante del Estado islámico, que se sospecha en varios asesinatos transfronterizos.

Algunos periodistas sirios han podido viajar a Europa, principalmente Alemania o Francia, donde continúan trabajando. En Alemania, un programa de asistencia empareja periodistas alemanes con colegas refugiados para facilitar sus transiciones.

Burundi

Al menos 100 periodistas burundianos han huido del país desde 2015, cuando la candidatura del presidente Pierre Nkurunziza para un tercer mandato en el cargo provocó la violencia política y una feroz represión del gobierno contra los medios de comunicación. Varios puntos de venta fueron forzosamente cerrados ese año, y los periodistas continúan enfrentando ataques y detenciones arbitrarias.Periodistas prominentes como Salvador Nahimana de Radio María y Jean Bigirimana del periódico deIwacu fueron apuntados por hablar en contra de Nkurunziza en 2016. Nahimana fue detenido y encarcelado sin cargos; Bigirimana desapareció, se cree que fue arrestado o asesinado después de recibir una llamada de los servicios de inteligencia. El gobierno también cerró la Unión de Periodistas de Burundi, privando a los periodistas locales de una importante fuente de apoyo y apoyo.

Espiando en la prensa

Desde hace tiempo se sabe que varios estados de todo el mundo realizan la vigilancia de los profesionales de los medios de comunicación. China, Etiopía, Irán y Siria figuran entre los muchos países firmemente autocráticos en los que el monitoreo físico y en línea es un hecho de la vida de los periodistas, que pretende en parte intimidar a los medios de comunicación y suprimir la cobertura crítica.Sin embargo, la cuestión de la vigilancia ha sacudido a la prensa en varios países democráticos.

En Serbia, el tabloide informático del pro-gobierno publicó un artículo que contenía detalles de la investigación inédita de un reportero independiente, lo que llevó a los defensores de los medios locales a sospechar que el gobierno podría no sólo vigilar a los periodistas sino también compartir información con los medios progubernamentales.

En el caso más sorprendente de 2016, los medios de comunicación y los organismos de control en Canadá publicaron pruebas, que remontan a 2007, de que la policía de Quebec estaba supervisando a varios periodistas, incluso para investigar fuentes de información negativa sobre la propia policía. Las revelaciones han suscitado preocupaciones sobre un país que a menudo se considera un ejemplo principal para la protección de las libertades civiles. Aunque los funcionarios de Quebec han iniciado una investigación sobre los numerosos informes de vigilancia policial, no hay indicios de que el gobierno canadiense esté listo para abordar el conflicto subyacente entre los derechos de privacidad y los poderes de las agencias de seguridad.

Canadá no es la única democracia que enfrenta este problema. En los Estados Unidos, a pesar de la prohibición de la Ley de Libertad de los Estados Unidos de 2015 de la recolección masiva de metadatos telefónicos e internet de los estadounidenses por parte del gobierno, las autoridades conservan importantes poderes de vigilancia. En medio de la creciente preocupación por el terrorismo, muchas democracias importantes, como Gran Bretaña, Francia y Alemania, han aprobado recientemente leyes que inclinan la balanza a favor de los espías y carecen de suficientes mecanismos de supervisión y salvaguardias contra el abuso.

El monitoreo intrusivo -o incluso la amenaza legal de éste- dificulta la recopilación de noticias, en parte al comprometer la seguridad de las comunicaciones entre los periodistas y sus fuentes. Pero en un nivel más fundamental, invierte la relación normal y adecuada entre el gobierno y la prensa en una sociedad democrática. Los medios de comunicación juegan un papel vital en el escrutinio del desempeño del gobierno, asegurando la transparencia y responsabilizando a los funcionarios públicos. Al utilizar los recursos del Estado para examinar el trabajo de los profesionales de los medios de comunicación, las autoridades pueden actualizar esta dinámica, socavando la capacidad de los periodistas para mantener informados al público y al gobierno.


Freedom of the Press 2017