Patxi Irurzun

Uno de los dos momentos más extraños de mi vida fue el día que estuve a punto de convertirme en espía del CESID. Todo empezó con un anuncio del periódico. Sucedió poco después del año 2000, esa fecha en la que —imaginábamos de pequeños— comeríamos ajoarriero en cápsulas e iríamos al trabajo en naves voladoras. Por entonces yo estaba en paro y embarazado y era una excepción —por lo primero, en cuanto a lo segundo técnicamente la que estaba embarazada era mi novia—. Me refiero a que en aquella época prodigiosa todo el mundo pagaba dos hipotecas, se compraba monovolúmenes, salía de pintxos entresemana y vivía, en definitiva, “por encima de sus posibilidades”. Todo el mundo menos yo, que vivía adelantado a los tiempos, era un precursor, un profeta de la crisis, y buscaba trabajo pateándome todas las oficinas de empresas temporales de empleo y otras agencias de esclavos o husmeando en los anuncios de los periódicos.

“Se buscan licenciados en Humanidades para un estudio social”, leí en una de aquellas batidas. Era perfecto para mí. Yo era un bicho raro, una anomalía social, había nacido para tumbarme bajo el microscopio de un sociólogo. Efectivamente, no tardaron en llamarme. Me citaron en un edificio lleno de oficinas en sus bajos y una piscina en la azotea, y salió a recibirme un tío guay, de esos que te aprietan la mano con fuerza y sonríen raro, como si en lugar de una sonrisa tuvieran una cicatriz.

 “Estamos llevando a cabo un macroestudio sobre movimientos sociales”, dijo. Y a continuación añadió que buscaban personas que pudieran recabar información sobre oenegés, radios libres, grupos antimilitaristas, ecologistas, independentistas, proetarras, ahí fue cuando yo, que siempre he sido muy sagaz, comencé a sospechar algo. El tipo creo que se dio cuenta. Y entonces fue cuando sucedió: él deslizó un billete de cincuenta euros por la mesa y dijo “Cógelo”. Yo sentí que el mapa de Groenlandia se dibujaba en mi espalda. “No, no”, rechacé el dinero, mientras veía como al tipo se le saltaban los puntos de la cicatriz en la boca, incapaz de comprender cómo yo, un embarazado, un anormal social, un muerto de hambre, podía declinar una oferta semejante. No, yo debía coger la pasta, estrechar fuerte su mano y, ahora que también era un guay,  subir con él a la piscina de la azotea a que me explicara los detalles de mi nuevo trabajo y me diera un periódico con agujeros para los ojos. Pero en lugar de eso, me puse en pie y salí de allí como alma que lleva el diablo.

“Ya te llamaremos, cuando te lo pienses mejor”, lo oí todavía decir, al abandonar la siniestra oficina.

Y, de hecho, mi teléfono estuvo sonando durante varios y angustiosos días. Después, supongo que encontraron a otro con menos escrúpulos. Fue, ciertamente, una escena tan chusca que me costaba encontrarle sentido. Con el tiempo fui comprendiendo que entre los procedimientos de la TIA de Mortadelo y Filemón y los del  CESID tampoco había tantas diferencias (la diferencia principal es que personajes como Villarejo no tienen ninguna gracia).

Nunca he dejado de preguntarme quién era realmente aquel tipo, qué habría pasado si yo hubiera aceptado aquel billete, si acaso ahora tendría 53 propiedades a mi nombre —me imagino que no, que yo habría sido un espía desastroso—.

Fue, como digo, uno de los dos momentos más extraños de mi vida. El otro fue la noche que me convertí en Leonardo Dantés. Pero eso ya lo contaré otro día.