¡Fiestas patrias!

0
913

Estas fiestas patrias que acaban de concluir, no han tenido mucho de patrióticas y si mucho de carnaval. El gobierno del MAS ha transformado las conmemoraciones cívicas en un tragicómico espectáculo, y no es que antes fueran mejores, pero estos delincuentes ineptos se llevan la flor. Digo tragicómico porque uno no sabe si reír o llorar ante tanta estulticia. Todo esto nos lleva a cuestionarnos muchas cosas

Todos se llenan la boca con la palabra “Patria” y sus derivados: patriotas, vende patrias, anti patrias, traidores a la patria, patrioteros o patoteros, patria nostra, pater putatibus, tutores de la patria, etc., etc., etc. Solo falta que acumulemos muchas toneladas de jabón marca “Patria”, para limpiar toda la mugre de patria que nos están dejando, si es que se puede. Si no, amontonar toda la basura de la historia en una gran pila y ofrecerla en holocausto a los dioses del olvido.

El teatro del absurdo en el que vivimos, tuvo su mejor puesta en escena este mes de agosto; no falto nada, putas, militares, policías, cacos, gobernantes, gobernados, ministros, ministras, diputados en bolas, salón de eventos disfrazado de “casa del pueblo”, donde se ofrecerán tours para recién casados, incluido un manual en artes amatorias escrito por el mismísimo “jefazo”, que sabe mucho de estas artes. Por si fuera poco, también se ofrecerá el servicio a promociones, fraternidades y toda la extensa fauna folclórica de nuestra patria

No dejo de percibir una cierta nostalgia, justificada, por cierto, en todos aquellos que se rasgan las vestiduras por el maltrato sufrido por nuestros máximos símbolos republicanos, y también mucha hipocresía. La república fue maltratada y prostituida desde su nacimiento. Los políticos de todos los tiempos y de todos los colores, actuaron como entusiastas proxenetas con nuestra amada república. Así que tanta indignación no me parece creíble

El concepto de estado-nación hace un tiempo que está en crisis, en todo el mundo. En este contexto cabe preguntarse ¿tenemos una patria que defender? La delimitación geográfica o territorial, nunca fue suficiente para instaurar una nación. Las grandes migraciones globales, hacen imposible encontrar un pueblo medianamente homogéneo. El concepto de sangre, tierra y pueblo, ha quedado completamente anacrónico.

Por ultimo la tan cacareada soberanía, no deja de ser un simple enunciado. No existe un estado, por muy poderoso que sea, completamente soberano. Las relaciones internacionales están marcadas por los intereses económicos, el comercio global y las corporaciones transnacionales. Creo que seria mas apropiado hablar de Estado-Corporación que de Estado-Nación, sospecho que dicha cosa ya no existe