Ronald Valera

En las últimas décadas a nivel mundial sobre todo en Latinoamérica el poder político es el más codiciado por muchas personas que hacen todo para obtenerlo, sin embargo, en los régimen que tienen a la democracia como sistema es complicado o casi imposible que una misma persona sea toda su vida presidente o primer ministro, creando formas nada democráticas para mantener de manera indirecta el poder, ejemplos palpable Uribe en Colombia, Cristina en Argentina y lo que pretende hacer Morales en Bolivia aunque no le resulta como esperaba, sencillamente porque cuando se llega a esos lugares tan alto se olvida a la persona que lo hizo posible, es decir a los expresidentes.

Partiendo de esta realidad, en Netflix desde hace unos años transmitieron una serie de índole política de la democracia de Dinamarca, una de la más elogiadas en el mundo, donde el sistema democrático y de partido funciona, la trama muestra como una mujer llega a ser la primera ministra; describe todo lo que ella hizo, perdió y sacrifico para salir adelante dentro de la política partidista que es turbia aun en las democracias más perfecta; ahora en la misma plataforma digital retomaron la trama describiendo la vida de la ex primera ministra que hace todo lo posible e inmoral, para preservar el poder que tuvo al llegar a la primera magistratura danesa; es interesante como se demuestra que ya no le basta haber llegado sino mantenerse y mantener el poder a toda costa, sin aceptar que su tiempo había concluido y que le tocaba ceder el paso a otras personas, sirviendo a su país desde otra posición.

Así mismo, la serie finaliza donde ella se da cuenta de todo el daño que está causando haciéndose a una lado para que su país no sufra las consecuencias de sus ansias de poder, reconoce que el poder sin moral es destructivo sobre todo cuando se dirige una nación y reflexiona ahora qué le corresponde hacer con su vida después de entregarla a dirigir toda una nación; les sugiero a los ex presidentes y ex jefes de estados que pueden ver la serie Borgen, porque se darían cuenta del daño que pueden causar a una nación cuando no aceptan que el poder se debe ceder, que su paso en el poder es efímero reconociendo lo bueno o no tan bueno que fueron en gobernar, pero sobre todo que mantener el poder a toda costa puede llevar a la destrucción su vida y la de millones de personas.

Ronald Valera es filosofo.