De acusaciones y la paja en el ojo ajeno…

0
720

El día de hoy el Vicepresidente Álvaro García Linera, acusa al Candidato Carlos Mesa de financiar su campaña con dinero del narcotráfico, una acusación muy fuerte, sino también gravisíma. La primera consideración que debemos hacer, es que García Linera deberá probar su acusación y elevarla a los estrados judiciales. Por qué si tiene información verídica al respecto y no lo hace es cómplice.

Y si no la tiene, como presupongo, está cometiendo un delito, no solo electoral sino inclusive penal. No se trata de pedir disculpas después o argüir después que Mesa demuestre de donde proviene la plata para su campaña, el Vicepresidente está afirmando tal hecho, por lo tanto, no corresponde que él aludido sea el que deba dar explicaciones. Cuando uno hace una denuncia debe probarla, y si es falsa está sujeto a las sanciones que la ley establece. Ningún funcionario público puede aducir el desconocimiento de la ley, ya está de buen tamaño que se la pasen por el trasero.

Si Mesa lo aclara o no, en este caso su vocero de campaña, no le quita responsabilidad al Vicepresidente, que no debe aclarar, sino demostrar lo afirmado. Pero, lo más grave aún, es que algunos policías, como Sanabría, Nina, ahora también Kurt, Moreira y Medina y otros más que todavía no conocemos, pero gozaron de la confianza del gobierno, del presidente y del vicepresidente.

Además de larga lista, de narco traficantes que han sido encontrados con cocaína en otros países y eran dirigentes activos del partido de gobierno el MAS, comenzando por Doña Margarita Terán y sus hermanas, el amigo que cayó preso en Paraguay de Mario Cronenbold actual alcalde de Warnes, el jefe de la columna Che Guevara, etc. Sin embargo, hasta la fecha, no se han realizado investigaciones imparciales, archivándose el tema en muchos casos, como en el caso de Montenegro que la solicitud de extradición del Brasil se entre pápelo.

Si, queremos ir más atrás, podemos ver que el narcotraficante Celimo Andrade Lima Lobo era compañero de celda del Vicepresidente en Chonchocoro y extrañamente su esposa fue candidata a subgobernadora en el Beni, adquirió notoriedad cuando su hijo fue detenido en Brasil con 450 kilos de Cocaína.

Si, seguimos buscando el falso licenciado también era muy amigo de Roger Barranco, Tonchi Diaz, Pupi Balcazar operadores de Andrade. Quién a su vez trabajaba con los mexicanos del cartel del Chapo y al parecer con José González Valencia del cartel de Jalisco Nueva Generación, que es considerado uno de los más peligrosos del mundo. González que vivió en Bolivia, hecho que fue negado varias veces por el ministro de Gobierno Carlos Romero, también tuvo relaciones con el equipo jurídico del Ministerio de Gobierno que fue encarcelado por el Caso del Judío Ostreicher. González ahora está preso en el Brasil, su historia se encuentra en El Deber del pasado primero de julio.

Para ver qué pasa ahora con el narcotráfico en Bolivia, basta darse una vueltita por el Chapare y verán que no se puede ingresar a muchas zonas sin permiso, estás zonas están plagadas de pequeñas y grandes fábricas, que funcionan tranquilamente bajo diversas fachadas, pero está prohibido el ingreso, es más ni la policía puede entrar debe pedir permiso como alguna vez lo han expresado los dirigentes cocaleros, justificando su emboscada a una patrulla de lucha contra el narcotráfico.

Otro día les cuento, de las relaciones Cubano Venezolanas con Hizbola y la Nandragueta calabresa y sus conflictos con los carteles mexicanos.

El tema es mucho más grande de lo que se cree, el Vicepresidente debería tener más cuidado al acusar, no vaya hacer que algún ratón de biblioteca se ponga en serio a averiguar sobre él.

Luis Fernando Prado G. es cineasta, escritor. Trabajó con La Televisión de Suecia, la NBC News de Estados Unidos, en varias ONG’s en Bolivia y Productoras de televisión privadas, como TAI Taller de Artes de la Imagen, Centro de Educación Popular Qhana, Puerta Abierta Producciones, CREAS Creativos Asociados, actualmente dirige Tarúma Ediciones.

Públicaciones: «Crónicas de un crimen de lesa Humanidad entre terrorismo de estado y tráfico de drogas». Poemarios «Nocturnos y Soledades» y «Sueños y Angustias».