El docente como productor de materiales educativos digitales

0
97

Un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA) contemplan una dimensión pedagógica y otra dimensión tecnológica, las cuales se interrelacionan y potencian entre sí. La primera representa el estudio previo de las características de los destinatarios y la planificación de los procesos de enseñanza y aprendizaje (PEA). La segunda implica la selección de las herramientas tecnológicas adecuadas para la organización y estructuración de la asignatura.

Actualmente, la educación se desenvuelve mediante contenidos educativos digitales. En esa línea, es preciso recordar que, uno de los componentes de estado de los PEA es el “contenido”, éste se estructura y se ordena en correspondencia con el objetivo a alcanzar y en aras de satisfacer la necesidad (Alvarez de Sayas, 2011). En efecto, el docente es el encargado de seleccionar y organizar los contenidos –plasmados en materiales educativos– que se enseñarán a través del EVA.

Los materiales educativos son los recursos presentados en formato digital y, son producidos (adaptación y/o creación) para innovar en las explicaciones, apoyar en la comprensión de los contenidos, garantizar la adquisición de conocimientos significativos y facilitar la interacción entre estudiante-contenido.

En la actualidad, se apela a formatos mediante los cuales los saberes puedan construirse, re-inventarse, compartirse y visibilizarse, favoreciendo la apropiación crítica de lenguajes con la combinación de texto, gráfico, audio y vídeo, teniendo como resultado: videotutorial, PDF, infografías, presentaciones interactivas, podcast y otros.

A manera de una necesidad, existe una obligación de producir materiales educativos digitales a la hora de enfrentar el teclado y el monitor. No obstante, en la variedad de alternativas tecnológicas existentes y útiles en la educación se puede evidenciar que la lista es extensa, pero hay que insistir en aquellas que ofrecen mayores posibilidades pedagógicas.

A continuación, se mencionan algunas consideraciones para producir un material educativo digital:

  • Realizar una planificación previa para cumplir los objetivos del curso que se imparte y revisar quién es la audiencia y qué necesita.
  • Realizar una investigación para seleccionar y organizar los contenidos educativos, comprobando las fuentes antes de socializar los materiales.
  • Actualizar, de forma constante, el contenido del material educativo con nuevos datos, estadísticas, referencias y/u opiniones (el contenido creado hace seis meses, ha quedado desfasado).
  • El material educativo digital debe ser de fácil acceso para el estudiante, con resolución apropiada para evitar demoras al descargar.
  • Proporcionar material específico, segmentando la información en piezas.
  • Producir materiales educativos en distintos formatos (visual: PNG, sonoro: mp3, textual: PDF, multimedia: HTML).
  • Almacenar y organizar los materiales compartidos, preservando el contenido que se presenta.

Sin duda, la educación debe ir a la vanguardia de la era digital, abriendo un mundo de posibilidades que hacen más fácil y menos encorsetada la educación. Por ende, los profesionales de la enseñanza, comprometidos con su labor, deben fortalecer sus competencias, habilidades y actitudes para continuar produciendo materiales educativos en formatos diversos propios de los entornos digitales y, esta acción se va a quedar para siempre. 

¡Cuanto más enseñas, mejor aprendes! Richard Feynman.